Las Invasiones para siempre y demasiado (César Bracamonte)

 

Dicotomías. Como los penachos de la cama nacieron nuestras diferencias, nuestras congruencias, nuestras debilidades. Fuimos conjugando nuestra sabiduría con sus mentiras y el resultado se bifurca después de 500 años, el encuentro, fue la posibilidad de la ilusoria Defensa Propia: espejos por oro, la Cosmovisión por la Biblia, La tierra por el Bautismo, harapos por himen, el crucifijo por el cacao, El Dorado: por la lechina, el sarampión y la gonorrea.

Si bien es cierto que el descubrimiento ha sido una las excusas más baratas de la historia, también es barata la conceptualización de nuestras vicisitudes. El encuentro cultural, emula al asteroide que chocó con el planeta hace casi 70 millones de años, donde esta última nos aventaja por los fósiles reveladores, en nuestro caso casi todo fue borrado, como el Potosí por ejemplo; como las civilizaciones Maya, Azteca e Hinca por ejemplo; que al igual que los dinosaurios, son más un estudio científico (sic), que una prueba fehaciente de nuestros antepasados, una excusa más, otra estafa parecida a lo del temor de dios, infundado por los invasores para conseguir favores sexuales y económicos de los invadidos.

Así fuimos construyendo nuestra falsa identidad cultural: de la celosía de los tambores africanos, a la guarura de los chamanes, del miedo, a la “Correría de Indios”. Nos dijeron que aprendimos la hora de ellos, cuando el Calendario Maya data de los tres días del Génesis, del Popol Vuh oral, de antiquísimos resquicios de Nuestra América. No nos dejaron conservar nuestras Victorias, ni nuestras miserias, para que no atáramos cabos más adelante, prueba de ello: las reservaciones y las matanzas. Para mitigarnos de tal forma, que aprendiéramos a decir: Mestizaje, mezcla o sincretismo. Nuestro lenguaje delata que seguimos siendo víctimas, invadidos 500 años al ralentí.

                                                   ………………………………………………..

Cómo estas Broder – Saluda Jackson a Juan Simón- bien y tú chamo, responde. Qué tal la chamba y la jeva. Pues ahí –asegura JS- necesito más moni, la pure enferma y el pana de la choza ya no fia. Si panita así está to.  Tan de pinga esas ribuk, las coronaste o fue un tripeo? pregunta Jackson. Me las trajo Dayana del norte, responde JS. Na’ guará, pilla que Mercedes partió guaya pa Argentina de rollling y lo único que trajo de rebote fue un ratón que parecían dos, regresó sin las lucas y con el mono de las lechugas que martilló  al viejo de la master -puntualiza Jackson. En ese beta no me empato –dice JS- yo guerreo adentro, si me la ponen bombita le echo ball, only, no me tiro ese coñazo.

………………………………

Ser óbice ha sido la constante, la realidad con la que se lucha a diario, los códigos con los que se fragua la juventud delatan el libreto, el propósito de echar por tierra el verdadero criterio. Shaky, Shaky,Shaky, Shaky tararea Darwing Alberto Rivero camino al salón de cuarto grado, de la escuela pública Yorsh Guashintón, de la avenida Baralt, en su mano derecha el examen aplazado con 07, puesto que nunca supo responder la tercera de cuatro preguntas de la prueba: Escriba en letra de molde la segunda estrofa del Himno Nacional. Unidas, unidas, con qué… (.) Shaky, Shaky, Shaky, Shaky…como é, dame una vuelta otra ve´. Cuán cutre es la penetración latente de los Mass Media. No hubo armisticio ni la habrá, nunca se fueron en realidad, Todos los domingos los venezolanos, se sientan frente a sus enormes pantallas de TV para disfrutar del deporte nacional: Futbol Español. Panem et Circenses.

                                                       …………………………………..

Después de escuchar la respuesta peyorativa del participante número tres de un afamado programa de concurso de TV, enlatado, movido a través de los cinco continentes (ahora siete según los gringos) a eso de las nueve de la noche en un canal regional, el hombre con no más de 35 años, licenciado en Letras Hispánicas, de la honorable Universidad X, casi molesto declinó por la opción “C” que dentro del insert televisivo decía: Anastasio. La pregunta número 9 de una serie de 15, se iluminaba en un azul eléctrico inquisidor en la pantalla del monitor del participante y en la de todos: Cuál era el primer nombre del Prócer, también conocido como el Venezolano más Universal, Francisco de Miranda. En la parte baja del monitor titilaba en verde: Sebastián. El Licenciado, desgraciadamente perdía 30 mil bolívares de un sorbo, por el piso, la historia, cinco de pre-grado y su condición de maestrante en la actualidad. Engelberth, sentado frente al mismo programa a 700 Kilómetros de distancia gritó: Sebastián, grandísimo hijo de puta, que shit eres.

Los venezolanos hemos estados sometidos a invasiones constantes como en casi toda América del Sur y Centroamérica, pero el mestizaje ha hecho énfasis en esta tierra, el petróleo, asegura Galeano en Las Venas Abiertas de América Latina, fue la peor maldición enquistada principalmente en el Lago de Maracaibo (Coquivacoa), fue el Potosí del siglo pasado, desde poco antes de 1900, la invasión modernizó las estrategias a tal punto, que en momentos tan álgidos de nuestra historia, aún se destapen diariamente 63 millones de botellas de Coca Cola (dos por persona, estadísticamente. Pssssss) Sin ningún tipo de control sanitario y sabiendo que en el 2013 murieron, 11.459 personas a causa de la diabetes, siendo la tercera causa de muerte en Venezuela, la cifra de los años sucesivos son realmente aterradoras. Impublicables.

En esa amenaza reiterativa, en el incesante bombardeo de símbolos anegados de tiranía, donde crecen las diatribas, las desventajas frente a un enemigo que ha mutado y se ha hecho con la mente, las aulas de clase y de los acontecimientos, donde si vas a contramoda se te viene el mundo encima, y el mundo puede ser hasta lo más cercano. En un mundo donde Superman soporta en el pecho las 18 balas de una Pietro Beretta 9mm de fabricación italiana, pero que extrañamente esquiva la misma cuando al verse perdido el tirador, no le queda otra que lanzarle la pistola y el Avengers, se agacha para no ser golpeado, hay quienes piensan que la pelea es pareja y que se trata de un juego rutinario de inclinaciones tendenciosas del pensamiento, cuando en realidad se sucumbe a la conquista sinécdoque del más vil enemigo. Al veto de lo que se debe ser y no lo somos.

Entonces, se implanta lo primitivo en un presente continuo que obedece sin dudar, la mezcla o las porciones ecuánimes para generar un criterio, una estirpe o un porvenir, están sometidas a la farándula y las redes sociales, que hacen las veces de religión y conquista, sus hermanas mayores, y que a estas alturas se mantiene como pilares de la humanidad, homónimas (según ellas) para mantener un equilibrio escolástico, la evolución, la identidad de los pueblos y el respeto a sus determinaciones, mientras en la calle: Shaky Shaky Shaky Shaky, y Simón sigue en su camino irreversible  al olvido, al polvo, a las mentiras milenarias de que somos únicos, irrepetibles y originales. Hay intentos, no podemos negarlo, pero las instrucciones vienen en inglés.  Irremediablemente.

 

No olvides compartir en >>


á