Luís Beltrán Prieto Figueroa: Maestro de luz infinita, de verbo liberador y visión transformadora (Ramón Alí Soto Parra)

 

Ramon Ali Soto Parra

Hijo de la isla de azul y viento, como el mismo la denominó, el Estado Nueva Esparta, específicamente nació en La Asunción. Loreto y Josefa fueron su padre y su madre. El maestro Luís, inagotable caminante, soñador incansable, luminoso visionario, hombre de valores férreos y convicción profunda. La primera vez que vió el brillo de la vida fue el 14 de marzo de 1902.

Con principios firmes y planteamientos leales a la justicia, vivió plenamente tomando de la mano la esperanza, su vocación por el estudio y la enseñanza le permitieron escribir muchos libros formidables como: La nueva escuela en Venezuela, El concepto del Líder, La magia de los libros, el maestro como líder, Tejer y destejer, Joven Empínate, El Estado docente, Verba mínima, Del tradicionalismo a la modernidad, entre otros tantos. Sostuvo por muchos años su columna impresa Pido la palabra, en la que analizaba con pedagogía política diversos temas.

Comenzó a realizar el ejercicio de la pedagogía, con tan solo 18 años de edad, su lucha por las reivindicaciones del magisterio venezolano fueron constantes, cotidianas. Fue el primer presidente y fundador de la Federación Venezolana de Maestros. Dictó conferencias y cursos en la Habana, Cuba, en Santiago de Chile, Guatemala, Panamá, Costa Rica. Formó parte de las organizaciones internacionales con relación a la enseñanza y el aprendizaje. Fue

profesor de la Universidad de Costa Rica, reconocido por la Unesco como Maestro de América por su noble y loable labor.

Al entablar una conversación sobre Prieto Figueroa con quienes lo conocieron vemos en los ojos de ellos alegría y un agradecimiento a la vida por permitirle conocerlo, nos han comentado que siempre fue vertical, soñador, nos cuentan además que siempre tenía una respuesta oportuna a situación, sin importar la circunstancia en la que estuviese, permanentemente mantenía un pensamiento sabio, que brotaba de la cima de la altísima montaña intelectual.

Estuvo al lado, como amigo y compañero de luchas del destacado y admirado poeta Andrés Eloy Blanco, en las filas de la naciente Acción Democrática, luego formó parte del MEP, Movimiento Electoral del Pueblo, fundador al lado del médico zuliano Jesús Ángel Paz Galarraga, en cuya tesis política nos propone la búsqueda de “Un hombre nuevo, superior en sabiduría y bondad” en una Patria Soberana. Para ello, decía ser fundamental Maestros bien formados, para formar buenos venezolanos, porque “el país será lo que sus Maestros quieren que sea” Su paso por el Congreso Nacional fue significativo para aprobar leyes para cumplir con el trabajo de modernizar la educación venezolana. Fue candidato presidencial dos veces, en 1968 y en 1978, apoyado por el Mep. Muy particularmente amigos lectores, creo que si Prieto Figueroa hubiese sido Presidente de la República se habría alcanzado el triunfo en cuanto a la transformación educativa-cultural, no me queda alguna duda sobre eso.

Su enriquecido planteamiento educativo, indudablemente es uno de los más avanzados, su ideal de progreso lo convierte en un

paradigma de educador, de persona, de político, con “P” mayúscula.

Me llena saber que en San Francisco, Estado Zulia, se le rinde un merecido y permanente homenaje al colocarle el nombre a la primera biblioteca municipal, lo aplaudo. Ha de servir como referente para los jóvenes, porque al gran Maestro hay que leerlo, conocerlo. Siempre estuvo con la frente en alto, con ética, con honestidad, llevando la bandera del estudio y la enseñanza.

Hoy y siempre es recordado Maestro, su palabra de luz como dijo el cantor del pueblo Alí Primera, es nuestra guía para avanzar en el campo educativo. Era un Poeta, el viejo Prieto era un Poeta cargado de “orientalidades “, diría mi amigo y también poeta Freddy Bermúdez.

Vengo de un pueblo

De cristalina estirpe

Y voz rasgada

Vengo de un pueblo azul

De mojada cintura

Y mano dura

Nací como se nace

Entre la sangre

Crecí como se crece

Entre objetos y hombres

Que sirva su palabra para forjar el espíritu de los que sueñan..!

No olvides compartir en >>


á