Puerto Rico vive un sueño gracias a los “Rubios del béisbol”

Foto: AFP

Los “Rubios del Béisbol”, como bautizaron los aficionados de la isla al equipo de Puerto Rico que tan buen paso lleva en el Clásico Mundial de béisbol, mantienen paralizado a un país que está viviendo una de sus peores crisis económicas, y hasta de identidad nacional.

Con un gran béisbol, la novena boricua, cuyos integrantes se tiñeron el pelo de rubio para este torneo, se clasificó invicta a las semifinales del torneo, que jugará el lunes contra Holanda en Los Ángeles.

La fiebre del béisbol ha sido tal, que el contagio del pelo rubio se ha extendido por toda la isla, donde miles de personas lucen cabelleras amarillas, incluyendo periodistas, animadores de televisión y otras personalidades de la farándula.

En cada evento que se realiza surge una mención de felicitación al equipo nacional, y la expresión de júbilo que soltó el receptor estrella Yadiel Molina cuando el equipo venció a Estados Unidos en la segunda fase para clasificar a Los Ángeles, se ha hecho viral en las redes y pintadas en los muros: “Puñetas”, se lee y se escucha por doquiera.

El cantante de salsa Gilberto Santa Rosa, durante su actuación este fin de semana en el Teatro Tapia, en la obra “Atrácame Más”, escrita y dirigida por el comediante cubano Alexis Valdés, felicitó al equipo provocando aplausos de los asistentes.

Este domingo durante la celebración del Día Nacional de la Salsa en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, varios cantantes felicitaron en vivo al equipo de Puerto Rico.

Aunque los “Rubios del béisbol” se encuentran en California, se mantienen conectados a lo que acontece en la isla al enviar un saludo en video a la decenas de miles salseros, a través de la pantalla gigante del estadio.

El equipo boricua compartió un video en el que cantan a coro: “Actívate boricua, yo voy a ti” para unirse a los asistentes del Día Nacional de la Salsa.

La orquesta El Gran Combo de Puerto Rico sorprendió cuando de momento se quitaron las camisas, y debajo tenían una camiseta color rojo con el nombre y números de los jugadores, lo que provocó un sonoro aplauso que estremeció el estadio por varios minutos.

El Día Nacional de la Salsa parecía más un partido de béisbol, ya que la vestimenta oficial de los asistentes fueron las camisas, polos, gorras y camisetas del equipo de Puerto Rico.

La fiebre del Rubio
La actuación del equipo puertorriqueño en el Clásico ha representado una gran inyección económica para la isla en un momento de profunda crisis financiera.

Las peluquerías han hecho su agosto con los tintes de cabellos, y las tiendas especializadas de deportes han visto agotadas la compra de gorras y camisas con los nombres y número de los jugadores boricuas.

“Ayer sacamos cientos de artículos de béisbol de Puerto Rico y en menos de dos horas los vendimos todos”, dijo una vendedora de una tienda especializada en Plaza de Las Américas, el mayor centro comercial de la isla.

Debido a la escasez de souvenirs, decenas de seguidores están entrado a la página oficial de Mayor League Baseball para comprar los artículos.

La demostración del equipo en el Clásico ha sido clasificado por muchos como un alivio momentáneo ante la crisis que económica que vive el país, y el resentimiento nacional por la intervención directa de la Junta de Control Fiscal designada por el Gobierno de Estados Unidos a fin de sanear las finanzas para evitar la bancarrota del gobierno local.

Muchos comparan este fiebre con la que surgió cuando la pelea boxística entre Félix ‘Tito’ Trinidad y Oscar de la Hoya en la década de 1990, y más reciente, durante el partido por la medalla de oro que ganó la boricua Mónica Puig en los Juegos Olímpicos de Rio-2016.

AFP

No olvides compartir en >>


á