Dareen Tatour: Arrestada por escribir poesía a su pueblo (León Magno Montiel)

“Cuando otro escritor, en otra casa no es libre,
ningún escritor es libre.”
Orhan Pamuk (Estambul, 1952)

Una mujer palestina que nació en abril de 1982, de mirada dulce, de gestos suaves y lentos, delgada y tímida; está detenida en su domicilio en Reineh por las fuerzas de ocupación israelíes. Ella es la escritora Dareen Tatour, considerada “una incitadora a la violencia” por el gobierno del Estado de Israel. Según; es una terrorista porque en sus poemas invitan a sus paisanos a amar a Palestina, a resistir ante la usurpación de sus tierras desde 1967.
La encarcelaron durante tres meses por publicar un poema a su patria milenaria, sus admiradores lo subieron a las redes sociales, antes lo vistieron con imágenes de su tragedia diaria: los bombardeos, las ejecuciones, golpizas y detenciones. El derribo de sus casas, y el levantamiento del muro insolente creado por los sionistas. La policía de Nazaret, escoltada por una unidad de la Policía de Fronteras de Israel, detuvo sin orden judicial a Dareen Tatour el 10 de octubre de 2015. Llevaban panfletos con sus poemas, mal traducidos del árabe al hebreo, donde se lía:
“No temas a lenguas inciertas;
la verdad en tu corazón es más fuerte,
todo lo que resistes en la tierra
lo has vivido entre los asaltos y la victoria.”

Este año, 2017, la privaron de su servicio de internet, de todo tipo de comunicación, y una corte israelí pide ocho años de prisión para la joven poeta. Escritores de todo el mundo han repudiado este acto criminal del Gobierno de Israel, es una clara violación de los derechos fundamentales de una mujer libre, una creadora, que no porta armas de fuego ni participa en la lucha callejera en Gaza. Sus armas son sus versos en ristre y su palabra desenfundada. Dareen escribe inspirada en su pueblo palestino, el que anhela libre de colonos hebreos, su tierra árabe:
“Porque soy un poeta en prisión,
un poeta en la tierra del arte.
Se me acusa de palabras,
mi pluma el instrumento.
Tinta, sangre del corazón, porta testimonio
y registra los cargos.”

La escritora Noami Shihab nacida en Missouri, EEUU en 1952, ha declarado: “El hecho que la escritora Dareen Tatour continúe bajo arresto domiciliario y solo le esté permitido salir con un guardia, es misógino, racista e injusto.” Su padre fue el escritor Aziz Shihab, quien llegó a Norteamérica en 1948, perteneció a la primera generación de palestinos exiliados tras la creación en su tierra del Estado de Israel.
Los poemas de Tatour los recitan los jóvenes palestinos sintiéndolos suyos, como si fuese la heredera de la obra de Madmuh Darwish, el poeta de Galilea que se convirtió en la voz del mundo árabe. Así ha cantado Dareen:
“Resiste, mi pueblo, resiste contra ellos.
En Jerusalén, vestí mis heridas y respiré mis penas
y cargué el alma en mi mano
por una Palestina árabe.
No voy a sucumbir a la solución pacífica,
nunca bajaré mis banderas
hasta que los eche de mi tierra.
Los lanzaré fuera en un tiempo por venir.”

Quizá lo más injusto y criminal, es que esta escritora no pueda ejercer su oficio, no pueda desarrollar su obra por el asedio al que está sometida por la policía de Benjamín Natanyahu. Mientras sigue creciendo la presión internacional, cosa que parece preocupar poco a un gobernante tan autoritario, insensible y arrogante como el “Bibi” Netanyahu.
En las laceradas casas de Hebrón, en las calles de Gaza reventadas por las bombas, en los refugios de Belén, los compatriotas de Dareen siguen declamando:

“Resiste al ataque de los colonialistas.
No le hagamos el juego a sus infiltrados
que nos encadenan con la ilusión pacífica.
No temas a lenguas inciertas;
la verdad en tu corazón es más fuerte,
todo lo que resistes en la tierra
lo has vivido entre los asaltos y la victoria.
Como Alí llamó desde su tumba:
resiste, mi pueblo rebelde.”
Dareen Tatour viste con riguroso atuendo árabe, con hijab, apegada a la tradición musulmana. Es una mujer modesta, sin afeitas ni adornos, lejos de todo exhibicionismo. De ojos verde-pardos, serenos, enmarcados por su hijab de seda, anhelando ver la libertad de su pueblo.
Espero que ella consiga la solidaridad internacional, y siga el accionar humanitario de la comunidad mundial de escritores. Especialmente desde el PEN Internacional, PEN América y el PEN Sudáfrica, instituciones que tienen voz mundial. En la misión del PEN aparece: ”Nuestros miembros siempre deben usar las influencias que tengan a su disposición en beneficio de la comprensión y el respeto mutuo entre las naciones; se comprometen a hacer el mayor esfuerzo posible para disipar los odios raciales, clasistas y nacionalistas, y a defender el ideal de una sola humanidad viviendo pacíficamente en un solo mundo.” (PEN Internacional nació en Londres en 1921).
También de algunos ciudadanos y artistas nativos de Israel, que repudian la injusticia que está cometiendo su gobierno, y apoyan abiertamente a Dareen Tatour.
El escritor judío David Grossman (Israel, 1954) ha declarado: “Creo que los palestinos deben tener su propio país libre, independiente y soberano. Tienen que tener privilegios, no ya como palestinos, como seres humanos. Yo les deseo una vida normal, que no sean humillados. Definitivamente, no puedo tolerar que invadamos a diario sus vidas”.
Para Ahron Bregman, historiador y veterano del ejército Israel, nacido en 1957: “La ocupación será juzgada por la historia como una mancha negra en la historia de Israel y, de hecho, en la historia judía: Israel es un ocupador cruel y brutal.”
Jamás debemos confundir al pueblo elegido en el antiguo testamento: Israel, con el gobierno racista y colonizador, que actúa con absoluta impunidad: el Estado de Israel, creado en 1948. Sería como confundir a Dios con las tinieblas.

León Magno Montiel
@leonmagnom
[email protected]

No olvides compartir en >>


á