Gobierno español ofrece a Puigdemont diálogo en el Congreso para “recuperar la normalidad institucional” de Cataluña

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparecido este viernes (EFE)

El Gobierno insiste en exigir al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que aclare si declaró el pasado martes la independencia o no y ofrece una vía de “diálogo” a través del debate en la comisión de estudio del estado autonómico que pactó con el PSOE esta semana. Sin embargo, para el Ejecutivo que lidera Mariano Rajoy, la única manera de comenzar ese diálogo “en el marco de la ley” es que Puigdemont apueste por “recuperar la normalidad institucional”, “restaurar la convivencia entre catalanes” y “regresar al sistema democrático de derecho”.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría considera que su “oferta” –que no solo es del Gobierno, sino de una “amplísima mayoría de la cámara”m ha añadido– es “sensata, moderada y entendible”. A su juicio, el marco para hacerlo es el Congreso, por ser la cámara en la que está “representado todo el pueblo español”. Y es en la citada comisión en la que, para la vicepresidenta, el presidente Puigdemont “puede hacer sus reflexiones”.

La vicepresidenta cree que la pregunta de Rajoy a Puigdemont es “sencilla” y se “contesta con un sí o un no”  

Santamaría considera que “las autoridades catalanas todavía están a tiempo” de recuperar la normalidad constitucional ante las primeras señales de alarma, ha añadido, de que la situación política catalana podría sumir la economía catalana en “una aguda desaceleración”, incluso en una “recesión”. Para la vicepresidenta, existen ya indicadores que apuntan en esta dirección más allá del cambio de sede de empresas: por un lado, la caída de un 10% de las inversiones en Catalunya en el segundo trimestre de 2017 en contraste con el crecimiento del 13% en el resto de España, y por otro, la “caída dramática” de entre el 20 y el 30% de las inversiones hoteleras en Barcelona.

Santamaría ha admitido incluso que la coyuntura política podría estar afectando al conjunto de la economía española, y ha anticipado que el Gobierno podría revisar a la baja el crecimiento del PIB de 2018, “si no hay una solución rápida con el conflicto con Catalunya”.

La Vanguardia

No olvides compartir en >>


á