¡No te quedes en el misionero! Seguro no has probado la posición del ‘pulpo’ ni la de ‘las cataratas del Niágara’

Foto: Agencia

El misionero, la vaquera, el perrito o la flor de loto, son posiciones básicas de una sesión de sexo, y algunas de ellas prometen un orgasmo seguro. Pero a veces es bueno salir de la zona de confort y arriesgarse a experimentar con posiciones que inciten al erotismo y la magia de lo desconocido. Tu cuerpo es un mapa de sensaciones listo para descubrir, pero pocos se arriesgan a explorarlo. Se tú quien incentive la misión. Aquí hay algunas posiciones candentes que pondrán a prueba tu pudor, elasticidad y sensualidad.

Niagara Falls

Ponte de rodillas frente (con el grifo de frente) en una tina que ya está llena de agua caliente. Levántate hasta que tu cuerpo quede cerca de la salida de agua, luego inclínate hacia adelante y recárgate en la pared o en los lados de la bañera para mantener el equilibrio. El agua caliente relaja tus músculos y el roce del agua te hará descubrir una sensación que seguro querrás repetir. Si no tienen tina en casa, ir a un hotel será aún más hot.

Head Over Heels

Comienza por inclinarte sobre tus rodillas y cruza los brazos sobre una almohada frente a ti (para amortiguar los codos). Pon tu trasero al aire y descansa la cabeza sobre tus brazos, apoyando en el suelo si es necesario. Dile a tu chico que se pare detrás de ti y levante tus piernas tomándolas de los tobillos hasta que tu cuerpo esté casi perpendicular al suelo. Mantén las rodillas dobladas y que él te penetre por detrás. Parece cansado, pero la penetración es tan profunda, ¡que vale la pena!

Sofa Spread-Eagle

Párate al borde de un sofá, cama, o de dos sillas, con las piernas muy abiertas. Coloca a tu chico parado sobre el piso frente a ti. Ajusta tu postura (doblando las rodillas ligeramente si es necesario) para que tu chico pueda deslizarse fácilmente entre tus piernas y sus pelvis se encuentren – luego muevan sus cuerpos juntos para sentir la felicidad-.

The G-Force

Acuéstate sobre su espalda y jala las rodillas al a altura de tu pecho. Pide a tu chico que se arrodille frente a ti, tomando firmemente tus tobillos entre sus manos. Dile que te penetre empujando hacia adelante desde las caderas. ¿Quieres tener más placer? Pon tus pies en su pecho y pídele que se aferre a tus caderas -esto va a darle un control extra y le permitirá sumergirse aún más lejos-.

Electric Slide

Recuéstate en la cama o en el piso boca abajo, con las piernas estiradas y ligeramente separadas. Tu chico debe sentarse justo detrás de tus glúteos (entre tus muslos) con las piernas delante de él y sus manos a ambos lados del cuerpo para apoyarse en ellas. Él debe se inclinarse hacia atrás en un ángulo de 45 grados con respecto a su cuerpo para que pueda unir sus genitales con los tuyos. Mientras se mece hacia adelante y hacia atrás, cierra un poco tus piernas para lograr un ajuste perfecto. Descansa sobre tus codos con los brazos al frente para hacer palanca.

The Octopus

Haz que su chico se siente en el suelo con las manos recargadas en el piso detrás de él. Dile que abra las piernas y doble ligeramente las rodillas. Manteniendo tus manos apoyadas en el suelo, ponte sobre su regazo, frente a él, y levanta las piernas para que tu pierna derecha se apoye en su hombro izquierdo y tu pierna izquierda en su hombro derecho. Háganlo bien se verán como una criatura lujuriosa de varios brazos.

Cosmopolitan/Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á