La indignación de los fascistas (Luis Semprún Jurado)

 

 

 

Vivimos en un mundo donde el funeral importa mas que el muerto

EDUARDO GALEANO

 

“Que vaina, camarita, ahora los fascistas están indignados. ¡No le digo yo!” fueron las primeras palabras de un disgustado Anacleto, apenas llegó. “No me canso de decir que la opinión tendenciosa se ha convertido en el pan nuestro de cada día. ¡Dígame lo del 5 de julio en la Asamblea Nacional! Eso ha tenido más de cien titulares a nivel nacional e internacional magnificando una infamia con medias verdades y noticias muy sesgadas. Pero sobre todo escondiendo la verdad. Para los Heraldos Negros, noticia fue la indignación de los fascistas, investidos de impunidad por ser diputados, porque el pueblo se arrechó y les hizo un plantón frente a la Asamblea Nacional y no podían salir; se sentían secuestrados. ¿Cómo se siente el pueblo todos los días cuando los fascinerosos, pagados por estos delincuentes politiqueros, incendian, no sólo calles del país, manteniendo secuestradas a las familias que si no pagan peaje no pueden salir a realizar la más mínima diligencia, sino escuelas, universidades, organismos públicos, queman personas, galpones y transportes de alimentos,  y cuanta tropelía se les ocurre, sin que se vea la acción del  Ministerio Público para imputarlos? Dice el testimonio de una testigo presencial que ‘los compañeros llevaban un documento solicitando un cese de la violencia y el odio’, y en rechazo  a las guarimbas, a la quema de personas, al boicot económico y al golpe permanente que mantiene la derecha nacional e internacional, y fueron recibidos por un grupo de fascineros dentro de la AN que ‘tenían armas’ y que empezaron a disparar, dejando a un joven con una pierna destrozada y además, dentro del recinto, querían linchar a otro ‘porque era chavista’. Lo más triste es, que en videos, que solamente en VTV han mostrado, en especial en el programa de Pérez Pirela, se pueden observar decenas de fotógrafos y camarógrafos, con sus respectivos periodistas, tomando imágenes de lo que sucedía, que luego fueran ocultadas para sólo presentar ‘al mundo’ lo que sucedió luego que el pueblo arrecho entró a reclamar por sus heridos y se armó lo que se tenía que armar, con un saldo de también algunos parlamentarios heridos. Me sumo a la idea de que no puede ser posible que en un gobierno de izquierda la derecha apátrida y asesina haga lo que le da la gana y no haya sanción para ellos. ¡Esto es digno de Ripley!”.

 

Los últimos acontecimientos dan mucho que pensar. Por un lado un hermoso desfile cívico-militar que había que opacar y por el otro, un plan muy bien preparado para seguir construyendo un expediente nefasto contra el gobierno legítimamente electo. A eso debemos agregarle la componenda de los palangristas de varios medios, tantos nacionales como internacionales, que siendo testigos presenciales de los hechos, los ocultan y sólo muestran una cara de la moneda, con una media verdad alejada del fondo del asunto. Sus titulares: Asalto al parlamento por colectivos chavistas, Hordas asesinas del gobierno agreden a diputados, La AN ensangrentada, Bandas enviadas por Maduro atacan la AN y otras.

 

Como era de esperarse, los gobiernos de derecha del continente y Europa, salieron de inmediato a repudiar “la barbarie”, sin tomarse la molestia de investigar a fondo dichos titulares. La SIP, grupo de dueños de medios, mejor conocido como los “Sólo Interesa el Palangrismo”, magnificaron los hechos para validar los reportes de sus asalariados, solicitando acciones contra Venezuela. ¿Dónde quedó la moral y ética del periodismo? ¿A cuántos habría que juzgar por asesinar la verdad? ¿Cómo respetarlos? Ah, pero el ataque artero de un terrorista desde un helicóptero, a la sede del TSJ, con niños, niñas y adolescentes adentro, y al Ministerio de Interior, Justicia y Paz, lo convirtieron en una hazaña épica y lo trataron casi como “un acto desesperado por la libertad”.

Debemos aclarar que nuevamente se equivocaron si pensaban que lo ocurrido dentro del hemiciclo no se iba a saber o que no habría pruebas. No contaban con el trabajo de los patriotas cooperantes, siempre listos y acuciosos, que desenmascararían a los tarifados y asesinos de la verdad. Ya se exhibieron los videos en los que se muestra como es llevado un joven chavista de una pared a otra a punta de golpes, se puede ver como tiene la franelilla rota y la cara totalmente ensangrentada.  ¿Qué dirán todos los que aparecen en ellos? “Yo no estaba allí”, “Yo no fui”, “eso es un montaje”, serán las frases de defensa. ¿Qué dirán los representantes de los medios, cuyas caras se ven mientras filmaban y/o fotografiaban, de invisibilizar esos testimonios?

El show de “indignación” de los fascistas es verdaderamente burdo. Luego que sus guardaespaldas dispararan inescrupulosamente contra el pueblo, aseguran que un pequeño grupo de “Rondones” los tienen secuestrados, quienes sin haber peleado les causan terror, sobre todo a ellos que han mantenido en zozobra por mas de noventa días a familias enteras, secuestradas en sus edificios y sectores, quemadas y destruidas sus escuelas, asediado y atacado sus hospitales y universidades, quemadas sus unidades de transporte público, saqueado sus negocios y asesinado a sus hijos, en nombre de la “Toma del Poder” que no han podido obtener con votos. Ellos son los responsables intelectuales del fascismo desatado y ahora dirán como Carlos Ortega: “los violentos se nos escaparon de las manos”.

Ese pequeño grupo, pacíficamente, les aplicó, a estos vendedores de sueños, un plantón frente a la AN para que probaran su propia medicina. “Oh, qué horror, como vamos a salir de aquí”, “que actúe la guardia para dispersarlos”… cuando la GNB sale a dispersar sus “protestas pacíficas”, según ellos, “agreden”, pero aquí los llamaban para que les auxiliaran ante el “secuestro violento” del que eran “víctimas”. Hipócritas y verdugos pidiendo clemencia. Tuvo que mediar la Defensoría del Pueblo para que éste se levantara además de ser protegidos por quienes ellos vilipendian diariamente.

La expresión de estos diputados cipayos no era de indignación sino de miedo, al ver que el pequeño grupo de pueblo, que ellos dicen tener de su lado, estaba organizado para lo que fuera necesario y que los tienen bien identificados. No hay que confundir su “paciencia y resistencia” con “miedo”, porque si han aguantado los “plastones” y los “atracazos” en paz, con toda la violencia inducida por la oposición, es porque hay guáramo pa’eso y más. Cuando Rondón salga a la calle ¿quién lo parará?

El pueblo no pide venganza por sus muertos y heridos, sino mano dura contra estos terroristas, ahora bajo el amparo de un MP que no los toca ni con el pétalo de una rosa, y que enlutan a diario a familias humildes. El 85% del pueblo exige paz y justicia, y está en contra del guariterrorismo, plastones y atracazos. Los pocos que quedan en las calles, serán dejados solos y sin paga, sin droga y sin licor. ¿Cómo los van a contener cuando decidan aplicarles a ellos lo que les enseñaron y por lo cual les pagaban? ¿Pedirán auxilio a la GNB, PNB, SEBIN o a quién? ¿Será que piensan que son los únicos con derecho a “indignarse” después tanto improperio que a diario esputan? ¿O pensarán que el pueblo no reconoce a sus verdugos? ¡O sea!

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

 

No olvides compartir en >>


á