José Ferrer: “Al tocar un instrumento siento satisfacción a plenitud” (Ramón Alí Soto)

Ramón Alí Soto

 

La atractiva rítmica, el envolvente golpe de tambora lo invitó amablemente a interesarse en la percusión. Su abuelo Alirio Ferrer, quien era un ejecutante del cuatro, fue quien le hizo su primer instrumento: Un taburete de cuero, y  quien le enseñó lo básico en cuanto al golpe de tambora.

Nos cuenta José Javier Ferrer Fernández nacido el 20 de Junio de 1980 mejor conocido en el mundo artístico como “Pokemón”, calificativo que le pusiera un percusionista amigo en alusión a la serie de videojuegos japonesa, término que viene de la contracción  del Pocket monster que significa “monstruo de bolsillo “, nada que ver con este  zuliano aunque, a decir verdad, es un verdadero monstruo en la tambora , como se les dice en el argot artístico a los que se destacan en algún campo, que su amadísimo abuelo lo llevaba a la “piedrita” una base de concreto de un antiguo poste de electricidad, cerca de su casa ubicada en el sector Amparo acá en la ciudad de Maracaibo. Allí comenzó todo.

Siente un agradecimiento profundo por Helen la vecina que lo cuidaba, a ella le debe el enseñarle a cambiar las manos al tocar, para tener mayor destreza al ejecutar el instrumento de madera y cuero, La tambora.

Comenzó en el ambiente gaitero con  Natali Show donde estuvo desde el 1988 a 1992, conjunto del colegio Natalicio del Libertador, ubicado en Sierra Maestra en el municipio San Francisco, dirigido por Omar Acedo Valero. Al año siguiente, 1993 entra a las filas de Las Espiguitas del Padre Vílchez, hombre que llegó a San Francisco en 1953, nacido en los Puertos de Altagracia, para convertirse en un gran benefactor, haciendo grandes aportes a la cultura, al deporte y a la educación.

Por su excepcional capacidad  y su increíble talento ha tenido la oportunidad de pertenecer a grandes agrupaciones de nuestra reina del folclor, aprendiendo y aportando, pasando a lo largo de los años por las filas de la Dinastía Gaitera, Maragata, Happy Gaita, Gran Coquivacoa, Cardenales del Éxito, Somos. Encontrándose actualmente con los Gaiteros de Molero, y siendo además el baterista de un formidable cantante de la Costa Oriental del Lago como lo es Ronald Borjas.

Ejecuta muy bien todo lo relacionado con la percusión, la tambora, la charrasca, las maracas, no sólo en los géneros que nos identifican como región occidental, también ejecuta muy bien lo latino, la salsa, el merengue.

Siente una profunda admiración por Ricardo Aguirre, Astolfo Romero, Renato Aguirre, Eudomar Peralta, Humberto Sánchez, Buddy Rich, Vinnie Colaiuta, Steve Gadd, Jojo Mayer, Oscar D’ Leon, Ilan Chester, Luís Quintero, José Luis Quintana (changuito), Giovanny Hidalgo, no solo es amante de la música tradicional, siente un gran aprecio por otras expresiones de distintas partes del mundo.

Considera que es fundamental ser constante, disciplinado  para llegar al éxito, por lo cual les exhorta a la nueva generación que se preparen, y  tengan  en su cotidianidad la constancia, la disciplina y la dedicación.

Con su infinita devoción mariana, cada año graba con Los Chiquinquireños, al acercarse el mes de octubre siente que lo arropa la divina fragancia y la mística esencia, la emoción y la pasión por estar de nuevo sintiendo la zulianidad pura, en una noche de amor, luz y pétalos.

Grabó en unos de los temas más emblemáticos del 2005 para acá, una bonita creación de Beethzart Acosta, La promesa, acompañando a Caibo a hacer buena música que nutre el alma. Participó además en el video de Voz Veis “Una noche común y sin corriente” en el año 2010, producción que ganó un Grammy Latino. Certificándolo como ganador. En el 2014 fue ganador de la distinción Tamborero del año, por el Festival de la Gaita “Homenaje a Luís Oquendo Delgado”. En el año 2016 fue quien ejecuto la tambora en la grabación de la gaita ganadora “Para mí” de la pluma del cabimero universal Neguito Borjas, con la UDG La universidad de la gaita, en el Festival “Homenaje a Tito Delgado”

En varias oportunidades le hemos expresado nuestra admiración, José Ferrer es un magnífico instrumentista, gran músico, mejor amigo. Con un estilo único y una destreza magistral, desde su alma vibrante sigue alegrando a todos a través de la percusión, destacándose cada vez más.

 

 

 

 

No olvides compartir en >>


á