Víctor Manuel Márquez el hombre que se lanzó del edificio de Inavi: Una vida perseguida por la fatalidad

No estaba en rebeldía. No salió a protestar por el país. Fue a cuidar lo suyo, su sustento, su fuente de trabajo: la mercancía que vendía en el caso central de la ciudad, pero fue víctima de los nervios y terminó lanzándose al vacío desde el edificio de Inavi.

Víctor Manuel Márquez, de 34 años, era un comerciante que vendía ropa en el centro de Maracaibo, que este jueves 20 de julio fue y abrió su puesto hasta las 5.00 de la tarde, y al cerrar trató de regresar a su casa en Ciudadela Faría, pero no encontró como irse.

Lilibeth Bracho, pareja actual de Víctor, y con quien procreó uno de los dos hijos que dejó, informó la mañana de este viernes en la morgue de Maracaibo que su esposo estaba con un primo, y que cuando intentaban buscar un taxi, quedaron atrapados en un enfrentamiento entre manifestantes de las Torres del Saladillo y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“Él se puso nervioso. Trató de correr y lo que hizo fue entrar a ese edificio. Su primo le gritaba, perp no reaccionaba. Él quedó así desde la muerte de su papá hace 9 meses, cuando lo defendió porque intentaron secuestrarlo. Cada vez que escuchaba una detonación se ponía nervioso”, relató.

Asimismo dijo que Víctor subió hasta el tercer piso de esa edificación porque fue asediado por los efectivos castrenses, quienes pensaban que era un “guarimbero” y que le había prendido fuego al edificio.

Trató de esconderse en una columna, pero el calor en las paredes hizo que perdiera el equilibrio, se resbalara y terminara saltando. “Él pensó que iba a caer en la segunda planta pero no fue así. Cayó al vacío y se golpeó fuertemente la cabeza. Es falso que era guarimbero, el trató de ocultarse del asedio de la GNB y de los mismos manifestantes”, sentenció Bracho.

Tras caer Víctor fue llevado a la Emergencia del Hospital Chiquinquirá de Maracaibo, donde ingresó sin signos vitales tras presentar traumatismo craneoencefálico.

Autoridades investigan el hecho.

Comerciante querido

A las afueras de la morgue aguardaban sus familiares, quienes manifestaron que todo el grupo familiar se ha dedicado al comercio, y detallaron que tras la muerte del padre de Víctor, Manuel Tiberio Márquez, de 65 años, el pasado mes de octubre de 2016, él quedó mal de los nervios.

“Víctor no tenía necesidad de saquear o robar. No le hacía falta. Siempre había trabajado como comerciante en el centro de la ciudad. Eso de que era “guarimbero” es totalmente falso. Él estaba con un primo y se puso nervioso al escuchar las detonaciones”, detalló la madre de la víctima.

Sobre Víctor Manuel se conoció que tenía más de diez años vendiendo ropa en su puesto, ubicado en el Unicentro Las Pulgas; tenía dos hijos, era el cuarto de ocho hermanos, y residía con su actual pareja en Ciudadela Faría.

Fotos: Rafael Bastidas

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á