Aumenta a 13 los cadáveres hallados en fosas comunes en Ureña

Foto: Diario Los Andes

Foto: Diario Los Andes

A 13 aumenta el número de cadáveres encontrados en el sector de La Mulata, municipio Pedro María Ureña, en donde ayer en la tarde proseguían las labores de búsqueda por parte de las autoridades, que lograron dar con el lugar donde estaban enterrados. La información fue aportada por un presunto paramilitar que habría hecho referencia sobre el asesinato, a finales del pasado año, de varias personas por cuestiones de rivalidad entre bandas.

Este hecho criminal ha causado consternación y la zona se mantiene bajo control policial y militar, con la finalidad de prestar seguridad al personal que desde el pasado lunes, a eso de las seis de la tarde, comenzó a trabajar y ya en la noche habían recuperado las primeras siete víctimas.

Zona caliente

Pese al gran despliegue por parte de las autoridades, ni en la zona, ni en los despachos policiales fue posible conocer información oficial sobre el caso. Tan solo se confirmó que durante las primeras acciones, fue localizada una fosa común en medio de una zona boscosa, donde se encontraron los restos de siete personas.

Se explicó que el sitio exacto es conocido como  Los Tanques, en La Mulata, municipio Pedro María Ureña, cerca de una trocha que conduce a territorio colombiano, concretamente al sector de San Faustino, Departamento Norte de Santander, que es conocido por ser centro de operaciones de grupos irregulares.

“Es una zona candente, donde opera la guerrilla y los paramilitares, y constantemente se producen enfrentamientos y asesinatos que tienen que ver con diversas actividades de frontera que van desde la rivalidad por el dominio de la zona; así como el contrabando, tráfico de droga, extorsión y otros delitos”, comentó un funcionario que solicitó no ser identificado.

Se disculpó ante el periodista por no aportar mayores detalles, aduciendo que no le está permitido declarar sobre el caso y que esto corresponderá a los jefes policiales, una vez que se tenga una información clara y definitiva sobre lo ocurrido.

Trece víctimas

No obstante, a pesar de las limitaciones, comentó que en un primer momento se logró ubicar una fosa común, donde encontraron los restos de siete personas, entre las cuales se presume, hay una mujer. “Se ha dicho cosas inexactas sobre esto, que aparecieron amordazados o con las manos amarradas a la espalda, pero nada de esto es cierto, porque se trata tan solo de huesos de vieja data, que están pendientes de una identificación”, aclaró el funcionario.

También dijo que en el sitio hallaron algunos pedazos de tela y pequeños objetos que serán analizados para tratar de establecer si tienen relación con la matanza. Ayer, en otra fosa, cercana al lugar donde fueron encontrados los  primeros cadáveres, se localizaron los restos de otras seis personas, en iguales circunstancias a los anteriores.

Solo hemos encontrado cráneos y partes óseas, de manera que se aplicarán técnicas especiales de antropología forense para tratar de establecer quiénes son los fallecidos. Las labores de desentierro estaban a cargo de funcionarios del Eje Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, que tenían previsto el traslado, en primera instancia a San Cristóbal, para experticias forenses y de ser necesario, enviarlos a la División de Antropología en Caracas.

Un detenido habló

Pese al silencio de las autoridades, transcendió que se tuvo conocimiento sobre el dantesco hecho, por la detención de un presunto paramilitar que fuera ubicado en la zona por efectivos del Ejército venezolano, que efectuaban labores de patrullaje y vigilancia fronteriza. El sujeto fue considerado por su comportamiento como sospechoso y por eso fue arrestado. Durante los interrogatorios reveló aspectos del múltiple crimen y ofreció ayuda a las autoridades para localizar a las víctimas. De esta persona no se suministraron detalles por lo delicado del asunto.

Concretamente, este hombre hizo referencia a la desaparición de varias personas, tanto en territorio venezolano, como en el lado colombiano, y aclaró que estaban muertas, por cuanto en el mes de diciembre pasado fueron asesinadas con tiros de gracia y enterradas en fosas comunes. Entre los fallecidos nombró a “El Wilches”, “Cara e’ tinaja” y “La pájara”,  presuntos integrantes de un grupo paramilitar, que fueron asesinados por miembros de una banda rival.

Los militares pasaron la información inmediatamente a la autoridad policial, concretamente al Cicpc de Ureña, que de inmediato se trasladó al lugar y asumió las investigaciones. Al promediar el día de ayer, fue encontrada otra fosa común con los restos de otras seis personas.

Pese a que ayer en la tarde se retiraron las primeras comisiones, un funcionario explicó que  las operaciones en el sector se mantendrán para tratar de establecer si hay otras víctimas enterradas en fosas comunes.

Una mujer y un adolescente

Entre los seis cadáveres localizados ayer en la zona de La Mulata, en Ureña, estarían el de una mujer y un adolescente, según se presume en el ámbito investigador. “Encontramos seis osamentas, pero a una de ellas le falta el cráneo”, comentó uno de los funcionarios presentes en el lugar.

Al sitio se trasladaron comisiones del Ejército Nacional Bolivariano, Guardia Nacional, Ministerio Público, Policía Nacional Bolivariana, Politáchira, Cicpc, Instituto de Ciencias Forenses y Protección Civil, entre otros organismos que tomaron parte en las operaciones que desde el punto de vista policial fueron comandadas por los comisarios Marcos José Rojas, director estadal del Cicpc; Héctor Gámez Carrero, jefe del Eje Contra Homicidios; y Nelson Páez, jefe de la subdelegación de Ureña.

Diario Los Andes

No olvides compartir en >>


á