Al sicario no le importó el bebé recién nacido para asesinar al comerciante en La Lago: Cicpc maneja el ajuste de cuentas

Sin piedad alguna un sicario asesinó de un disparo certero en la frente al comerciante Juan Andrés Morillo Hiriarte, de 44 años, cuando llegaba a su local, ubicado en la avenida 3C de la Lago, diagonal a la Plaza Yépez.

Transcurrían las 8.10 de la mañana cuando Juan entró al estacionamiento de su local, ubicado en la parte posterior. Venía en compañía de su secretaria y del hijo de ésta. Se bajó con el bebé en sus brazos y se encontró de frente con su verdugo.

Éste sujeto, aún por identificar, sacó un arma que traía en su cintura y apuntó al comerciante, encargado de la Ferretería Morillo. La mujer comenzó a dar gritos y le pidió que no le hiciera nada al niño, mientras que Juan le comentó que no estaba armado.

Sin embargo al delincuente no le tembló el pulso y le disparó con frialdad en la cabeza al comerciante. Le asestó un disparo en la frente y después de verlo caer con el niño al piso, salió del establecimiento y huyó en una moto que lo esperaba.

Lo auxiliaron

Los trabajadores del local que esperaban la apertura del mismo, socorrieron a Juan y lo embarcaron en su camioneta Ford Explorer color verde, placas GBG07U, y lo trasladaron hasta la Emergencia del Hospital Coromoto de Maracaibo, donde murió a los pocos minutos de su ingreso.

En el centro de salud sus familiares manifestaron desconocer las causas del hecho, sólo dijeron que fue abordado por un sujeto que le disparó en la cabeza.

El pequeño también fue llevado hasta ese centro asistencial, donde se determinó su buen estado de salud, ya que sólo presentó puros raspones.

Aseveraron que la víctima no tenía enemigos y tampoco problemas, para señalar a alguien.

Las investigaciones

Cerca de las 9.30 de la mañana llegaron al sitio los expertos en criminalísticas del Cicpc, para colectar evidencias en la camioneta y en el lugar del hecho.

Los sabuesos entrevistaron a algunos testigos presenciales, entre ellos a un carpintero que estaba cerca y a la secretaría de la ferretería, quienes observaron cuando llegó el sicario para dispararle a Juan.

Por los momentos manejan el ajuste de cuentas en este crimen, aunque no descartan que este hecho pueda dar un giro de 180 grados y el móvil pueda ser declarado como pasional.

Fotos: José López

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á