Los guardianes de los zulianos durante el fin de año

foto

Comandante Orlando Suárez, Oficial Yudaly Chirinos y Dr Ender Hernández. Foto: Valeria Landazabal

31 de diciembre, día de unión familiar, cena y celebración por un solo motivo: despedir el año viejo y recibir uno nuevo junto a los seres más queridos. Pero no para todos es así, hay quienes a las 12.00 de la noche se encontrarán en sus trabajos para prestar sus servicios a los ciudadanos.

Si bien el fin de año es una fecha para pasarla en familia, hay quienes por sus trabajos y profesiones se ven imposibilitados de compartir ese anhelado abrazo familiar en un día tan especial como este.

Tal caso puede observarse en la salas de emergencias de los hospitales y clínicas en donde hay médicos y enfermeras que se encargan de velar por la salud de los pacientes que puedan llegar a la sala de urgencias.

También está el caso del Cuerpo de Bomberos en donde un amplio equipo permanece en guardia para atender cualquier eventualidad que pueda presentarse antes, durante y después del “cañonazo”.

Y sin dejarlos atrás, están los cuerpos policiales que se encargan de resguardar la seguridad ciudadana en las calles de Maracaibo, y quienes en horas de guardia deben cumplir las labores a las que fueron encomendadas.

Conozca por Noticia al Día tres personajes que estarán lejos de su familia este 31 pero con una alegría en su corazón por estar prestando los mejores servicios a la población maracaibera.

El doctor Ender Hernández, ginecólogo obstetra del Hospital Central de Maracaibo, expresa que el 31 de diciembre a pesar de ser un día en donde desearía pasarla en familia, su deber como médico va más allá que un simple deseo.

“No puedo negar que desearía pasar el 31 con mi familia pero esta responsabilidad es un trabajo que amo y que me hace estar comprometido con las personas”, manifestó.

Hernández agregó que este sería su segundo año haciendo guardia en el hospital ya que el año pasado recibió el cañonazo en plena sala de parto con el nacimiento de dos niños.

“En esos momentos la tristeza de no estar con la familia se opaca ante la sonrisa de una madre agradeciendo por la ayuda prestada”, aseguró el doctor.

Comandante Orlando Suárez

Comandante Orlando Suárez

Por su parte, Orlando Suárez, comandante del Cuerpo de Bomberos de Maracaibo, expresó que en los más de 42 años que lleva de servicio en varias ocasiones le ha tocado estar en navidades y fin de año en guardia atendiendo sus responsabilidades.

“Tal es el caso del 23 de diciembre del 2006 cuando ocurrió el gran incendio en Las Playitas ocasionado por las tiendas de juegos pirotécnicos”, mencionó el Comandante.

Añadió que muchas de las veces que le ha tocado estar en guardia para esta fecha, su familia prepara la cena, la bebida y la lleva hasta el comando para pasarla junto a él y sus compañeros de guardia.

“Mi hijo también es bombero y cuando le toca hacer guardia un 31 de diciembre nos vamos a la comandancia con la comida preparada para recibir el año nuevo en familia”, comentó.

Oficial Yudaly Chirinos. Foto: Valeria Landazabal

Oficial Yudaly Chirinos. Foto: Valeria Landazabal

Por otro lado, pero en un trabajo no tan diferente, se encuentra la oficial de la Policía Municipal de Maracaibo, Yeudaly Chirinos, quien pasará su primer fin de año alejada de sus cuatro niños para prestar un servicio de seguridad a los ciudadanos.

Esta oficial asegura: “Aunque la vaya a pasar lejos de mi familia, sé que la pasaré bien porque estoy rodeada de mis compañeros de trabajo que por años he conocido”.

Chirinos resalta que en el momento del “cañonazo” los policías tienen 10 segundos para darse un abrazo, pedir un deseo y luego continuar con sus labores de seguridad.

“Estos son los 10 segundos de abrazos, sonrisas y buenos deseos”, dijo.

Así mismo, explicó que dentro de la comandancia se realiza un compartir en donde al sonar los cohetes del fin de año se unen en oración para recibir el año entrante con salud y prosperidad.

“Quienes deben trabajar el 31 de diciembre son, sobre todo, solidarios. No piensan exclusivamente en su propio bienestar, sino que están seguros que su trabajo es importante para que otros estén bien”, añadió.

Así como estas tres personas, hay cientos de ciudadanos como camilleros, farmaceutas, guardias y un sin número de personas dedicadas a prestar servicio a otros y que a pesar de no estar este 31 junto a sus seres más queridos, no se arrepienten de esa labor de llevar bienestar  y seguridad a los demás.

Foto: Valeria Landazabal

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á