Sueños posibles: ¿Quién escribe el guión de nuestras vidas? (Josué Carrillo)

Josué Carrillo

Tantos anhelos en secreto. Deseos interiores. Proyectos que guardamos,celosamente, de las miradas ajenas como una Cábala, como un conjuro de la buena suerte. Siempre hablo de mi, creyendo conocerme, les suelto uno de ellos: después de los 40 años, siempre quise ser maestro de escuela, profesor de liceo o de la universidad. Varios intentos ni siquiera pasaron de ser una emoción, un brinco en el pecho al leer los carteles donde se solicitaba docentes. Me sentía siempre con un curriculum pobre ante tanta gente que acumula más diplomas que años.
Hoy, que estoy cerca de mis 56, soy profesor. La Universidad Nacional de la Seguridad (UNES) ha confiado en mi, ha creído o visto una cantimplora llena de experiencias en el mundo policial y de la comunicación que bien podría compartir con sus dicentes. En realidad han sido muchos años como reportero de sucesos y, otros tantos, en la jefatura de una Unidad de Medios policial y, frente a la redacción de Nad. Así entonces, me han encargado tres secciones en las materias de Comunicación y Análisis Crítico del Discurso. Como era de esperarse, mis alumnos son policías y detectives investigadores a quienes debo animar por el humanismo considerado en todas las academias policiales como “paja”. En eso estoy.
Me resta exponer la pregunta que contiene el título de este articulito y su relación con los sueños posibles. Vuelvo a hablar de mi. Soñé dar clases y el tiempo ha llegado. Soñé hacer un periodismo libre, atrevido y ese periodismo hago. Soñé a mis hijos grandes, fuertes y así son ellos. No sé ustedes, en veces siento que mi vida es un guión, que paso por situaciones programadas en una historia asignada, soy un actor de un drama, de una comedia y, vosotros, amigos lectores, sois el público que aplaude, que disfruta o lamenta mis desaciertos y que, tal vez, un muy tal vez, cuando baje el telón y se acabe el libreto podrían extrañarme, sentir mi ausencia como cuando ya en la sala de la casa no está la mecedora de la abuela, ni la abuela, ni sus abrazos con olor a manzanilla.
¿Quién ha escrito mi guión de vida? ¿Es una obra que comienza por el final? ¡ Que susto! Si estas preguntas tienen respuestas! Josué Carrillo

No olvides compartir en >>


á