Entreveo (Enrique Parra) | noticiaaldia.com | Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia

Entreveo (Enrique Parra)

Enrique Parra

El Artículo 348 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es el soporte constitucional incontrovertible, con el que el Presidente Maduro en Consejo de Ministros tomó la soberana decisión de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, motivado desde la ética y la política para abrir la ruta segura hacia el reencuentro, el reconocimiento, el entendimiento, el dialogo nacional y la paz donde protagonicen los intereses sociales diversos, la diferenciación multiétnica y pluricultural y la pluralidad política en la construcción de la necesaria integración democrática, como amalgama social.

Se trata entonces, de convocar todos desde la ética el dialogo civilista, con la concurrencia de la diversidad de sectores sociales e intereses nacionales, con el objetivo de restaurar el espacio público. Ello es posible solo a través, del dialogo superior y la toma de decisiones democráticas, en función de la organización equitativa y justa de la sociedad capaz de garantizar a cada quien, a cada sector, a cada territorio alcanzar racionalmente sus intereses patrios. En consecuencia, estamos obligados a concebir la Democracia provista de valores y normas, que aseguren la cohesión social a nivel de las interrelaciones ciudadanas, determinadas por la diferenciación y la integración social respecto del sistema político.

Ahora bien, celebrar un dialogo nacional, universal, libre y democrático entre todos los sectores que definen nuestra identidad societaria, en el seno de la máxima instancia político-jurídica (Asamblea Nacional Constituyente), para allanar y transitar el camino de la Paz, a partir, de la reflexión de los intereses de cada ciudadano, de cada sector, de cada organización en la consecución del entendimiento común, publico, político en el logro de la integración social expandida, amplia, incluyente de las mayorías para la sana convivencia democrática en la nación; es consustancial a la naturaleza del ambiente político que exige el desarrollo del ejercicio político-institucional, en los gobiernos con democracias auténticas. En razón de lo afirmado, la iniciativa Presidencial libre, constitucional, soberana, popular, participativa y protagónica, legítima y democrática de invocar al Poder Constituyente en Venezuela frente a tentativas fascistas, debe que ser reconocida, promocionada y recomendada por los demócratas del mundo.

Lo contrario sería, una posición obstinada y tozuda de impotencia política, para imponer un sistema político desprovisto de Libertad, Justicia e Igualdad; donde se extinguirían los valores: Independencia, Paz, convivencia democrática, tolerancia, soberanía, dignidad, autodeterminación e inclusión social.

No tengo dudas que en esa deleznable coyuntura, colapsarían los espacios públicos imposibilitando el pacto social imprescindible para la Paz; el país se haría ingobernable y el caos sociopolítico se impondría. Dicha conjetura afortunadamente, es indeseada por la mayoría del Pueblo Venezolano, que es esencialmente demócrata, libertario e incluyente.

Considero pertinente y ajustado al debate nacional en pleno desarrollo, citar al nonagenario Sociólogo francés Alain Touraine: “La democracia no es una meta en sí misma; es la condición institucional indispensable para la creación del mundo por parte de actores particulares, diferentes entre sí pero que producen en conjunto el discurso nunca completado, nunca unificado, de la humanidad.”

Soc. Enrique Parra

[email protected]

No olvides compartir en >>


á