Tiempos duros (Joaquin Chaparro O.)

Joaquin Chaparro O.

 Los actuales momentos son  tiempos difíciles, muy duros para toda Venezuela. Soy un luchador social germinado en las luchas estudiantiles, sociales y políticas de mi ciudad Maracaibo, así como de todo el Zulia, por eso, no me rindo ante la terrible situación que padecemos los venezolanos, todavía queda tanto por hacer en el país, sobre todo en el porvenir, porque el ensayo dictatuyente montado y ejecutado fraudulentamente el pasado domingo 30-j por la dictadura, nos lleva sin lugar a dudas hacia un caos social.

Sin embargo, les digo a las muchachas y muchachos que han protagonizado una lucha sin cuartel como guerreros de la calle, que ustedes son los verdaderos héroes quienes cosecharan orgullosamente lo que han sembrado en estos 123 días de batalla por la libertad, además, estamos en el mejor momento para hacer política, hasta obtener la victoria y la justicia. Después, habrá tiempo para otras cosas. Esta nueva etapa de lucha necesita nuevos actores, más resistencia y más unidad, mayor organización con mayor astucia en las acciones. Estoy claro que hoy tenemos menos democracia, mas represión que raya en la criminalidad, el régimen es un fraude por los cuatro costados, así lo percibe, acertadamente, la Comunidad Internacional.

El estallido social es una bomba de tiempo en pleno desarrollo, generada por la crisis económica y política que acaricia el desastre y como dicen en Maracaibo: “después de ojo’ sacao, no vale Santa Lucia”. Por ello, debemos organizarnos mejor, utilizar los instrumentos que provee la Constitución Nacional, porque para enfrentar la pretensión dictatorial, totalitaria y hegemónica de la dictatuyente fraudulenta, es conveniente apegarnos más al artículo 350 constitucional, es la única salida, por ahora, para consolidar la Desobediencia civil como una estrategia frente al fraude descomunal que pretende legitimar el Ministerio Electoral.

 El venezolano amaneció ayer más desesperanzado que nunca por las cifras fraudulentas, desproporcionadas y descomunales que emitió el Ministerio Electoral (CNE), los ciudadanos quedaron obnubilados, es decir, le quieren hacer perder la capacidad de razonar con claridad y acierto, lo cual sólo se le ocurre a la mente de un sujeto cochambroso, psicótico y jefe del poder electoral, también llamado “El Paul Joseph Goebbels venezolano.”

 Todo indica, que vienen tiempos duros y difíciles para la sociedad civil lo que conlleva al surgimiento de nuevos actores a seguir luchando sin abandonar la calle con la intención de rescatar la patria que se quieren robar para llenarla de mayor miseria, mas hambre, con el fin de mantener la crisis humanitaria como una táctica política de control social. Debemos avanzar, cívica y organizadamente e insistir en los cambios y junto al pueblo venezolano plantearnos que la tercera es la vencida.

No olvides compartir en >>


á