Lujuria de sangre, odio y violencia (Luis Semprún Jurado)

 

 

Luis Semprún Jurado

 

“A los que le gusta mucho la plata hay que correrlos de la política; son un peligro.”

JOSE “PEPE” MUJICA

 

Nunca había escuchado un tono de voz tan expresivo como el que estaba utilizando Anacleto al hablar  a la gente  que le prestaba atención atentamente. Tajantemente le oí decir: “La enajenación mental que observamos en los participantes de las supuestas marchas pacíficas no es cosa de locos, sino la reacción a la lujuria de sangre, odio y violencia que le han inoculado con programas minuciosamente elaborados por expertos en psicología del mensaje, a través de sus medios de masas y comunicación audiovisuales, impresos y cibernéticos. Los principios de propaganda sucia del zar alemán en la época de Hitler, Josef Goebbels, nos los han venido aplicando día a día, durante los tiempos de revolución, sin que se hayan tomado medidas para contrarrestarlos, porque son pocos los que lo notaron y advirtieron, y sus advertencias no fueron tomadas en cuenta. ¿Acaso tenemos a la mano un antídoto eficaz para curar el veneno inoculado? ¿Acaso estamos aun a tiempo de curar a todas esas personas infectadas? Porque la barbarie, la muerte, el terrorismo, la violencia, el racismo, la desesperanza, el radicalismo y cuanta cosa se nos ocurra, son el resultado enfermizo de un plan rigurosamente aplicado, no sólo ahora, sino desde hace mucho tiempo en países soberanos que no querían dar su brazo a torcer. Los ‘nazis’ lograron envenenar a los niños para que denunciaran a sus padres, si éstos ayudaban o eran amigos de algún judío, comunista u homosexual. ¿O es que no conocen la historia? Entonces era sólo el fascismo el que amenazaba. Hoy, a Venezuela la atacan desde muchas trincheras los apátridas, los cipayos, la rancia oligarquía y todos los enfermos, porque cuentan con una alianza internacional de gobiernos de derecha, con EEUU a la cabeza, que les incitan, financian y dan apoyo político. Ah, pero es que cuentan con una orquesta nacional e internacional de Heraldos Negros, que no son otra cosa que palangristas, vendidos por cuatro lochas, que presentan titulares, fotos y artículos que distan mucho de la realidad y que distorsionan los hechos a narrar. La mentira es el arma predilecta de quienes se presentan como “demócratas” y “salvadores del mundo” cuando en realidad son mercenarios del hecho comunicacional. Espero que el mundo esté vacunado contra esto, luego de las experiencias de Iraq, Libia y Siria. Espero que los venezolanos podamos vernos en ese espejo y no dejemos que nos lleven por la misma senda.”

El odio inoculado por esta oposición apátrida y terrorista sigue enlutando al noble pueblo venezolano. El terror generado por las acciones vandálicas de los “pacíficos manifestantes” lleva a la gente a reacciones inesperadas que rayan en el desespero. Al momento de escribir éste, confirmaron el fallecimiento de otro joven venezolano, esta vez arrollado por una dama que conducía una camioneta marca Toyota. Quiero dejar muy claro que por ningún concepto justifico la muerte de ningún venezolano sin importar raza, credo o posición política, ni que permitamos que nos lleven a una guerra civil donde nos matemos indistintamente unos a otros. Sin embargo, de este hecho se desprenden varias interrogantes a saber: ¿Qué motivó a la conductora a acelerar su vehículo con el consabido resultado? ¿Sería el terror promovido por grupos “pacíficos”,  promocionados por las redes sociales y los medios de comunicación audiovisuales e impresos como “trofeo de guerra”, maltratos, atracos, incendio de vehículos y pare de contar, lo que influyó en su comportamiento? ¿Qué pasará ahora por su mente?

Ya les he dicho que estamos sufriendo los embates de una guerra inmisericorde de quién sabe que generación, que día a día se recrudece al no obtener los resultados deseados y que el método que están usando, unido al foquismo planificado, lo único que logra es llenar a la población, afectos y desafectos, de rabia y miedo. Lo triste es que la oposición habla de 42 “muertos” como si todos hubieran sido sus simpatizantes, que no lo fueron, porque en su gran mayoría eran hijos del pueblo al que siempre han mirado por encima del hombro con desprecio. Nada dicen de los efectivos policiales y guardias nacionales asesinados por francotiradores contratados por sus líderes para tal efecto. A los que amamos a Venezuela todos los muertos nos duelen por igual; a los apátridas sólo les interesa el centimetraje periodístico que genere.

Les propongo se hagan las siguientes preguntas y respóndanselas de forma sincera: ¿Son pacíficas las manifestaciones opositoras generadas  en los últimos 40 días? ¿Quién resarcirá los daños causados a bienes privados por los “muchachos” en diferentes ciudades del país? ¿A quién beneficia el daño a bienes, equipos e instalaciones públicas, así como a las unidades de transporte público local? ¿Cómo lograrán mitigar el dolor de las familias que han perdido a un ser querido, en especial cuando existen fuertes indicios de que fueron asesinados por quienes los convocaron a que les acompañaran en las “marchas pacíficas”? ¿Saben ustedes que le sucede en países como USA, Alemania, Francia, España, Inglaterra, Bélgica, Canadá y Méjico, entre otros, a quién agrede a un funcionario en cumplimiento de sus funciones de dispersión de disturbios? ¿Quieren ver a su país en el espejo de Iraq, Libia o Siria?

¿Qué pasará con aquellos a los que acostumbraron a cobrar fuertes sumas de dinero por hacerles el trabajo sucio, cuando el diálogo y la paz triunfen y ya no tengan “chamba”? ¿Trancarán las vías para cobrar peajes hasta a ustedes mismos? Porque quién es amigo del dinero, quién vende su dignidad por reales para actos vandálicos, ese no tiene alma. Es más, ¿Qué pasará con los presos, a los que ni siquiera visitan? ¿Quién costeará los tratamientos de los heridos? Porque la mayor parte del dinero que viene del norte se la quedan los “altos dirigentes” y para los “ejecutores” sólo queda una minguita que no alcanza para nada. ¡O sea!

Algunos de ustedes me acusarán de ciego, de no querer ver la realidad, de chavista radicalizado, por estar inmunizado a la guerra cibernética y propagandística y analizar concienzudamente todos los eventos. No crean que no sufro las mismas calamidades que afectan al conglomerado. Claro que me afectan, pero no son estas acciones las que nos van a sacar de la situación actual, porque los que aspiran tomar el poder por la fuerza son los mismos que motivaron a la mayoría del pueblo a rechazarlos. Y no hay uno de ellos que merezca la confianza del soberano. Si son mayoría, como dicen, ¿por qué no se cuentan en la constituyente propuesta por Maduro? Ahora les pregunto yo; ¿Cuál es el miedo? ¿A quedar como una minoría emberrinchada? Ah, es que si la proponen ellos es chévere, pero sin la propone Nicolás es un fraude. ¡Yo te aviso!

A los gringos les importa un bledo lo que nos pasa. A ellos sólo les interesan nuestras riquezas minerales que los apátridas les ofrecieron a cambio de financiamiento. En EEUU no hay revueltas porque allá no existe una embajada americana. Así que, abre los ojos, no te dejes manipular, cuida a tus seres queridos, en especial a tus hijos, porque para los opositores sólo son carne de cañón. Recuerda siempre quienes son tus verdugos.

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

 

No olvides compartir en >>


á