Los riesgos de usar una red pública de internet

Casi todos han aprovechado en alguna ocasión la disponibilidad de una red WiFi pública, con el fin de realizar una búsqueda más rápida o, simplemente, para no consumir el plan de datos del dispositivo móvil. Hoy en día, es muy común conseguir señales abiertas en hoteles, centros comerciales, aeropuertos, restaurantes, entre otros espacios; siendo éste un servicio muy apreciado por los clientes. Sin embargo, el uso continuo de estas conexiones puede generar situaciones de alto riesgo, tanto para el usuario como para el negocio que ofrece esta facilidad.

María Carolina Rojas, gerente de operaciones de Linio, explicó que, al estar en una conexión de lugar público, es posible que un tercero capture la información que el usuario esté manejando en su laptop, tablet o celular. Por ello, recomienda que, al usar conexión libre, se tenga especial cuidado con el tipo de información que maneja en ese momento.

La gran mayoría de estos puntos de acceso público a internet no piden contraseña, y casi todos ellos son susceptibles a que los hackers o ciberdelincuentes, ingresen y se apoderen de lo que el usuario hace mientras permanece conectado, sin darse cuenta.Para un delincuente informático, interceptar datos como claves de acceso a redes sociales o información financiera, le puede generar grandes beneficios al poder acceder a cuentas bancarias, o información sobre lugar de residencia o de trabajo de otras personas, por ejemplo.

¿Qué debemos hacer?

Una primera recomendación, es que, al conectarse a una red abierta, se debe evitar, ingresar al correo personal o a otras plataformas, donde puedan guardar datos sensibles, como números de cuentas bancarias, contraseña de redes sociales, detalles de la tarjeta de crédito y compras en línea; así como cualquier otra actividad que implique exponer información crítica. También es importante, puntualizó Rojas, utilizar direcciones seguras, porque de lo contrario, al dar información sensible, a través de una página web, se puede correr el riego de ser copiada o robada por alguna persona dedicada a este delito.

La gerente de operaciones de Linio expresó que una conexión segura se puede identificar, ya que al navegar en cualquier explorador aparece un candado amarillo en la barra del URL (dirección electrónica). Adicionalmente, las direcciones de las páginas web que contienen https://(Hyper Text Transfer Protocol Secure por sus siglas en inglés), son zonas seguras para navegar.

Usualmente, las redes de sitios públicos son más inseguras que una conexión de oficina o casa. Al enlazarse en una red abierta, no se puede identificar quién más está conectado a ella, explicó Rojas.

Recomendaciones sencillas que pueden hacer la diferencia

-Evitar los enlaces sospechosos, lo cuales constituyen uno de los medios más utilizados para direccionar a las víctimas a sitios maliciosos.
-No acceder a sitios web de dudosa reputación. Hay que ser cuidadoso con mensajes promocionales “excesivamente atractivos”.
-Mantener actualizado el sistema operativo y las aplicaciones. Es importante tener en cuenta que los paquetes más recientes en software suelen ser menos vulnerables.
-Descargar aplicaciones sólo desde sitios web oficiales.
-Evitar el ingreso de información personal en formularios dudosos.
-Aceptar sólo contactos conocidos.
-Evitar la ejecución de archivos sospechosos.
-Utilizar contraseñas fuertes. Mientras más complejo sea el password, más difícil será para un hacker adivinarlo.

Agencias

No olvides compartir en >>


á