Cinco secretos que envuelven la vida de Jackie Kennedy

Foto: Agencia

Jacqueline Lee Bouvier, quien fue esposa del presidente John F. Kennedy, murió un 19 de mayo de 1994 a causa de un linfoma en etapa avanzada. De clase alta, físico atractivo y buena educación, Jackie conquistó el corazón del mandatario más joven de Estados Unidos.

El carisma en público y su estilo impactaron a la sociedad de los años 60. Ella era un modelo a seguir y, a pesar de las fechorías de su esposo, así como la pérdida de dos hijos, siempre se mantuvo como una mujer fuerte.

Pareciera que su vida fue de ensueño; sin embargo, algunos secretos envuelven su vida. Estos son algunos de ellos.

1. En 1951 se graduó como Bachelor of Arts en literatura francesa y poco después fue fotógrafa indagadora en el The Washington Times-Herald, donde debía realizar preguntas al público en la calle, para después colocarlas en el impreso. Durante las dos últimas décadas de su vida, Jacqueline Kennedy Onassis tuvo una carrera como editora de libros.

2.El libro These Few Precious Days: The Final Year of Jack With Jackie asegura que la primera dama sabía de los romances extramaritales de su esposo; sin embargo, prefería pasar de largo las relaciones, pues no representaban peligro alguno.

A pesar de esto, siempre se supo de una rivalidad con la actriz Marilyn Monroe, quien sí representaba una amenaza a su reino de perfección. El relato cuenta que a los 36 años, la diva de Hollywood estaba atravesando por una crisis y creía que debía ser algo más que un símbolo sexual. Al parecer, el papel de segunda esposa del jefe de Estado era el que más le sonaba. El periodista revela que Peter Lawford, cuñado del presidente, tenía conocimiento de una llamada que la aspirante a primera dama le hizo a la titular para ponerla al tanto de sus intenciones: “Marilyn, genial que te cases con Jack. Vendrás a la Casa Blanca, asumirás mis responsabilidades y todos los problemas serán tuyos”, le habría respondido Jackie impasible. Evelyn Lincoln, secretaria del mandatario, expresó que en ese matrimonio no había amor: “Cuando se casaron él era un político que quería ser presidente y para eso necesitaba una esposa”.

3.El vestido Chanel rosa que vistió el día en que asesinaron a Kennedy se encuentra en un lugar confidencial, donde los Archivos Nacionales (NARA) lo mantienen bajo vigilancia y climatizado para que no sufra deterioro.

Momentos después del asesinato, Jackie no quiso quitarse el vestido manchado con la sangre de su esposo hasta la madrugada del día siguiente, cuando regresó a la Casa Blanca. Caroline Kennedy, su heredera, tomó la decisión de que la prenda no se puede exhibir hasta el 2103.

4. Pese al distanciamiento oculto del matrimonio Kennedy, el 35 Presidente de los Estados Unidos valoraba el capital social y el pedigrí que ella le aportaba a su administración y más con el auge de la televisión.

“Era un modelo de primera dama porque brillaba en la escena pública, representando con estilo al país en el exterior. Su belleza, combinada con su porte y el exquisito gusto para vestirse, la hicieron una creadora de tendencias”, comentó a FUCSIA Barbara Perry, biógrafa de los Kennedy. “Prendan las luces para que el público la vea”, pedía el presidente. De hecho, las últimas palabras que le dirigió a su esposa en Dallas fueron: “Quítate las gafas oscuras, Jackie”.

5.Dicen las malas lenguas que se acostó con William Holden, uno de los actores más cotizados de la época, en la misma cama en que Kennedy había hecho de las suyas con Monroe; y que sedujo a Gianni Agnelli, fundador de la fábrica de automóviles Fiat. Pero ningún romance habría sido tan ilícito como el que tuvo con su cuñado Robert Kennedy, luego del asesinato del presidente. “Un día que fui a ver a Kennedy, todas sus oficinas estaban vacías. Caminé hasta su despacho y vi la puerta entreabierta. Adentro, en el sofá, Jackie estaba sentada en sus piernas, de frente, y abrazada a su cuello”, reveló Kenneth McKnight, uno de los asesores del político.

Agencias

No olvides compartir en >>


á