El genial humorista y creador de Mafalda, Quino, celebra hoy su cumpleaños 85 (+Fotos)

Todos los conocen por el nombre de Quino, pero el más grande historietista de Argentina —y probablemente de toda América Latina— nació como Joaquín Salvador Lavado Tejón el 17 de julio de 1932 en Guaymallén, Mendoza. Es “el papá de Mafalda”.

A los trece años ingresó a la Escuela de Bellas Artes, pero en 1949 “Cansado de dibujar ánforas y yesos”, la abandona y piensa en una sola profesión posible: dibujante de historieta y humor. Determinado firmemente a lograr sus objetivos, a la edad de dieciocho años se trasladó a Buenos Aires en busca de un editor dispuesto a publicar sus dibujos, pero pasaría tres años de penurias económicas antes de ver su sueño hecho realidad.

Cierto día a Joaquín lo recomendaron para que elaborara la muestra de una historieta que publicitara, de manera velada, los electrodomésticos de la marca Mansfield.

A sus 31 años, con actitud tremendamente introvertida y el gusto por el trabajo en solitario, Joaquín realizó los bocetos acordados, que mostraban una familia con una simpática niña muy greñuda. Las historietas fueron rechazadas y tiempo después, hacia 1963, el joven Joaquín adaptó a la niñita para hacerla un personaje quejumbroso que aparecería en la revista argentina Primera Plana. Todos conocemos su nombre: Mafalda.

Quino cumple hoy 83 años de vida y 42 de haberse alejado de la historieta de la pequeña Mafalda: “Si Mafalda quiere vivir, allá ella. Yo también quiero vivir… y en eso estoy”.

Algunas frases de Quino que vale la pena recordar:

-Tengo muy clara cuál es mi mayor bondad. Cada día, muchos padres me agradecen que, gracias a Mafalda, sus hijos empezaron a leer. Eso es lo mejor que he hecho en mi vida. El humor que he dibujado ha servido para algo.

-Sí, bueno, trabajar para ganarse la vida, claro. ¿Pero por qué esa vida que uno se gana tiene que desperdiciarla en trabajar para ganarse la vida?

-Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno.

-¿No es increíble todo lo que puede tener dentro un lápiz?

– La vida debería ser al revés; Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado; luego te despiertas en una residencia mejorando día a día… después te echan de la residencia porque ya estás bien, y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro… Trabajas 40 años hasta que seas lo bastante joven como para disfrutar de tu retiro laboral; entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el colegio, jugando con tus amigos sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé. Y te pasas los últimos nueve meses flotando tranquilo, con calefacción central, servicio de habitaciones, etc. Y al final abandonas este mundo en un ¡gran orgasmo!

Agencias

No olvides compartir en >>


á