El gobierno español impulsa legislación para adecuarse a normas antidopaje

Imagen Referencial

El gobierno español dio luz verde este viernes al decreto-ley que servirá para realizar controles y pruebas que se realicen bajo los estándares de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), actualizando la normativa existente para responder a la exigencia internacional.

La AMA dictaminó en marzo de 2016 que la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) no cumplía con el Código Mundial Antidopaje por la falta de adecuación de la legislación española.

Esto se tradujo en la suspensión del laboratorio de control de dopaje que usaba en Madrid la AEPSAD.

Los continuos retrasos de la agencia a la hora de adaptar su legislación -que justificaba con el particular escenario político por el que atravesaba el país, con un Gobierno en funciones- le valió una sanción de 10 meses por parte de la AMA.

Con la aprobación de este proyecto de ley, España está en disposición de revertir la declaración de “no cumplimiento” con el citado Código Mundial dictaminada por la AMA.

En cualquier caso, el texto tiene que ser todavía aprobado por el Parlamento para convertirse en ley.

Entre las reformas más significativas, destaca la duración de las sanciones por dopaje, que pasarán de dos a cuatro años.

Las sanciones económicas también caerán sobre cualquier persona que participe, aun de forma secundaria, en casos de atletas dopados, lo que incluye a doctores, entrenadores y directores de equipo.

Además, el límite de años de suspensión para los acusados por dopaje aumentará de 8 a 10 años.

En este sentido, la semana pasada la AMA denunció que no se habían hecho controles antidopaje en el fútbol español durante casi un año.

A diferencia de otros deportes en los que las federaciones internacionales sí se hicieron cargo de llevar a cabo controles rutinarios, la FIFA y la UEFA rehusaron hacerlo en España.

La AMA, además, fue uno de los organismos que el pasado junio ganó un juicio contra el doctor Eufemiano Fuentes, acusado de destruir 211 bolsas de sangre que formaban parte de una red de dopaje.

Este proceso judicial fue una de las razones por las que se considera que Madrid perdió su candidatura olímpica para 2020.
AFP

No olvides compartir en >>


á