Día del Padre: Por cada ‘Mujer Maravilla’, hay un ‘Batman’ en la ciudad

Foto: Noticia al Día

Tres historias convergen en un escenario arropado por el resplandeciente sol de la región zuliana, en donde los problemas y las vicisitudes no tienen distinción social. Cada padre con relatos diferentes que demuestran que por cada  ‘Mujer Maravilla’, hay un ‘Batman’ en la ciudad.

Marcan las 5 de la mañana y el despertador en  casa de Rafael Montilla indica que es un nuevo día. Levanta a su hijo de nueve años, el tercero de cuatro, prepara el desayuno y recorre las calles de la tradicional Calle Carabobo de Maracaibo para dejar al pequeño en el colegio.

Más allá, en el municipio Jesús Enrique Lossada, una hora antes que el reloj de Rafael sonara, Joan Ruiz ya había despertado en su casa alquilada de La Concepción para hacer lo mismo con su hija de 13 años, y partir con ella en transporte público rumbo a Maracaibo.

De vuelta a la ciudad, Pablo Rosales, permanece acostado en su casa en el sector Sabaneta luego de someterse a una operación por pie diabético en los últimos días que dificulta su labor como padre de cuatro niños. Uno de ellos es Jeferson de 4, que sufre de Tumor de Wilms, conocido también como cáncer de riñón.

Rafael tiene 43 y es padre soltero. Su tercera mujer lo dejó con su bebé recién nacido, una experiencia que él ya había vivido cuando se estrenó como papá con su primera hija. Joan  tiene 42 y es viudo. Su mujer murió hace cinco años en sus brazos y lo dejo sin decir adiós. Pablo tiene 54 y su segunda esposa lo dejó, después de tener a su último hijo, un 18 de noviembre de 2013.

Ni Rafael ni Joan ni Pablo se conocen, uno es el encargado de una tienda de cristalería en el Casco Central, otro es mensajero externo del vicerrectorado de LUZ, mientras otro trabaja como conductor de carritos, pero comparten, como muchos otros, la labor de sacar adelante a toda su descendencia.

 

Padre entre ‘marañas’

Rafael trabaja para mantener a sus cuatro hijos. Foto: William Ceballos

Rafael entre ‘marañas’ en el área de la construcción, como técnico en refrigeración, con su trabajo en el centro o  “con lo que salga” ha mantenido a sus hijos, fruto de cuatro amores desafortunados.

Dos de sus hijos contaron con la presencia de sus madres y de su papá desde pequeños, sin embargo, la mamá de su primogénita, una adolescente de 15 años, la abandonó a los tres meses cuando esta decidió irse con el primo de su marido.

Fue allí cuando la vida de este hombre de 43 años la lideraron los pañales, los trasnochos y las fórmulas, hasta que años después y con su hija de 7, la mamá volvió. Hoy viven juntas en Barinas.

Otra historia fue la de Ángel de Jesús, su tercer hijo, quien vive con él desde el día de su nacimiento hace nueve años. Su madre más nunca apareció y este se convirtió en el compañero de cocina, limpieza y vida de Rafael hasta el día de hoy.

Rafael sonríe en medio del ajetreo de sus días. De su va y ven del desayuno, almuerzo, cena, merienda, lavandería y aseo, diciendo que: “por mis hijos lo doy todo, y les doy todo hasta donde se pueda”.

 

“Tú logras, lo que tú quieres”

padre

Joan es mensajero externo del vicerrectorado de LUZ. Foto: Mysol Fuentes

Joan vivió la tragedia de perder a su gran amor hace cinco años cuando iba en un taxi camino al Hospital Coromoto. Omaira, su esposa, llegó sin signos vitales a la emergencia del centro de salud. La autopsia reveló que la muerte se produjo por un trombo pulmonar. Un coagulo de sangre que se formó luego de un esguince, que viajó hasta alojarse en sus pulmones y hacerla perecer de la noche a la mañana.

Desde el 2012 es padre y madre de su única hija, Joanni, su gran compañera y el catalizador que lo impulsó a estudiar Administración en La Universidad del Zulia y cursar hoy el tercer semestre de la carrera.  Este hombre de 42 años divide sus labores entre el hogar, el trabajo y los estudios. Su hija lo acompaña al trabajo o a clases luego de salir de la escuela, y a veces el reloj indica que son las cuatro mientras retornan a La Concepción y ninguno ha almorzado.

“Papi, ¿cómo se pone una toalla sanitaria?”, es una de las frases que nacen de la experiencia de Joan como padre y madre de Joanni. Todos los días su hija crece frente a sus ojos, mientras este le enseña con esfuerzo y sacrificio que “tú logras, lo que tú quieres”.

 

Batallando con la salud

En una casita humilde del barrio La Vega en Maracaibo, vive Pablo con tres de sus nueve hijos, cinco de su primer matrimonio y cuatro del segundo, tiene 54 años y sufre de diabetes tipo 2. Los efectos de su enfermedad por la ausencia de medicamentos dificultan la continuidad con la que sale a trabajar en un carrito por puesto alquilado, para mantener a sus hijos de 11, 6 y 4 años. Otro hijo de 9 vive con su hermana en Mérida.

Pablo era gandolero, pero por sus problemas de salud ahora es conductor de por puesto. Foto: Xiomara Solano

Jeferson, el menor de los hermanos, padece de cáncer de riñón diagnosticado el 2016. Hoy el pequeño sólo vive con uno y se somete semanalmente a sus tratamientos de quimioterapia. Lleva 16 de las 34 semanas que debe visitar el Hospital de Especialidades Pediátricas para someterse a su terapia correspondiente.

En medio de su humilde hogar, Pablo reconoce la ayuda de sus hijos más grandes y de su exesposa, que es vecina, en atender a sus más pequeños retoños cuando los males le aquejan e imposibilitan su labor.

Sin embargo, viviendo entre sacrificios, esfuerzo y en una batalla constante con su salud y la de Jeferson, no hay sonrisa que Pablo no de a sus hijos para hacerle cara a la vida.

Las historias de Rafael , Joan y Pablo, son apenas un destello de la labor de cientos de hombres del Zulia y del mundo, que llevan el título de padre y asumen la responsabilidad de ser los educadores y cooperantes en la formación de quienes serán la Venezuela del mañana. Algunos lo hacen solos, otros acompañados, pero lo que es seguro es que este domingo 18 de junio ellos escucharán: ¡feliz día papá!

 

Noryelín Faría

Fotos: William Ceballos, Mysol Fuentes, Khristopher Castillo

Noticia al Día

 

No olvides compartir en >>


á