Descubren sociedades y cuentas ‘offshore’ al exjefe de la CPI, asesor de Almagro en investigación contra Venezuela

Ocampo junto a Almagro en la sede de la OEA

Luis Moreno Ocampo, ex fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, realizó distintas operaciones financieras con una cuenta en Suiza y tres sociedades registradas en paraísos fiscales, según publicó ayer el diario El Mundo de España.

Moreno Ocampo es uno de los asesores de Luis Almagro, secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la investigación por presuntos casos de crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

La operaciones de Moreno Ocampo reveladas este viernes dan cuenta que el abogado estaba detrás de la firma Forman Management, registrada en Panamá, mientras se desempeñaba como fiscal de la Corte Internacional, un cargo que requiere “un alto carácter moral”.

El abogado, que se desempeñó en la Argentina como fiscal en el Juicio a las Juntas, reconoció la existencia de las sociedades offshore Yemana Trading, Tain Bay y Lucia Enterprises.

“Tenía que protegerme en un país [la Argentina] donde los bancos un día deciden llevarse su dinero. Así que tenía dinero fuera de Argentina”, le dijo al diario español. Y agregó: “Mientras ocupaba el cargo, mi salario no era suficiente”.

El 15 de agosto de 2012, dos meses después de dejar la Corte Penal Internacional, Moreno Ocampo recibió 50.000 euros en su cuenta del banco holandés Abn Amro. El dinero llegó desde una cuenta en Suiza y el emisor inicial es Tain Bay, una empresa registrada en Panamá. En los meses siguientes, las transferencias con origen en Panamá y escala en Suiza se repetirían, siempre según la información del diario El Mundo.

No era la única conexión offshore de Ocampo. Su mujer, Elvira Bulygin, aparecía también detrás de Lucia Enterprises, con sede Belice y que en septiembre de 2012 recibió 15.000 dólares del abogado. Transparent Markets, una de las últimas empresas conocidas, tenía sede en Uruguay. Además, la pareja era accionista de Yemana Trading, registrada en las Islas Vírgenes Británicas y gestionada por Mossack Fonseca.

En diciembre de 2009, cuando trabajaba para la Corte, Moreno Ocampo comentaba con su asesor bancario las oportunidades ‘offshore’ antes de que las Islas Vírgenes Británicas aprobaran una nueva legislación que hacía más difícil mantener el anonimato de los beneficiarios reales de las sociedades. “He hablado con la gente de Fonseca para establecer una empresa en Panamá”, escribía el aún fiscal.

Cinco años después de dejar la Corte Internacional, Moreno Ocampo trabaja como abogado penal en la firma neoyorquina Gentik & Getnick, da clases en Harvard y hace consultoría legal. Visita asiduamente la Argentina, donde es consultado por los medios como experto en temas legales y en el combate contra la corrupción.

Durante su paso por la Corte, el abogado argentino no podía estar involucrado en “ninguna actividad que pueda interferir con su función de acusación o afectar a la confianza en su independencia”.

Los documentos revelados por el diario El Mundo de España sostienen que Moreno Ocampo actuó en contra de los intereses de la Corte al defender al magnate petrolífero libio Hassan Tatanaki. El abogado habría utilizado su red personal en la organización en beneficio de su cliente y puso en riesgo la confidencialidad de las investigaciones del tribunal al que debe en gran parte su estatus.

 

Cooperación con la OEA

El jurista asesora a la OEA sobre las investigaciones que realiza la organización en el caso de Venezuela. Estuvo a cargo de las audiencias para recabar información sobre la actuación de las autoridades venezolanas y que un panel de expertos independientes dirima en octubre si hay base para llevar el caso a la CPI.

“Estamos combinando víctimas venezolanas, Estado venezolano, OEA, la corte de La Haya, esto es único, nunca pasó”, enfatizó en una oportunidad el letrado.

 

 

La Nación / Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á