Agónico julio (Aquileo Narváez Martínez)

Aquileo Narváez Martínez

Los llamados de encumbrados dirigentes tuvieron por fin eco: los Mass-Media sobredimensionados hicieron el milagro.

Ya muchos ciudadanos de modo “autónomo” incitan a estar armados para atacar…

Agónico julio

Cualquiera advierte sobre la necesidad de que hayan muchos muertos para que esto se acabe, dan cifras de cientos de miles de cualquier bando, y ya algunos lo han consumado al rociar gasolina, enrollarle un caucho en el cuerpo y lanzarle un fósforo a alguien que presumen es chavista, hasta verlo arder para festejar cual circo romano.

Como corolario de esta trama dantesca,  se disfrazan de Bolívar, de libertadores en las manifestaciones de Altamira o  en algún Selfie  “colgado” en la red clamando libertad. Abominable contrasentido histórico.

Ello es la resulta del manejo acucioso de la psiquis del venezolano común,  que ha  incidido con mayor intensidad en el no militante de la causa bolivariana, pero en todos la desesperanza y el temor del porvenir cercano está latente.

Subjetividades inquietas, alteradas, han dejado pender de otros su ser, impidiéndoles ver más allá  de lo que dictamine ese otro. Se ha dado una influencia y manoseo tal, que sesgó la visión del quehacer cotidiano hacia un pesimismo absoluto.

La subjetividad

La subjetividad del pueblo está minada, así como el acceso a la satisfacción de sus necesidades básicas está boicoteado y golpeado por los interese pétreos del capital manifiestos en el bachaqueo y la especulación.

Por ello, en ese imaginario gravita la idea de que se avecina un desenlace inminente a la encrucijada política que se vive, y teniendo tal certeza, los escenarios que seguirá construyendo  la oposición durante este mes, tendrán como fin incidir en esos dos aspectos de modo que la gente sienta que julio es el mes agónico de la revolución, por lo que no tendrá sentido salir a votar el día 30.

Y de tener éxito esa estrategia por cuanto se dé una alta abstención en el proceso comicial, seguirá incendiando el país para impedir que la Asamblea se instale por carecer de legitimidad. Agónico julio

Y ciertamente, a ese relato hay que temerle y sé que la dirigencia lo tiene claro. El asunto está en cómo contrarrestar el relato en tan corto tiempo, aunque sabemos que siempre, en los momentos más álgidos, laberínticos, el chavismo consigue una salida airosa y oportuna, ojalá esta sea una más.

Aquileo Narváez Martínez

No olvides compartir en >>


á