El sueño de Perú de volver a un Mundial empieza en Wellington, sin Guerrero

La llegada de Ricardo Gareca ha coincido con el repunte competitivo de Perú. Fotos: @SeleccionPeru

Para un país que lleva 36 años sin asistir a una Copa del Mundo, estar a un paso de volver a formar parte de la crème de la crème mundialista se siente como la primera vez. Todo es a pleno de emociones.

Eso está viviendo todo el Perú, desde que su selección se quedó con el puesto del repechaje intercontinental que disputará ante la oceánica Nueva Zelanda, mañana y próximo 15 de noviembre, primero en la lejana y gélidaWellington y luego en Lima, tras finalizar meritoriamente en el quinto lugar de las eliminatorias sudamericanas.

Desde la igualdad ante Colombia (1-1) en la última jornada del premundial, el 10 de octubre, el ambiente en la nación inca es de júbilo e ilusión.

“El ambiente que se vive en todas las calles es increíble, no hay duda que son los dos partidos más esperados por una generación que solamente ha sabido de derrotas y dolores”, contó a Noticia al Día, Paúl Martín Navarro, redactor del diario deportivo peruano Líbero.

Hasta del ‘haka’ se habla, esa ancestral danza maorí internacionalizada por la selección neozelandesa de rugby, los All Blacks, que la han vuelto tradición antes de cada partido.

Paolo Guerrero celebrando el gol ante Colombia. Foto: AFP.

Sin el ídolo

El delantero Paolo Guerrero marcó de tiro libre el gol que valió que su país esté a metros del pórtico de Rusia 2018. ¡Quién sino él! Pero esta vez, el “Depredador” tendrá que vivir ese momento como un fanático más. El atacante del Flamingo brasileño fue suspendido por la FIFA durante 30 días por no pasar la prueba de dopaje tras el partido ante la Albiceleste (0-0), por la eliminatoria sudamericana. Un “resultado analítico adverso”, reveló el informe.

“Muchas gracias a todos por su apoyo! Confío en que la verdad pronto se sabrá y volveré a las canchas a defender con alma y corazón los colores de mi país”, escribió Guerrero en su cuenta en Facebook.

Pese al escándalo, el delantero ha recibido innumerables muestras de apoyo de sus compatriotas.  Guerrero y todo su equipo de trabajo legal intentan conseguir un fallo favorable a su apelación para que pueda jugar la vuelta de la repesca en su natal Lima. Para que ese ocurra, la defensa de Paolo debe probar científicamente que la benzoilecgnonina, principal metabolito de la cocaína, ingresó de forma involuntaria a su organismo.

Mientras, el técnico argentino Ricardo Gareca y todo la plantilla blanquirroja se han preparado en Auckland, a más de 600 kilómetros del estadio Westpac de Wellington, sin el ídolo peruano.

Sentimiento patrio

La Blanquirroja arrastraba procesos decepcionantes de los pasados ciclos premundialistas. Octava en Corea-Japón 2002, novena en Alemania 2006, última en Sudáfrica 2010 y séptima en Brasil 2014. Lo de Rusia es singular, aunque algunos prefieren no especular.

“La expectativa del hincha peruano si es bastante optimista. Algunos caen en el falso triunfalismo de creer que porque es una selección de Oceanía, con pocas referencias, somos favoritos. Hay otros que son más mesurados, cautos. Y del lado de la prensa, si somos más racionales. Estamos con todo el fervor de que Perú vaya al Mundial después de más de tres décadas pero hay esa precaución porque se sabe que nuestra selección no está para mirar por encima del hombro a nadie”, analiza para NAD Denis Prince, también periodista de Líbero.

Efecto “Tigre”
La llegada de Gareca, en 2015, al banquillo de la Bicolor, ha coincidido sustancialmente con su repunte competitivo. El técnico argentino ha sabido administrar un manojo de jugadores con referentes como Paolo o Edinson Flores y Pedro Gallese pero también nutrido de hombres con poca exposición internacional.

“Lo de la selección no es un hecho fortuito. Lo de Gareca es algo único, fruto y consecuencia de un trabajo táctico. Le imprimió a la selección peruana un estilo de juego. El “Tigre” ha fortalecido la confianza del jugador peruano, algo que dejó claro desde su primera conferencia de prensa, dijo que estaba convencido que el jugador peruano, siempre que trabajase y tuviese la convicción en sus capacidades, iba a ser competitivo. Y ha ido trabajando poco a poco, ha hecho filtros y depuraciones para que su plantel se consolide como tal”, añade Denis.

Jefferson Farfán es uno de los referentes en ataque para suplir la ausencia de Guerrero. Foto: @SeleccionPeru

Una labor que se ha venido tomando forma con sus actuaciones en la Copa América de Chile 2015 (3°) y la Centenario de 2016 (cuartos de final) y está logrando en este ciclo su cénit.

Hoy, Perú es décimo del ránking FIFA, la mejor posición en su historia.

“Gareca ya hizo que se la crean y si es posible, tenemos jugadores, que no están entre los más destacados del mundo pero que sienten la camiseta y eso los hace destacar dentro del campo”, complemente su colega Navarro.

“Más allá del nivel individual y colectivo de cada jugador, esta generación lo que ha conseguido en mucho tiempo como país es que el peruano se sienta identificado y representado en el fútbol. Ganemos o no, el peruano sabe que hay un Flores, un Guerrero, un Hurtado, un Cuevas, un Corso, un Gallese, que lo representa en la cancha. Han logrado en el país una unidad y sentido de pertenencia”, repasa Prince.

Rusia 2018 sería el quinto Mundial para Perú y el primero desde España 1982. Antes deberán lidiar con Nueva Zelanda y los 18 husos horarios entre ambos países. En Venezuela el partido iniciará esta noche a  las 11:15 p.m.

Andrea Seña//Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á