Estudiante mexicano de la Nasa realizará viaje simulado a Marte en EE.UU.

Obsesionado por “alcanzar las estrellas”, un joven mexicano, estudiante e investigador de la Nasa, participará en la primera tripulación latinoamericana de un viaje de simulación a Marte, una misión en el desierto de Utah con la que espera construir “puentes para la paz” en vez de fronteras.

“Me llena de orgullo poder portar la bandera mexicana en esta expedición” organizada por la Mars Society del 29 de abril al 17 de mayo, dijo en conferencia de prensa Yair Israel Piña, estudiante de física de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Este chico moreno y atlético de 20 años espera que esta misión, en la que participan otros cinco científicos de Perú, Colombia, Argentina y Costa Rica, lo propulse a bordo de la primera misión tripulada real al planeta rojo que la agencia espacial estadounidense espera realizar hacia 2030.

“Para caminar entre las estrellas primero debes aprender a caminar en la Tierra”, comentó el estudiante y también miembro del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, cuyas investigaciones se centran en un protocolo para la medición en tiempo real de radiación en ambientes marcianos.

“Marte es un planeta que tiene una atmósfera muy delgada, entonces no es posible proteger a los astronautas de la radiación. El daño que pueden tener los astronautas es inmediato si no se monitorea de manera adecuada”, explicó el joven.

La misión de Piña surge en momentos en que su país atraviesa una crisis diplomática con su vecino Estados Unidos por la insistencia del presidente Donald Trump de erigir un nuevo muro fronterizo pagado por México, además de querer imponer políticas económicas proteccionistas.

“Se podrán hacer muros, pero nuestro compromiso es hacer puentes para la paz y el amor”, subrayó.

– “Un gran paso” –

Piña, cuyo abuelo sembró en él la pasión por la astronomía, se dijo “orgulloso” de su logro, aupado por “la fe de querer alcanzar cada vez más las estrellas”.

“Quizá para mí es un pequeño paso, pero un gran paso para todo México hacia lo que buscamos para la exploración espacial”, añadió, en una metáfora de la célebre frase del astronauta Neil Armstrong tras ser el primero en pisar la Luna: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

La misión análoga pretende replicar las condiciones a las que los astronautas se enfrentarán en Marte y se llevará a cabo en un área del desierto de Utah -sureste de Estados Unidos- con un hábitat, vehículos y trajes espaciales similares a los de la misión real.

“Vamos a estar enclaustrados en el desierto, encerrados, en aislamiento y con sus reservas: poca agua, poca comida para simular todas estas condiciones”, incluso las bajas temperaturas del planeta rojo, lo que demandará “desgaste físico y psicológico muy fuerte”, comentó el chico ante una tupida delegación de periodistas.

Así, desde ya se somete a un entrenamiento que incluye carreras diarias de hasta 10 km y una dieta especial.

En octubre pasado, Piña fue aceptado como estudiante-investigador en la Nasa gracias a su trabajo en el desarrollo de materiales con propiedades termoluminiscentes y sensores activos para la medición de la radiación en el espacio.

AFP

No olvides compartir en >>


á