El grupo de Derek Jeter moverá la mata en los Marlins de Miami para transformarlo en un equipo ganador

Derek Jeter

Los nuevos dueños asumirán desde este lunes el control de la franquicia. Foto: Agencias

Como un arroyo a punto de desbordarse, así parecen venir los rumores negativos a los nuevos propietarios de los Marlins. Derek Jeter aún no ha tomado el mando total de la franquicia y ya parece tener sus primeros choques dentro de una plaza complicada en extremo, descreída y cansada.

Primero se decía que no tenía fondos para comprar los peces, que había perdido inversionistas, luego se daba a entender que sería un dueño medio ausente con viajes constantes a Tampa -su hogar oficial- y con un salario de $5 millones anuales.

“Lo cierto es que a Jeter y a su socio Bruce Sherman les aprobaron la compra de los Marlins bastante rápido”, comentó una fuente del club. “Cuando las Mayores vieron el plan por los $1,200 millones, no tuvieron muchos problemas con su contenido. Jeter siempre fue el preferido de Loria y las Grandes Ligas”.

Vendrán algunos despidos

Más tarde se corrió la voz de que rebajaría la nómina de los peces de manera sustancial, en torno a los $50 millones, a lo sumo $80. Y por último vino el despido de cuatro figuras históricas como Tany Pérez, Jeff Conine, Andre Dawson y Jack McKeon, lo cual despertó algún tipo de recelo.

Las transformaciones no han quedado ahí y se conocía que Jeter había despedido, además, al vicepresidente de desarrollo de personal Marc DelPiano, al asistente del gerente general Mike Berger, al vicepresidente de jugadores Jeff McAvoy y al vicepresidente de desarrollo de lanzadores Jim Benedict.

¿Cuántos más le dirán adiós a Miami? Unos cuantos más, porque es lo usual cuando un nuevo grupo propietario toma el control de cualquier organización deportiva o empresarial. Renuevan y cambian lo que estiman conveniente.

Pase lo que pase a partir del martes, a Jeter y Sherman se les debe dar el beneficio de la duda y esperar qué dibuje delante de todos su estrategia para cambiar la fortuna de la franquicia a corto, mediano y largo plazo.

“He tenido largas conversaciones con Jeter y estoy absolutamente convencido de que es la persona indicada para llevar a los Marlins a otro nivel”, comentó recientemente el presidente saliente, David Samson. “Tiene un plan para ganar de manera consistente. Hay que dejar que sea él quien lo diga”.

En el parque de los Marlins se espera la presencia de Jeter para el último juego de la temporada y luego habría algún tipo de conferencia de prensa a principios de la próxima semana para la presentación oficial de los nuevos dueños.

Hasta que Dereck Jeter, con sus propias palabras, no revele qué piensa hacer con los Marlins, lo mejor es dejarle tranquilo para que trabaje e intente darle un vuelco de timón a esta nave que por ahora no va a ninguna parte.“Jeter no viene aquí para perder, creánme’’, agregó Samson.

Agencias

No olvides compartir en >>


á