Rivalidad entre bandas por los robos en el Lago de Maracaibo habría desencadenado la masacre de los pescadores

Arriba a la izquierda Leonardo Yamarte; debajo Enmauel Puche Olivares, y a la derecha Hernando José Olivares.

Arriba a la izquierda Leonardo Yamarte; debajo Enmauel Puche Olivares, y a la derecha Hernando José Olivares.

Son siete las víctimas de una nueva masacre contra los pescadores en el Lago de Maracaibo. Rivalidades entre bandas que desean ocupar y controlar el negocio de la pesca en el Zulia habría desencadenado este hecho que enluta a siete familias.

Enmanuel José Puche Olivares, de 15 años; Leonardo Yamarte, de 44 años; Juan Gabriel Molero Bracho, de 40, conocido como “Chayane; Hernando José Olivares, de 25, conocido como “Café”; Reinaldo Domador, conocido como “Cali”; Víctor Sánchez, conocido como “Capiro”, y el último de ellos aún por identificar, fueron atacados cerca de las 3.30 de la mañana de este viernes por al menos seis sujetos.

Testigos de esta masacre señalan que este grupo de hombres pescaban cerca de la Vereda del Lago. Las tres embarcaciones que tripulaban estaban juntas. De repente aparecieron los “Piratas del Lago” en dos “chalanas”, una “picúa” y otra “popa mocha” con un motor de 75 hp.

“Esos sujetos llegaron disparando. Solo se escucharon las ráfagas y se veían los destellos. Los que estábamos relativamente cerca salimos desprendidos. Huimos del lugar por temor a que nos mataran”, contó un pescador que observó el ataque, y que les avisó a los familiares de las víctimas al llegar a tierra.

La noticia corrió como pólvora y a la media hora del hecho, familiares y demás pescadores salieron al lago en búsqueda de sus parientes, pero no encontraron nada en el lugar, y por ello decidieron recorrer las costas del municipio Santa Rita.

Para robarlos

En una playa de Santa Rita encontraron los tres “peñeros” de las víctimas. El lugar estaba sólo y las embarcaciones ya no tenían los motores ni los chinchorros de pesca que traían los pescadores.

Un pescador de Santa Rosa de Agua explicó a Noticia al Día que este hecho que desencadenó la muerte de siete personas proviene por la rivalidad existente entre “bandas” que operan en Santa Rosa de Agua, Puntica de Piedra, El Moján, la Cañada, Santa Rita, Los Puertos, entre otras.

“Son bandas que se dedican a robarse entre sí. No se respetan y por eso vienen estos hechos. Si la de Santa Rosa roba a la de La Cañada, esa va y roba a la de Puntica de Piedra, y así sucesivamente. Eso es una cadena. Entre ellos atacan a los que salen a buscar el sustento de su familia, y cada motor de embarcación está por encima de los 20 milllones bolívares, y un chinchorro pasa de los 6 millones. ¿Cómo hace un pescador de estos para ponerse nuevamente en motor o chinchorro?, no puede, y entonces allí viene la malicia de salir a robar al primero que se encuentre”, comentó.

Los masacraron

Desde las 6.00 de la mañana familiares, conjuntamente con efectivos de la Guardia Costera de Maracaibo, realizan la búsqueda de los cuerpos de estas personas. Hasta ahora han logrado encontrar cuatro de ellos, tres identificados y uno sin identificar.

Lo cuerpos que aparecieron fueron los de Enmanuel José Puche Olivares, de 15 años; Leonardo Yamarte, de 44 años; y Juan, conocido como “Chayane. El cuarto de ellos no ha sido identificado.

Aún se encuentran desaparecidos los cuerpos de Hernando José Olivares, de 25, conocido como “Café”; Reinaldo Domador, conocido como “Cali”; y Víctor Sánchez, conocido como “Capiro”.

En uno de los “peñeros” iban Leonardo, Enmanuel y su tío Hernando José Olivares; en el segundo bote iban Juan junto a la séptima víctima aún por identificar, que zarparon desde Puntica de Piedra; y en el tercer bote iban Reinaldo y Víctor. Las tres embarcaciones estaban cerca porque acababan de lanzar los “chinchorros”.

Familiares declararon que a las víctimas las masacraron, pues sus cuerpos presentaron varias heridas por arma de fuego, la mayoría en la cabeza y en el pecho.

Sobre las víctimas

Sobre las víctimas se supo que Enmanuel desde su infancia se dedicó a la pesca junto a su tío Hernando José Olivares. Ambos residían en la misma casa, ubicada en la avenida 6 de Santa Rosa de Agua, al lado de la antigua gaceta policial.

Con respecto a Leonardo Yamarte, familiares contaron que toda su vida se dedicó a trabajar como chofer, aunque también hacía de mecánico. Actualmente trabajaba manejando un camión para una ferretería, tenía cuatro hijos y residía en el sector 8 de Enero de la avenida 6 de Santa Rosa de Agua. Salió a pescar para obtener otra entrada económica para su hogar.

Con relación a Reinaldo Domador, se conoció que tenía dos hijos, residía en el Callejón Ecos del Zulia de Santa Rosa de Agua y que actualmente trabajaba como cocinero en el restaurante Sabor Zuliano, además de ser pescador.

Sobre Víctor Sánchez se supo que era pescador desde su infancia y que residía en Santa Rosa de Agua; y sobre Juan sólo se supo que vivía en Puntica de Piedra.

Fotos. Khristopher Castillo

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á