¡Grandezas de mi pueblo! Levantar una familia vendiendo matamoscas y limpiando vidrios

¡Grandezas de mi pueblo! Levantar una familia vendiendo matamoscas y limpiando vidrios

¡Grandezas de mi pueblo! Levantar una familia vendiendo matamoscas y limpiando vidrios

Vendedores ambulantes, ‘limpiavidrios’ y todo tipo de oficios se observan en la Av. 22 en la ciudad de Maracaibo, cerca del Cuartel Libertador. Este es el lugar de ‘‘trabajo’’ de muchos venezolanos e inmigrantes que no consiguen una labor diferente a pararse en las calles de la conocida “tierra del Sol amada” a vender para sobrevivir y llevar el pan a sus hogares.

Es común ver a personas comercializando comida y artículos de aseo, a diario, en las paradas de semáforos con el producto a bajo costo, este tipo de actividad es muy habitual en el Zulia desde años atrás, pero con la crisis económica que actualmente vive el país, los marabinos han tenido que rebuscar otra forma de obtener dinero.

Mario Durán, de 57 años de edad, se levanta a las 6 am pensando en su familia y se dispone a vender matamoscas, fósforos y bolígrafos. Cuenta que le “medio alcanza” para la comida y tiene que mantener a sus dos nietos y a su mujer. Cuando llega a la casa cena con el dinero que hizo en el día. Durán dice: ‘‘Yo desayuno y me vengo, no como hasta las 6 de la tarde que me voy, aquí me mantengo con pura agüita, café y cigarro’’.

Vendedores de la calle, así como él, muchos en esta avenida caracterizada por estas personas que día a día llegan desde tempranas horas de la mañana, a buscar cómo llevarle alimento a sus familias, que los esperan con la ilusión de cenar cada noche. Estos trabajadores de la calle comentan que al día ganan aproximadamente unos 15 mil bolívares.

“Me mantengo con pura agüita, café y cigarro”

José Luis Rodríguez, colombiano, llegó hace varios años al país y lleva 9 trabajando todos los días en esta calle, se instala desde las 6 am a limpiar los vidrios de los carros, comenta: ‘‘Lo que hacemos en el día es nada más para la cena. Tengo que mantener tres muchachos y a la mujer mía. Aspiro a tener un trabajo bueno en el que yo sepa que voy a mantener mis hijos, lo he buscado pero no lo he conseguido. Me gustaría ser albañil, tengo experiencia en eso. Me vine hace algunos años cuando estaba la vaina buena, pero ahorita tengo pensando en irme para Colombia de nuevo’’.

“Aspiro a tener un trabajo bueno (…) Me gustaría ser albañil”

Muchos venezolanos han quedado sin empleo por la situación del país, una gran cantidad de comercios y empresas han despedido a sus trabajadores para que les alcance la nómina y poder pagarle a su personal. Los ‘limpiavidrios’ son muy conocidos en Maracaibo. Ciudadanos como Morán, de 31 años, optaron por este trabajo. Él lleva dos semanas haciendo este oficio, se quedó sin empleo y asegura: ‘‘Me gustaría salir de aquí porque no hay vida. Todo lo que agarra uno es para comer mañana y pa’ más nada, hago el día para la cena y tengo que venir otra vez para poder comer. No descansamos, sólo un ratico que nos sentamos y volvemos’’.

En distintas épocas que vivió Venezuela, siempre se vio este tipo de comercialización en las calles de la ciudad. Estos vendedores llevan abundante Sol todos los días, pero eso es lo de menos, porque ahora para estas personas es la única salida que tienen para no pasar hambre. Así como ellos, muchos venezolanos se encuentra en esta circunstancia, todos con diferentes vidas, pero con la misma meta donde su única aspiración es sobrevivir y soñar con poder tener un trabajo que les alcance para poder mantener su hogar y su familia.

 

 

 

 

 

Estephany Quintero- Pasante

Fotos: David Moreno

Arte: María Daniela Ramírez

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á