Pedrito, el prodigio que fascinó al Pollo Brito: “Con el cuatro hasta la muerte” (Fotos+Video)

Pedro (Pedrito) José Landaeta González

El cuatro, ese de cuerda pulsada, protagonista de la música venezolana, enamoró con su peculiar afinación a un pequeño de cabello rubio y ojos azules de tres años que veía fascinado, a través de un televisor, a algún cuatrista del país tocar el instrumento que formaría parte de la cotidianidad de este oriundo de la Costa Oriental del Lago (COL) cinco años más tarde.

Pedro José Landaeta González tiene hoy 11 años y su talento en la ejecución de distintas tonadas en el cuatro nace de un oído musical que se desarrolló por su familia paterna, músicos de ocasión que en improvisación, bajo una mata del patio de la casa familiar, amenizaban los encuentros mientras Pedrito, inquieto y curioso, descubría los distintos sonidos de la música.

Este estudiante de sexto grado es el menor de los cuatro hijos de Zaida del Carmen González y Freddy Landaeta, de sus hermanos Francisco, Zaimar y María, él y esta última son los músicos de la familia que vive en una humilde vivienda con techo de zinc en Ciudad Ojeda.

Sus padres, con esfuerzo y trabajo duro, persisitieron en apoyar a su hijo en su fascinación por el cuatro, sorprendiéndolo con uno cuando el “Niño Jesús”, llegó a casa para regalarle su primer instrumento a los 3 años. A los 4 ingresó al Kinder Musical del Sistema Nacional de Orquesta, núcleo Lagunillas, pero no fue hasta los 8 años cuando se dedicó a hacer del cuatro, su vida.

Siempre extrovertido y pesistente, Pedrito buscó perfeccionar su técnica de día a noche. Fernando Bermúdez, un joven estudiante de música de la Unica y profesor del Sistema, apoyó al niño hambriento de conocimiento que iba más allá de las clases de la fundación, retándose diariamente a tocar gaitas, joropos y temás más complicados de ejecutar en el cuatro.

“Yo llegaba del colegio rápido y me iba sin comer, con el estómago vacío. A veces me iba con lluvia, con sol, caminando hasta el núcleo, y yo lo hacía porque yo sabía que algún día algo tenía que aparecer”, relata Pedrito.

Fernando Bermúdez y “Pedrito”

El esfuerzo valió la pena. Hoy Pedrito acaricia el instrumento como un profesional con años de trayectoria. Su talento le valió la selección en una audición del Sistema, en Lagunillas,  donde compitió con más de 500 músicos juveniles pertenecientes a esta institución por un viaje a Europa.  Tocando Pajarillo, con un arreglo de su autoría, deleitó al jurado que lo seleccionó como el único cuatro que irá a esta gira por España, Rusia y Holanda junto a 17 niños más, el 15 de mayo, para demostrar el talento naciente en tierras venezolanas por catorce días.

Zaida del Carmen, su madre, contó a NAD en la intimidad de su hogar, que Pedrito “desayuna, almuerza y cena” con el cuatro. “Si no toco no me va bien en el día“, le dice su hijo antes de empezar la maratónica jornada que lo mantiene entre el colegio y el Sistema de lunes a lunes. “Él no se cansa del cuatro, a veces hay que regañarlo en las noches porque llega de ensayar y quiere seguir tocando. Se pone a ver videos y práctica, nunca se aburre de él”, cuenta su progenitora.

Su pasión y técnica al tocar el cuatro despertaron el interés del cantante zuliano Helvis Rangel, que un día se acercó al núcleo donde el niño pasa la mayor parte del tiempo, buscando al “catirito de ojos azules” por recomendación de una amiga: “Mirá, ¿vos sois Pedrito?”, dijo Rangel cuando lo vió, “sí”, respondió Pedrito, “¿vos y que tocai cuatro?”, continuó, el adolescente afirmó con la cabeza, “pa’ ve'”, le dijo Helvis. Y allí, Pedrito, cautivó a Rangel.

Un video del niño llegó al Whatsapp de Rafael “El Pollo” Brito, gracias a Helvis, y de inmediato quedó fascinado con la destreza de este talentoso citojense, publicando el clip en su cuenta de Instagram, donde logró más de 33 mil reproducciones. Un encuentro se organizó al día siguiente, 24 de marzo, cuando el famoso cuatrista llegó a Maracaibo en la víspera de su concierto “Entonados”, y ante la prensa zuliana, Pedrito y El Pollo se conocieron.

Desde entonces, en 10 días este carismático niño ha conseguido en su Instagram (@pedrito6673) más de mil seguidores de Venezuela y fuera de ella, que auguran para él los mejores éxitos. Helvis, quien ahora se ha convertido en su manager, lo invitó para hacer el cuatro de su reciente sencillo como solista, “Mi tierra”, y esta colaboración, la primera musical de Pedrito, saldrá al público próximamente.

“(Pedrito) Tiene una manera de tocar increíble, limpia. Yo creo que él va a hacer que todos los niños de Venezuela sean seguidores de esta música. La tecnología se ha adueñado de nuestros niños y los han apartado, y él cambió la tecnología por el cuatro“, expresó Rangel sobre el niño.

“Con el cuatro, hasta la muerte. El cuatro es mi vida”, dice Pedrito. Cuando le preguntamos hasta dónde quiere llegar con el cuatro, respondió: “Lo que Dios quiera. Que sea Dios quién me guíe”. A Pedrito le gustaría ser ingeniero petrolero y músico. En diciembre dirigió por primera vez a la orquesta de la COL durante el tema “Venezuela”, así que la dirección orquestal “como Dudamel”, tampoco la descarta.

La historia de “Pedrito” Landaeta González es otro reflejo del talento nativo que fluye en las venas del venezolano, aquel que con un joropo comienza a zapatear; ese que hace de lo desafortunado, un chiste; aquel que hace de su “hermano” a todo el paisano que se consigue en las calles. Personas prodigiosas rodeadas de los lagos, montañas y sabanas que cubren Venezuela.

Lea también: ¡Púyalo! Con 11 años Pedrito sorprendió al Pollo Brito por su habilidad con el cuatro (Videos+Fotos)

Noryelín Faría

Videos y fotos: José López

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á