El paseo de un periodista hacia la Guajira que culminó en una crónica sobre el “Bachaqueo” de combustible

La Troncal del Caribe da luces a una “desesperada” carrera de resistencia del contrabando de combustible con todo y  los esfuerzos del gobierno nacional para erradicarlo con la recién inaugurada estación de servicio en Paraguachón para la venta de gasolina a Colombia

Señalar a los culpables es un secreto a voces a pesar que la pena y el temor se perdió, pues lo que se había traducido en un sustento para el pueblo wayuu se ha extendido a otros estratos de la sociedad.

Ante lo que parecer un resurgir de ese contrabando surgen ciertas interrogantes: ¿los bomberos de las estaciones de servicio también forman parte de la cadena contrabandista?, ¿Cómo surten varios vehículos con un mismo chip?, ¿Quién fiscaliza los expendios de combustible? ¿Si se trata de una guerra en contra del país no deberían utilizarse fuerzas especiales en las zonas fronterizas?. ¿Cómo los contrabandistas sortean tantas alcabalas y hacen llegar el combustible a Colombia con todo y el cierre de la frontera?.

Los pocos que se atreven a hablar aseguran que la “legalización” de venta de combustible a Colombia ha reavivado el “bachaqueo” y aumentado el precio del punto  (20 litros de gasolina) que asciende a 9.000 bolívares.

En la vía, se observan los carteles que cotizan el galón (3.7 litros) desde los 1.400 hasta 2.000 bolívares, mientras mujeres y niños hacen señas a los carros en plena Sinamaica, dónde la carencia de empleo obliga a la población a subsistir a punta de gasolina.

El río Limón también se ha convertido en guarda custodio del delito, arrastrando a la Laguna “mafias armadas” conocidas como “pimpineros”.

A plena luz del día los boleros cobran su “mascada” mientras que los efectivos militares se hacen de la vista gorda, retratar el momento de corrupción se vuelve complicado cuando en las alcabalas te meten la lupa hasta en el tubo de escape, para hacer creer que hacen su trabajo.

“Cómo vamos a hablar de turismo en la región, si aquí se han levantado mafias armadas dedicadas al bachaqueo. Esa es la razón que vivamos estas realidades. La corrupción está en todo su esplendor y pareciera que hablar de eso pasó de moda”, aseveró Alirio Castillo.

Los pobladores aseguran que toda forma parte de una componenda.

“Las ampliaciones que han hecho de la carretera en los mangles es para solapar a los bachaqueros. La vialidad le ha ganado terreno a la vegetación bajo el argumento de que exista un canal de emergencia, para evitar el congestionamiento por la cola”.

 

El grupo familiar se dedica a la venta de combustible en plena carretera.

Jovenes y niños han dejado la escuela por dedicarse a la venta de gasolina

Los botellones de agua se han convertido en la medida estándar para la cotización de gasolina

La exhibición del contrabando está a plena luz del día

En los centros poblados es común ver la venta de combustible puesto que tampoco hay estaciones de servicio.

Se ha vuelto normal la venta “improvisada” de gasolina en Sinamaica.

Mientras más cerca de la frontera sea la venta, más alto es el precio de la gasolina.

Mientras más cerca de la frontera sea la venta, más alto es el precio de la gasolina.

Mientras más cerca de la frontera sea la venta, más alto es el precio de la gasolina.

El Gobierno ha hecho ampliaciones en la carretera que sirven de paradero para los contrabandistas

La Troncal del Caribe ahora tiene tres canales desde La Tigra hasta el Puente sobre el río Limón.

Andrés Boscán/Fotos Rafael Bastidas

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á