Néstor “Che” García a Noticia al Día: “Yo siempre quise ser entrenador”

15

Nacido en Bahía Blanca, Argentina, Néstor “Che” García es el único DT en ganar dos veces consecutivas el torneo suramericano con dos selecciones distintas (Argentina y Venezuela)

Este miércoles, 30 de agosto de 2017, Néstor “Che” García anunció su renuncia como estratega de la selección nacional de baloncesto, después de la derrota contra Canadá en el último partido de la AmeriCup. El estratega argentino se despidió tras un ciclo exitoso en los últimos años.

A propósito de esto, te invitamos a leer la última entrevista que ofreció “Che” a Noticia al Día:

 

Es curioso que el hombre que orquestó uno de los momentos más gloriosos para los venezolanos durante el 2015, es uno que nació en Bahía Blanca, Argentina, y que apodan “El Che”. Por este histórico mérito, NAD decidió honrarlo bautizándolo como “Personaje del Año”

Es 12 de septiembre y, en el Palacio de los Deportes en Ciudad de México, está a punto de iniciar el partido que marcará un hito en la historia del deporte venezolano. Allí, en el camerino, rodeado por 12 jugadores, que se frotan las manos y mueven un pie con nerviosismo, hombres que aún no tienen idea de la hazaña que están por lograr, “Che” se concentra en esa familiar sensación que relampaguea en su estómago y viaja hasta la palma de sus manos. El día en que ya no sienta más esa sacudida, se va a dedicar a otra cosa. Pero de momento, parece algo lejano.

—La puedo definir como un dolor, como una ansiedad… Pero en el fondo, son las ganas de estar adentro de una cancha de básquet. Ganas de pasar por arriba a quien sea. De ganar. De entregar todo —cuenta Néstor García mientras maneja su auto, camino al Domo Bolivariano. Allí, a meses de aquel histórico momento, está concentrado en su siguiente objetivo; a punto de llegar a la práctica de Guaros de Lara, el equipo que entrena desde 2014 y que ahora ocupa el foco de su atención—. Cuando uno llega a cierto nivel como en el que estamos nosotros, se siente un placer enorme que causa adrenalina, nervios, inseguridad; te causa miedo, y te causa enojo, y un montón de cosas más. Si yo dirijo desde los 24 años, es porque debo tener una relación muy bonita con la presión.

El sabor de la victoria no es un bocado ajeno al paladar del “Che”. Solo en los últimos años, fue campeón de la liga nacional con Marinos de Anzoátegui; luego, a la cabeza de Argentina, en el preolímpico suramericano, derrotó con una facilidad impresionante a Venezuela en la final. Y, dos años después, los papeles se invirtieron y esta vez fue Venezuela (con “Che” al frente) la que terminó alzando la copa del Campeonato Sudamericano, tras ganarle a Argentina en la final. Ese día, en la arena mexicana, “Che” García se convirtió en el único director técnico en ganar dos veces consecutivas el torneo con dos selecciones distintas.

—No sé si este fue mi mejor año, yo lo que siento es que fue el más feliz para mí, porque logramos algo que nadie esperaba. Actualmente, ha cambiado la manera de confeccionar las cosas. Antes era ver para creer. Ahora es creer para ver. Nosotros hemos creído muchísimo en lo que hemos hecho y lo vimos.

Su primer acercamiento al baloncesto llegó a los 8 años, cuando un médico le recomendó a sus padres que lo inscribieran en un deporte de equipo para ayudar a resolver sus problemas de “mala” conducta. Se estrenó en el Club Olímpico de Bahía Blanca, la ciudad donde se crió hasta los 22 años y que terminó abandonando a los 23, cuando se convirtió en asistente del legendario entrenador Julio Toro, el mismo que lideró a los “Héroes de Portland”, ese afamado grupo de jugadores que en 1992 metió al baloncesto venezolano en sus primeros Juegos Olímpicos. Un listón que, 23 años después, solo ha vuelto a alcanzar él, su pupilo.

—Julio Toro es mi mentor, es mi maestro y es mi papá. A los 23 años me fui con él a Puerto Rico, y ahí empecé mi carrera como directivo. A los 24 era ya entrenador profesional. Yo siempre quise ser entrenador.

“Los héroes de México” fue el mote con el que la prensa bautizó a esos 12 hombres que, contra todas las apuestas, se trajeron un trofeo que nadie (ni ellos mismos) esperaban llegar a acariciar.

Pero, para “Che” los héroes llevan otro nombre: Ilda y Rafael, sus padres. “Por su origen, por cómo hicieron su vida, por cómo fueron felices con muy poco”. Ella, ama de casa y conserje de un edificio; él, un hombre que “hizo de todo”, pero principalmente trabajó en un ferrocarril. Ambos, trabajadores desde que terminaron la primaria, en un tiempo en que “todo era mucho más difícil”.

—Las cosas buenas que yo tengo, las he aprendido de mis padres. Las cosas malas que yo tengo es porque nací así, o las habré aprendido de la vida.

Néstor ha vivido en 7 países durante toda su carrera deportiva. Uruguay, Brasil, Venezuela, Puerto Rico, México, Arabia Saudita y, por supuesto, Argentina le han dado la oportunidad de mostrar lo lejos que puede llegar en una cancha de básquet. El compromiso y la intensidad con la que se entrega a este deporte al que llegó por puro azar es inconmensurable. No puede medirse en triunfos, tampoco en títulos, ni en horas de trabajo. Todo eso sería insuficiente, inexacto. Pero hay datos que dan una pista de cuán enfocados están su mente y su cuerpo en rozar, así sea con la yema de los dedos, el éxito. Los escasos 9 días que ha pasado este año en su país natal es uno muy esclarecedor. El hecho de que una cancha de básquet sea el único lugar en el que no le da por fumar un cigarrillo, es otro de esos.

—Ya casi no voy a ver a mis amigos y a mis hijos. Ellos vienen para acá. Estoy totalmente metido con Guaros y con la selección. Mi familia también lo ha aceptado y sabe que yo lo hago por amor, que esto fue lo que elegí para mi vida.

Ha pasado poco más de tres meses, y ahora es cuando “Che” empieza a tener consciencia del logro que han conquistado. Aún cuando lloró de felicidad al levantar la copa, recién se está dando cuenta de la magnitud de lo que hicieron, de la inmensidad de lo que alcanzaron juntos.

Hoy, al arrancar la página 365 de un calendario en el que se anotaron tantos momentos increíbles, “Che” solo tiene tres deseos que pedir para el próximo año:

—Salud, dinero y amor. No hay cosa que abarque más que eso. Aunque me toca más agradecer que pedir este año.

tiros libres

Entrevista publicada originalmente en diciembre de 2015 con el título: “Néstor “Che” García: El argentino que nos llevó al Olimpo”.

Estefanía Reyes

Foto: William Ceballos

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á