El protector de la paz (Luis Semprún Jurado)

 

 

 

“No hay peor tormenta que la que

se arma uno solito en la cabeza”

ANONIMO

 

“¿Se ha dado cuenta, camarita, que desde que se logró eligir, el 30J, la Asamblea Nacional Constituyente, vivimos una relativa tranquilidad, muy parecida a la paz?” fue la pregunta con la que me recibió mi inefable amigo Anacleto. “Es más, ¿se ha dado cuenta que todos aquellos que hicieron llamados a la violencia callejera, al golpe de estado, a los atracazos, las chorimbas y los platones, o se encuentran ‘auto exiliados’, lejos del alcance de la ley o participando como candidatos a gobernadores en los comicios que se llevarán a cabo el 15 de octubre, como si nunca hubiesen roto un plato? ¡Bien descarados que son! Mientras tanto Nicolás sigue siendo el presidente de todos los venezolanos, contra viento y marea, trabajando como de costumbre, a full chola, por tratar de darnos la mayor suma de felicidad, tal y como ansiaba el Gigante. Imagino que usted vio como le salió el tiro por la culata al mamarracho de Jaime Bayly cuando entrevistó a Salas Römer y éste le respondió que Nicolás era mucho más inteligente de lo que la gente le atribuía y estaba más preparado de lo que la gente le quería reconocer. Eso fue una cachetada en vivo, especialmente porque la intención del peruano era burlarse de nuestro presidente y ofenderlo. Imagínese, el primer presidente obrero y chavista de la historia contem­po­ránea de Venezuela. Eso es lo que no le perdona la oligarquía y burguesía, tanto nacional como internacional, el que haya sido chofer del Metro de Caracas y no tenga certificados universitarios, ni maestrías, ni doctorados, ni títulos nobiliarios. Pero el que se tome la molestia de hurgar en su pasado se dará cuenta de la escuela a la que asistió: estar al lado del Eterno Comandante y del excelso Roy Chaderton, el mejor diplomático en la historia de Venezuela. Aunque no se necesita tanta educación para hacer el bien por la Patria y por la humanidad en general, como lo está haciendo Nicolás. Y vaya que le han puesto piedras en el camino; tantas o más que a nuestro amado Hugo Rafael. Del Eterno Chávez aprendió, entre otras cosas, que la revolución es amor y paciencia, a veces mano dura, pero sobre todo estrategia y que para derrotar los golpes, de cualquier tipo, y las guerras, sin importar de que generación, se debía conocer profundamente el Arte de la Guerra de Sun Tzu. Con ello podría enfrentar ‘Primaveras Árabes’, ‘revoluciones de colores’, ‘manitos blancas’, ‘golpes suaves’, y cuanto complot intentaran. Adiós manual de Gene Sharp si se está preparado. Por eso el Pepe Mujica decía que erradicar el hambre del mundo era posible, sólo que hacían falta varios Chávez para lograrlo. Y Nicolás, el digno hijo de Gigante, le sigue los pasos. Por eso el pueblo le reconoce como el protector de la paz.”

 

La primera vez que vi a Nicolás, fue en uno de sus viajes a Maracaibo, en el que vino a participar en una asamblea del Frente de Trabajadores, en la Costa Oriental. Ese día Silvestre Villalobos y yo le acompañamos, no sin antes habernos reunido en un local en el centro de la ciudad. Ya descollaba con sus dotes de orador y su formación socio política. Silvestre, quién también despuntaba como uno de los mejores líderes del MVR, era coordinador de movilización de éste, que incluía el Frente de Trabajadores. No peco al decir que fue una asamblea extraordinaria, en la que sus palabras fueron el alma de ésta y el resultado lo pudimos ver en la unidad que se logró, a pesar de los intereses particulares de algunos dirigentes obreros.

No voy a hablar de su juventud, porque bastante que lo ha hecho él en las alocuciones al pueblo venezolano. Pero no puedo dejar de mencionar gran parte de su trayectoria política. Mili­tó en la Liga Socialista. De joven, co­men­­zó a trabajar como conductor en el Me­tro de Caracas y se convirtió en dirigente sindical. Fue fundador del Sindicato del Metro de Caracas (SITRAMECA); militó en el Movimiento Bolivariano Revo­lucionario 200 (MBR-200); fue ac­tivista por la libertad del Comandante Chávez; participó en la Direc­ción Nacional del MBR-200; fundador del Movimiento Quin­ta República (MVR); Diputado al Congreso de la República desde el 23 de enero al 15 de di­ciembre de 1999 y jefe de la fracción parlamentaria; miembro de la Asamblea Nacional Constituyente entre agosto de 1999 y enero del 2000; presidente de la Comisión de Parti­ci­pa­ción Ciudadana; Diputado Principal por el Distrito Federal para el quinquenio 2000-2005; Presidió la Asamblea Nacional entre enero y agosto del 2006.

En agosto del 2006, Chávez lo nombró Mi­nistro de Relaciones Exteriores y des­de allí impulsó, junto al Comandante Hugo Chávez, la creación y consolidación del ALBA, Petrocaribe, la Unasur y la CELAC. En octubre del 2012, fue nombrado Vi­cepresidente Ejecutivo. El 8 de marzo del 2013, a pocos días de la desaparición física del Presidente Chávez, es nombrado, por mandato constitucional, Presidente Encargado de la Re­pública. El 14 de abril del 2013 fue electo Presidente constitucional, convirtiéndose en el primer presidente chavista y obrero de la historia contem­po­ránea de Venezuela.

Desde entonces ha llamado a la oposición venezolana al diálogo y a la paz, y a los gobiernos extranjeros a una relación de respeto sin ningún tipo de injerencias. Sus llamados han caído en sacos rotos, porque la derecha nacional, aliada a la derecha internacional, no le ha dado un solo día de descanso. Primero, los muertos del 2013, cuando Capriles llamó a pagar la “arrechera” con quienes no lo acompañaron con el voto; luego “la salida” de López con otros tantos muertos más y desde que ganaron una amplia mayoría en la Asamblea Nacional en diciembre del 2015, los mas sórdidos intentos por derrocarlo con los consabidos “atracazos”, “Chorimbas” y “plastones” que este año han causado tantos muertos. Bueno, la AN lleva más de un año en desacato al TSJ y aún así quieren que se les reconozca. Se creen un suprapoder.

A pesar que los pseudo líderes opositores, al igual que la diva viajera, se han dado a la tarea de salir al mundo a solicitar bloqueo económico, alimentario, sanciones, intervenciones y hasta una invasión contra su país, mientras que en Venezuela llaman a la violencia en las calles, para la que usan menores de edad, sin que hayan sido sancionados, Nicolás sigue apostando al diálogo y la paz, sigue trabajando con ahínco en la Misiones Sociales, entregando viviendas, pensiones, becas, ayudas a los mas necesitados, mejorando las instalaciones educativas y sanitarias, mejorando la vialidad y el transporte, financiando el agro, entre otras cosas, para seguir la huella de Chávez de tratar de dar al pueblo “la mayor suma de felicidad”, algo que sabemos no es fácil en estos tiempos de saboteo internacional, especialmente yanqui.

Cuando la recién electa ANC tome cartas en el asunto, los opositores saldrán, como todos los auto-exiliados que dejaron la raya amarilla, a decir que son “perseguidos políticos” por disentir del “régimen, y callarán que Nicolás, en aras de la paz, se subordinó a la ANC y ésta lo ratificó en el cargo. Las decisiones que le han tocado tomar, demuestran que tiene carácter y convicciones patrióticas, que es valiente y que lucha por mejorar las condiciones de su pueblo, cosa que no perdonan los oligarcas porque están fuera del poder y no pueden disfrutar del queso. Por eso podemos decir que Nicolás Maduro Moros es el protector de la paz en Venezuela.

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

 

No olvides compartir en >>


á