Lavarse las manos como Poncio Pilatos… (Luis Semprún Jurado)

Al acercarme al sitio de encuentro me preguntaba por qué Anacleto había cambiado el lugar de reunión. El catirito estaba tan fuerte que la gente caminaba apresuradamente tratando de entrar a los locales en su camino, buscando refrescarse con el frío que producen los acondicionadores de aire; y yo no era la excepción. Lo vi hacerme una seña a lo lejos y apuré el andar. Después del saludo de rigor, entramos en un pequeño local en el que le esperaba una mezcla de juventud y madurez a la que se dirigió con un corto chiste, antes de iniciar su charla. Lo más resaltante de todo se basó en la ya conocida expresión bíblica de “lavarse las manos como Poncio Pilatos”. Dijo: “Cuando les digo que, aunque estamos sufriendo los embates de una guerra inmisericorde de quién sabe que generación, que de alguna manera estamos venciendo, lo peor de todo es que, también de alguna manera, esta oposición apátrida ha logrado inocular una enfermedad dificilísima de curar: el odio. Recordemos a Ruanda, donde un grupo muy radical de la población, los ‘hutus’, con medios a su alcance, llamaba a diario a exterminar como ‘cucarachas’ al otro sector de la población, los llamados ‘tutsis’. ¡Fue un verdadero genocidio! Un millón de tutsis muertos y dos millones exiliados. El mismo odio, el mismo espíritu de venganza, la misma cacería de brujas que iniciaron en el 2002, cuando el golpe al Gigante, es lo que ofrecen estos cipayos criollos, que ya no sólo destrozan, saquean y queman los bienes y las propiedades de lo que encuentran a su paso, sino que además asesinan a sus seguidores ante la necesidad de muertos que justifiquen una invasión extranjera que les permitiría ‘acceder al poder’ que les ha sido negado por el voto del pueblo. Ya es común observar los videos de las golpizas brutales a sus propios simpatizantes, por el simple hecho de necesitar ‘algo que mostrar al mundo’ como agresión del gobierno y sus partidarios. E inmediatamente, los Heraldos Negros a su servicio, publican y promocionan tal falacia como si fuera la ‘verdad verdadera’. Ya no necesitan que se repita mil veces, como decía Goebbels, sólo basta que la reproduzcan EFE y Reuters, el ABC español, el Mercurio de Chile, el New Herald de EEUU, CNN, Caracol y NTN24, para inocular el veneno y que la gente les crea. Todo en nombre de la ‘democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión’. ¡No les digo yo!”.

Son muchos los que hablan de “radicalización y/o polarización” del pueblo venezolano para justificar el enfrentamiento irracional de un grupúsculo minoritario violento al resto de la población venezolana que quiere vivir en paz. Según diferentes encuestas, 80% de los venezolanos no quieren ni apoyan al terrorismo y/o violencia, y eso es lo que no quiere entender los politiqueros de oficio concentrados en la MUGRE (trad de MUD del inglés). De ahí su afán en llamar “protestas pacíficas” a los actos terroristas que a su paso dejan la evidencia de sus verdaderos intereses: infundir temor, crear zozobra y generar desesperanza, entre el noble pueblo venezolano. Ahora tenemos que incluir muertos, muertos que son hijos del pueblo, nunca miembros de sus familias, a las que tienen bien cuidadas y lejos de cualquier contingencia. Hasta que el pueblo se arreche.

Aun recuerdo la cacería de brujas en el 2002 y el papel que jugaron ciertos de medios de comunicación audio-visuales e impresos. Así como recuerdo el llantén de ciertos “periodistas” que se sentían perseguidos, luego del retorno de Chávez. Hoy en día no tenemos que esperar a que el “golpe continuado” tenga éxito porque ya vemos como agreden a los representantes de sus medios aliados sin que el “Colegio Nacional de Periodistas” se pronuncie al respecto. ¿Serán cómplices del acoso a sus agremiados? Lo cierto es que la primera y principal víctima de todo lo que acontece en el país es la verdad, la cual destrozan, mutilan, acomodan, manipulan y tergiversan, dependiendo del “cuanto hay pa’eso”.

Mientras “Venezuela se cae a pedazos”, según ellos, lo único que les vemos hacer es viajar por todo el mundo para lograr bloqueos económicos y comerciales, que impidan que el gobierno pueda adquirir los alimentos y medicinas que se requieren para paliar los momento difíciles por los que atraviesa la patria. ¿De dónde sacan tanto real pa’la viajadera, mientras el pueblo “se muere de hambre”? La “diva viajera” pasó de ama de casa a “representante internacional” de la derecha apátrida, a la que sus aliados les preparan encuentros con corruptos y antidemócratas como los senadores brasileños del golpe a Dilma. ¿Cada cuanto tiempo visita Leopoldo? ¿Quién le cuida los niños?

 Al pueblo lo convocan a la calle a participar en actividades en las que ellos no van a estar presentes, pero a las que si asisten aquellos que cobran 100mil por trancar una calle, 200mil por una avenida, 350mil por una autopista, y entre 450mil y un millón por enfrentamientos con la GNB y/o la PNB, o algún muerto, eso si, avisan primero para que estén las cámaras. Dinero que no les sirve de nada cuando al incendiar una moto de la GNB se prenden fuego ellos mismos y saben que después del hospital van a parar a la cárcel, o cuando los videos de las actividades muestran las caras de los actores principales y los busca el SEBIN. Recuerden: después están solos, porque nadie les va a ayudar. Ah, y no hay paga.

Todos estos hechos terroristas o violentos tienen sus autores intelectuales, financistas y ejecutores. Los tarifados los asumen a todo riesgo, pero los otros tratan de pasar desapercibidos. Sin embargo, muchas veces el largo brazo de la justicia divina les alcanza y ya tenemos muchas pruebas de ello. Mientras tanto, los Borges, Guevaras, Tintoris, Pizarros, Floridos, Allups, Requesens, Paparonis, Guanipas, Capriles, Falcón y muchos otros en la insepulta MUGRE, tratan de lavarse las manos como Poncio Pilatos por muertes que su irracionalidad antidemocrática ha provocado. Recuerden por qué está preso el monstruo de Ramo Verde. Ellos tienen las manos manchadas de sangre, de sangre del noble, bravío y valiente pueblo venezolano.

El Papa sigue haciendo llamados al diálogo y a la paz, pero para la oposición “eso es inaceptable, el Papa se volvió Chavista”; sufrieron una nueva derrota en la OEA, aún sin que estuviésemos presente, pero eso no lo dicen; Uruguay aceptó la invitación del gobierno para que integre las mesas de diálogo, pero ellos no lo aceptan; se llamó a una Constituyente Popular para que el pueblo decida, ellos lo llaman fraude. Sin importar lo que haga el gobierno, ellos lo que quieren es que Nicolás les entregue el poder al que no han podido ni podrán acceder, porque no tienen pueblo. Siguen con la cantaleta de la victoria de la AN del 2015, por cierto circunstancial, y ven con terror como la desperdiciaron con tanto fracaso y metida de pata. ¡Despertaron al chavismo!

Mientras ellos sigan llamando a las marchas PUPUTOV, a defecar en la vía pública, a  que las mujeres muestren sus senos y sus nalgas, seguirán la vía del abismo. Nosotros llamamos a la paz, la concordia y a la constituyente. Allá quienes prediquen la violencia porque por sus obras los conoceréis y el pueblo ya conoce a sus verdugos.

 

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad     –     Twitter: @luissemp

No olvides compartir en >>


á