El PLASTÓN es mediático: Una crítica a como los medios informan (Luis Semprún Jurado)

Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Para ser periodista hace falta una base cultural

 importante, mucha práctica y también mucha ética”

GABRIEL “GABO” GARCÍA MÁRQUEZ

 

“Buen día, camarada” fue mi saludo al llegar al café. Anacleto había ordenado café para ambos y en ese preciso momento lo estaban sirviendo. “¡Buen día, camarita!” fue su rápida respuesta. “¿Se ha dado cuenta cómo han cambiado la realidad, de todo lo que acontece en el país, por una realidad virtual?  Indudablemente lo que cuentan los medios impresos, acompañados por las campañas de los audiovisuales, es un 10% de lo que en realidad ocurre. Siempre debo repetir aquello de Kapuscinski de que desde que los dueños de los medios se dieron cuenta de que la información valía dinero, la verdad dejó de importarles. ¿No se ha dado cuenta, camarita, que usted cubre una fuente y lo que cuentan, escriben y publican sus colegas es algo muy, pero muy diferente a lo que usted vio?” Bebió un sorbo de su negrito, encendió un cigarrillo con una lentitud pasmosa y continuó: “¿No se ha dado cuenta que los ‘plastones’ sólo existen en la mente de los medios malintencionados y que ellos magnifican? Además, se ufanan ser los dueños de la verdad y cuidado se atreve a criticarlos. ¿Cuántas personas ha visto usted en los plastones en Maracaibo? Las vías las trancan cuatro pelagatos, encapuchados la mayoría de las veces, que logran su cometido por el terror promocionado por sus aliados en los medios.

Terroristas

Muchas veces ese terror al linchamiento, al ensañamiento, ese temor a ser quemados vivos, conduce a actitudes impredecibles que ocasionan luto y dolor a familias venezolanas. Ah, pero los palangristas a sus órdenes hablan de cientos y miles de personas marchando en ‘protesta pacífica’. · Razón tenía César Vallejos en llamar ‘Heraldos Negros’ a estos vividores”.

No podemos negar que por medio de estrategias mediáticas, esta TERRORMUD ha tratado de engañar a Venezuela y al mundo. Tal vez muchos le quieren creer, a pesar de estar internamente conscientes de que ignoraron información que no encajaba o que ponía en duda lo que “informaban”, porque esa era su justificación para la “guerra” que nos quieren imponer. Esa justificación incluye al miedo provocado por la violencia, del público en general, por las escenas de incendio y destrozos, por los asaltos a los transeúntes y conductores de vehículos, y por los trofeos alcanzados: los muertos.

Poco les importa mentir descaradamente, como decía el senador chileno Alejandro Navarro sobre imágenes violentas de Colombia y Brasil que hacían pasar por nuestras para hacer creer que Caracas es la ciudad “mas violenta del mundo”. Pero más allá que hayan publicado esta o aquella mentira específica, es el ataque despiadado y por demás sistemático que mantienen contra nuestro pueblo, que utilizan para alimentar su odio, racismo y resentimiento. Lo que las grandes transnacionales mediáticas y sus cipayos criollos subordinados han hecho fue organizar un gran engaño a una escala casi impresionante.

La oposición siempre llama a la “madre de las marchas”, al “plastón” en todo el país, y siempre salen con los crespos hechos porque no tienen pueblo que los acompañe. Sí, cada día son menos sus simpatizantes. Pero los Heraldos Negros se encargan de magnificar la actividad y en donde hubo poca asistencia, dicen que hubo cientos de miles. Su misma gente sabe que es mentira, que no hubo tal “plastón”, que sólo existe en el cuento de los medios que con ello tratan de mantener vivos los planes violentos; que ese ataque a la psiquis del pueblo alguna consecuencia traerá.

Decía Kapucinski que, en el pasado, ser periodista era una manera de vivir, una profesión, una razón para vivir, una identidad, con el deber de informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio ni la arrogancia. ¿Qué diría de la forma de hacer periodismo desde lo ocurrido en Iraq, Libia o Siria al día de hoy? ¿Qué diría de Venezuela y del montón de periodistas, fotógrafos y camarógrafos al lado de los encapuchados sólo esperando que los cuerpos de seguridad reaccionen a los ataques vandálicos de los terroristas, para sacar la foto y la noticia del día?

Andrés Velásquez, de quien se dice vendió por una bola de billetes las elecciones que le ganó a Caldera, declaró en un programa de TV: “Para mi está claro, aquí hay un juego muy malo, dañino en contra el país por parte del Gobierno”; Felipe Mujica, (Sec. Gral. Del MAS) señaló este jueves que la “Mesa de la Unidad Democrática perdió el control de las movilizaciones” porque a su juicio los voceros han planteado diferentes estrategias al respecto; la banda de zamuros Capriles, Guevara, Requesens, Blanco, Smolanski, Borges, Tintori y pare de contar salen siempre de inmediato a culpar al gobierno de lo más mínimo que se les ocurra. Pero no son sino los palangristas a su mando los que tratan de convertir en realidad lo que saben que es mentira.

En contraste, el PERIODISTA Earle Herrera, señaló que la violencia “sin sentido evidencia el fracaso político de la oposición“, y que si la derecha llegase al poder “por la vía violenta sería insostenible”. Además, que situaciones como linchamientos, ensañamiento, quema de personas vivas y la utilización de niños como escudo humano, son los métodos de la oposición para generar tensión en el país; el director de la firma encuestadora Hinterlaces, Óscar Schemel explicó que actualmente  hay un plan insurreccional, con una tentativa de derrocamiento del Gobierno, donde “la movilización de calle es fundamental, bajo el concepto de cerco y asfixia, muy claro en los manuales de guerra no convencional del Departamento de estado, del Comando Sur e instituciones que manejan lo psicológico y social”, en el que participan células y bandas armadas que generan el foquismo violento.”

Las ultimas encuestas confirman que 80% de los venezolanos rechaza la protesta violenta y 74% pide al Gobierno mano dura contra los responsables de esa situación de violencia en las calles, sobre todo para con quienes siguen utilizando niñas, niños y adolescentes en sus actos terroristas, que sólo buscan neurotizar a los ciudadanos y desintegrar el estado nacional. Pero esto no lo cubre la carroña mediática nacional ni la internacional. Luego saldrán a lavarse las manos como Pilatos y cantarán la canción del “yo no fui”.

A la impunidad le quedan 47 días. Algunos dueños de medios y algunos “periodistas” están verdaderamente aterrorizados porque presienten que el largo brazo de la ley por fin los alcanzará y los sancionará, por la manera reiterada de tergiversar la verdad. Los que hoy se erigen como paladines de la verdad y que serían capaces de “asegurar” que Figueras se “inmoló” al estilo “bonzo”, quizá se esconderán en algún apartamento del este del este, para desde allí berrear que “ellos sólo eran periodistas informando la verdad”, como ya pasó en el 2002. Y ellos forman parte de la banda de tus verdugos.

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

 

No olvides compartir en >>


á