¡Un abrazo! (Joaquín Chaparro 0.)

Joaquín Chaparro 0.

Enero de 2017, será un mes muy movido por grandes conmociones sociales, económicas y políticas. Los primeros días marcarán el rumbo del país, el 06 de Enero siempre histórico, para mí, es el día de mi cumpleaños, que cumpliré bajo un ambiente político y social convulsionado, explosivo y peligroso. Al respecto, les hago un breve balance del 2016: el régimen, no libero los presos políticos, nos metió en una inflación cercana al 900%, una inseguridad indescriptible, un desempleo abominable, nos robo la comida, nos robó el Revocatorio, nos robó la navidad, nos robo la felicidad, nos quitó los billetes de Bs. 100 y los de 500 no aparecen, nos robo el derecho al voto, pero por favor estimados lectores, no permitamos que esta vez nos roben las elecciones regionales y locales.

Por esas razones a los 61 años de edad, vuelo como un halcón para aportar mis ideales y mis acciones políticas para contribuir a superar esta peligrosa crisis, ya que, me siento profundamente emocionado para cambiar este país, como cuando besé a mi madre Elba por primera vez, siendo apenas un niño.

Todo ha sido extraordinario y no tengo nada de que arrepentirme, con ganas de volver hacerlo todo de nuevo y compartirlo con los que me rodean, un montón de amigos y muchos conocidos. He sido un afortunado, un luchador social toda mi vida muy inquieto y constante, disciplinado, vertical en mis decisiones, un padre y amigo ejemplar, buen hijo, buen hermano, buen esposo, buen vecino, sobre todo un soñador y solidario con los seres humanos. Me motiva reinventarme todo los días.

Hace un buen tiempo me puse a escribir, me senté frente a una computadora vieja e hice de ella una trinchera de lucha donde desarrollo mis propias batallas y comencé a transitar un camino con la gente que me lee, que me escucha y que me ve en la calle. Actúo sin callar lo que pienso y mucho menos guardar silencio de lo que pasa en Venezuela, que se traduce en un espacio reconfortante, lleno de desafíos y de esperanza para el pueblo venezolano.

Siento la necesidad de agradecerles a todos los que me han ayudado y debajo del ajetreo debe existir una alta conexión con la gente. Vamos pues, a asegurarnos de tomar algún tiempo para disfrutar la magia del fin de año. Un abrazo Fuerte, bien apretado. Especialmente a los periodistas que me respetan mi forma de pensar y me publican sin ningún tipo de censura. Bueno, me encontré con todo eso y mucho más. Por eso, quiero agradecer en este fin de año a todos aquellos que me inyectan su sangre nueva e inquieta…

Pero una vez más, mil gracias a todos por su respeto y solidaridad. Nos vemos en el 2017, si Dios quiere. Un fuerte abrazo para todos de su gran amigo..‎.

No olvides compartir en >>


á