El estremecedor relato de la profesora Ingrid Rangel que se viraliza en la red

LO QUE OCULTA EL REGIMEN
Relato de la cruda realidad

Esto le sucedió a la Profesora Ingrid Rangel hoy en su clase:

” No sé cómo compartir esto que voy a contar, pero es preciso porque se tienen que enterar, el mundo debe saberlo =( Hoy Katiusca C., una de mis estudiantes, de 18 años, me narró lo que a continuación leerán:
“Profe, estudio en las mañanas comunicación social en la Universidad Santa Rosa, y ayer las tanquetas de la GNB rodearon la universidad y no nos dejaban salir. Los estudiantes decidimos pararnos al frente para protestar porque no nos dejaban ir a la marcha, quisimos subir a la Cota Mil; en ese momento empezaron a reprimirnos con bombas lacrimógenas y comenzamos a gritarles a los militares ‘¡Basta!, solo queremos salir, no podemos respirar por los gases’ Yo junto con un grupo de estudiantes que estábamos más cerca de los militares, los encaramos para pedirles que por favor dejaran de lanzar tantas bombas contra la universidad. En ese momento uno de los funcionarios se nos acercó con el arma en la mano y me tomó del pelo, me empujó y caí al piso donde me golpeó las piernas, yo no sentía el dolor, profe, solo rabia, mucha rabia y comencé a insultarlo, a gritarle que me soltara, que dejara de golpearme. Mis compañeros hombres se acercaron y se interpusieron; uno de ellos le gritó al militar: ‘¡CDM! ¿no ves que es una mujer? Déjala, maldito, ya la golpeaste, ya está en el piso, ¿qué más quieres, matarla?’ Profe, yo le gritaba al militar ‘Basta, si quieres mátame, pero basta!’ Y mi compañero le dijo: ‘¿Por qué no peleas como un hombre, de frente? Pégame a mí, no a ella.’ Ay, profe, y ahí mismo, el militar le respondió: “¿Tú te la tiras de alzaíto? Ahí te va lo tuyo para que la sigas defendiendo” y acto seguido le pegó cinco (05) tiros a mi compañero, a mi amigo, y cayó al lado mío en el piso. Gritamos pidiendo auxilio, los periodistas de Televen intentaron pasar a ayudarnos, también los de Venevisión, pero solo dejaron pasar a los de VTV. Como pudimos lo llevamos al puesto de emergencia más cercano, pero el médico nos dijo ‘No puedo hacer nada, muchachos, llegó sin signos vitales.’ Lo peor profe, fue ver la noticia en el canal 8, que muchos de nosotros esperábamos, porque ellos nos entrevistaron y en la entrevista les narramos lo que le estoy contando, les dijimos que todos tenemos derecho a protestar, porque estamos luchando por una mejor Venezuela. ¿Y sabe qué apareció en las noticias de VTV? “Herido un estudiante por faltarle el respeto a un oficial.” Esto no es justo, profe, no es justo.” Todo esto me contó K., entre lágrimas, con un llanto como de un niño pequeño cuando llora porque no es atendido por su madre. Sin consuelo, sin palabras para calmar ese corazón. Le dije que luchara con el sentimiento de rechazo y odio y me respondió: “¿Profe, cómo quiere usted que yo no odie a esos malditos, que nos están matando? No entiendo cómo hay gente que todavía apoya a este gobierno.”

Acto seguido, el salón se quedó en silencio, mientras yo me levanté de mi lugar a consolar. Un horror que no vi en un periódico, que no me lo dijeron por Whatsapp, Twitter, Youtube y menos por radio o televisión. Me lo contó mi alumna, mi estudiante, hoy, en mi clase… Laureano Márquez lo dijo ya: “¿En qué momento los venezolanos nos volvimos tan malos y tan feos?” Mi corazón llora, sangra, aunque en la fachada usted solo vea a una señora de mediana edad que sale todos los días a dictar su clase y en los ratos que puede, publica sus comentarios en las redes. Lloramos por dentro, nos desangramos, nos desgarramos. Vivimos días históricos, imposible ser neutrales. Yo no puedo.” QUE siga este mensaje rodando y llegue a todas partes DEL MUNDO.. IMPOSIBLE OLVIDAR

No olvides compartir en >>


á