Los precios no se dispararon, EXPLOTARON: Alarmados compradores hacen maromas para subsistir a la inflación

Foto: Kristopher Castillo

Los marabinos no salen del asombro, los precios de bienes y servicios siguen acelerando y sin frenos, ante una inflación que hace que cada día sea diferente para el comercio, aumentando de la noche a la mañana de manera desmedida, amargando la existencia de los usuarios que se sienten arando el mar.

Visitar un mercado popular es llegar al muro de los lamentos, los alarmados consumidores ya no saben cómo subsistir ante la violenta alza de los precios de los alimentos. Rosenda Rus, con las manos en la cabeza, afirma que pese a que vive sola y solo ve de sí misma, se le hace muy difícil adquirir lo necesario para alimentarse adecuadamente.

“Hoy compré medio kilo de carne molida y me debe alcanzar para dos o tres veces, rindiéndolo con verduras. Gasto diariamente porque no tengo para comprar por cantidad y solo en el almuerzo gasto hasta 40 mil bolívares. Es indecible cuánto hemos desmejorado, cada día todo más caro”, lamenta Rus.

Otra realidad más dura la vive Lucrecia López, quien junto a cuatro integrantes más de su familia recortan un poco de aquí y allá para “que todos coman”. Afirma que aunque sea de poco logran comer por lo menos tres veces al día, sin embargo, considera alarmante la situación.

Una de sus estrategias es comprar lo que más rinda y escoger muy bien el plato del día, por ejemplo en el menú de hoy escogió una costilla de res que debe rendir con verduras para “que alcance”. Este plato lo completó con 40 mil bolívares, adquiriendo además arroz, vegetales y al menos un plátano para los 4, “porque no hay para más”, afirma.

López, reclama que asiste al mercado casi a diario y cada vez que va debe llevar más dinero para comprar la misma cantidad de productos. “El lunes compré medio cartón de huevos en 6 mil bolívares, ya hoy está en Bs. 8.400”.

El alza de precios no tiene tope

Pese a que parece que los precios tocan su tope el pronóstico no parece ser el mejor, un carnicero del mercado Panamericano, explicó a NAD que al menos tres veces por semana sufren aumentos y recortes en el despacho. Detalló que de tres reses les han reducido a una por semana y cuando llega trae nuevo precio. Actualmente, en su establecimiento expenden el kilo de carne de primera en 21 mil pero asegura que para la próxima semana alcanzará los 26 mil.

Las verduras también han experimentado alzas entre 2 mil y 3 mil bolívares por kilo. El tomate a principio de julio, en mercados populares se podía comprar en 5 mil bolívares, hoy llega a 7.100 o más. La cebolla 6.000, la papa 6.750, pimentón 4.600, ají 4.800 y de lo que ha prescindido la población marabina en los últimos días es la zanahoria, llegando al exorbitante precio de 8.900 bolívares.

La charcutería es otro dolor de cabeza, el queso aumenta descaradamente de un día para otro, en sectores como Pomona, amanecieron decididos y pasaron el queso de 13.000 a 15.000. En Panamericano aún se consigue en 13.800 bolívares.

Los precios de los vitales carbohidratos sí son para llorar, el arroz pasó en tres días de 9.500 a 12.000 o más. La pasta, de 11 mil a 12 mil por kilo, mientras que la harina de maíz dependiendo de la marca se puede adquirir entre 8.500 a 12 mil.

Por su parte, el aceite, venezolano, “de buena marca” se consigue en 15 mil, en contraste con aceites colombianos o de dudosa procedencia que se adquieren en los mercados desde 12 hasta 15 mil bolívares.

Hasta las alternativas que llenaban las mesas, como el plátano y la yuca, sufrieron alzas considerables esta semana. La yuca pasó de 1.500 a 2.000 el kilo, en el centro de Maracaibo, así como el plátano promedio que pasó de 300 a 600 bolívares. En Los Plataneros se pueden comprar más grandes de 600 bolívares en adelante. Ni hablar del pan que ya se expende en establecimeintos hasta en mil bolívares la unidad.

Así la calamidad sigue, y es que no solo los alimentos escalan. Gisela Hernández, habitante del norte de la ciudad sufrió un duro golpe esta semana al acudir a una ferretería para adquirir un protector de voltaje para su nevera, de viernes a martes aumentó más de 30 mil bolívares.

Reclama que las tiendas remarquen precios de productos viejos en existencia. “Fui el jueves y me dijeron que costaba 59 mil, ese día no lo pude comprar, al día siguiente no abrieron por la guarimbas y cuando pude ir de nuevo ya estaba en 97 mil el mismo protector”.

Las tiendas de ropa y calzado no viven al día sino a la hora, solo con preguntar un precio la hiperinflación te golpea. La respuesta es la menos esperada, “compra ya porque después de las 2 pm estará más caro”.

Aunque las estimaciones de inflación se ubican actualmente en 127%, según la Asamblea Nacional, en lo cotidiano se siente mucho más intenso, cada vez el poder adquisitivo es mucho menor, condenando a los venezolanos a dedicar todo ingreso económico a solo adquirir alimentos. La sola idea de ahorrar en estos tiempos es inaudita.

Norelys Martínez
Fotos: Kristopher Castillo
Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á