Tanto nadar para ahogarse en la orilla (Luis Semprún Jurado)

 

Luis Semprún Jurado

“Es una locura odiar a todas las

rosas porque una te pinchó”

EL PRINCIPITO

 

“Epale, camarita, ¿Cómo se siente?, porque como está se nota a leguas.” Fue el inusual saludo de Anacleto y sin hacer pausa continuó: “En todas las películas el ‘catirito’ se cae de un barco, herido, lo encuentran en la playa y lo curan para que luego venza a los malvados. Final feliz. Le digo esto, porque hay un viejo refrán que reza ‘tanto nadar para ahogarse en la orilla’, que se refiere al mucho esfuerzo o trabajo que alguien realice con dedicación para lograr algo y que por alguna razón u otra daña al final. Como ejemplo te pongo lo ocurrido con las elecciones de gobernador en el Zulia y su ganador. Pues bien, luego de varios intentos fallidos enfrentándose a Evelyn en primarias, para ser candidato a la Alcaldía de Maracaibo, por fin logra vencerla, esta vez por la candidatura a la gobernación, algo impensable sino fuese por el alto grado de rechazo de la esposa de Manuel. Pero no sólo le ganó a Evelyn en medio de grescas y puñetazos, sino que resultó electo gobernador venciendo a Pancho, quien inmediatamente reconoció su derrota. Hasta ahí parecía un campeón de natación; sólo le faltaba el remate final, las últimas brazadas para llegar a la orilla donde le esperaba la Asamblea Nacional Constituyente. Antes de llegar a ésta, enterró su cabeza en la orilla y se ahogó sin poder disfrutar de su triunfo. Los otros cuatro nadadores llegaron a la meta reconociendo la ANC, para ser reconocidos. Son muchos los comentarios que se han tejido alrededor de su actuación, unos a favor y otros en contra, que en nada contribuyen para darle un final feliz a la historia. Hoy, esa ANC que desconoce y que le había dado diez días para presentarse ante ella y tomar juramento, decretó la vacante absoluta en la gobernación zuliana y ordenó pedir al CNE una convocatoria a nuevas elecciones. Por eso, diga lo que diga, su esfuerzo fue en vano. O sea, ¡me iría demasiado!”

 

Lo ocurrido durante toda esta semana parece de película. Los comentarios no cesan y la gente busca una explicación lógica a lo sucedido. Pero sin importar de donde vengan, las excusas o aclaratorias que den, la gente se siente estafada, engañada y de nuevo utilizada, sobre todo la parte opositora zuliana y se pregunta: ¿Y ahora, qué? ¿Creerán que después de ésta, volveremos a votar por ellos?, ¿pensarán que somos tan pendejos como para volver a creerles?, ¿les dimos el triunfo y por arrogancia lo tiran a la basura?, ¿vale más lo que diga un cogollo de partido a lo que digamos los votantes?, ¿cuándo aprenderán a respetarnos?  Otra parte hablará pestes del CNE, del gobierno, del chavismo, y se unirá al coro que sin razón canta: FRAUDE.

Los orígenes políticos de Guanipa lo ubican en la juventud Copei de los años noventa, apadrinado por su padre, Manuel Guanipa Matos, que lo llevó en el 94 a ser diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Zulia. Luego se fue con su hermano Tomás a PJ (bueno, PJ en hijo de Copei), partido fundado en el 2000 (no voy a mencionar con los reales de quién). Ha sido diputado suplente a la AN, luego concejal del municipio Maracaibo, luego diputado a la AN y llegó hasta “gobernador proclamado”, todo por PJ desde que llegó al partido. Durante todo ese tiempo participó en las primarias opositoras: contra Manuel 1 vez y contra Evelyn 2 veces, para la alcaldía, y en todas esas oportunidades declinó. Se dice, “some people say”, que por acuerdos económicos, que es lo que parece interesarle.

Las primarias, para elegir el candidato opositor para las elecciones a gobernador, se las ganó a Evelyn, en medio de peleas, golpes y acusaciones de fraude, que de no ser por la rapidez de Manuel en reconocer el pírrico resultado, hubiese pasado a mayores. Así entonces, la alianza opositora lo inscribió ante el CNE apoyado por las tarjetas de PJ y VP, y llamando a los militantes de los demás partidos opositores como UNT, a votar con esas tarjetas. Al aceptar la inscripción demostró que conocía las condiciones en las que se llevaría a cabo el proceso y sus resultados, y que el convocante era la ANC, ante la que debía juramentarse, en caso de ser el ganador. Bueno, ganó y el triunfo se le convirtió en sal y agua por su arrogancia y terquedad.

En este pasado proceso, la oposición logró ganar en cinco gobernaciones frente a diez y ocho del Polo Patriótico: cuatro adecas y una de PJ. Quienes ganaron por AD se juramentaron ante la ANC; Guanipa quedó sólo, con su aversión y su sal y agua. Ahora pide respeto para los que votaron por él en el proceso comicial y alega que le dieron un golpe de estado, pero irrespeta a los zulianos que votaron por los constituyentes el pasado 30J, no quiere reconocer a la ANC, no se acuerda de sus “chorimbas”, ni de sus “atracazos” y “plastones”, ni de la destrucción e incendio de instituciones zulianas, ni de los saqueos a negocios. Diría un italiano: “Todos los caminos conducen a Roma”.

Guanipa se promocionaba diciendo que había que sacar a ese gobernador inepto a sabiendas que Pancho ha hecho más por el Zulia que los gobiernos de Manuel y Pablo juntos, porque “por sus obras los conoceréis”, aprovechándose del disgusto de la población, injustificado por demás, por no “haber resuelto el problema de las colas, el bachaqueo, la inseguridad y la falta de liquidez monetaria” que él mismo, junto a los partidos opositores y el imperio han creado con sus guerras “y que suaves”. Parece no haber entendido que las mismas han sido contra los más humildes y excluidos de siempre y no contra el gobierno que trabaja día y noche, sin cesar, para tratar de encontrar las soluciones permanentes pertinentes. Bueno, ganó… y ¿qué hizo?

Si en verdad quería “construir un Zulia de progreso”, ¿por qué no se juramentó ante la ANC e inició un trabajo que lo demostrase? ¿Por qué una decisión cogollérica pudo más que el mandato de un pueblo? Porque para cambiar gobernantes se tiene que demostrar que lo pueden hacer mejor. ¿Pudo más el orgullo y la arrogancia? ¿Qué futuro le espera dentro de la política? Sólo el tiempo lo dirá. ¿Qué dirá del candidato que la oposición designe para el nuevo proceso comicial? Porque con esta experiencia todo aquel que se inscriba sabrá a que reglas del juego tendrá que someterse.

Sus aliados partidistas, opositores que fracasaron, hicieron lo de costumbre: cantar FRAUDE donde perdieron. Esos disociados aspiraban que ninguno de los opositores que habían ganado se juramentase ante la ANC, pero como lo hicieron, los han llamado traidores y han creado un cisma dentro de la insepulta y moribunda MUGRE donde unos llaman “tumor” a otros y estos responden tildándoles de “petimetres, filipichines, lechuguinos y mariposones”. ¿De qué le sirvieron a Guanipa sus cursos de liderazgo, sus estudios universitarios y sus maestrías, si a la hora de la chiquita, de la toma de decisiones en frío, de demostrar capacidad de acción, se quedó petrificado ante las órdenes de los cogollos de los partidos del 4G? La lección está en El Principito: “Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó”.

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

 

No olvides compartir en >>


á