Temporadistas se desplazan a Vargas para recibir el 2014 sobre la arena del mar

Con la intención de recibir el Año Nuevo de forma diferente, desde este lunes cientos de personas se han desplazado a las playas del estado Vargas en compañía de sus familiares, para darse el tradicional abrazo frente a las costas del mar y disfrutar sobre la arena de los fuegos artificiales.

Los hoteles de la zona, en especial los ubicados hacia el este de la entidad, se encuentran copados hasta el 7 de enero de 2014, con reservaciones hechas con hasta un mes de anticipación.

“Esto está demasiado lleno, todos los hoteles estamos igual. Gracias a Dios todos los años pasa lo mismo y siempre vienen temporadistas, sobre todo de Caracas, para recibir el cañonazo y el primero de enero todo el mundo para la playa”, dijo Marisol Aguilera, encargada de uno de los hoteles del Paseo Macuto.

Para quienes no consiguieron habitación y no trajeron carpas, hay también posibles soluciones para no perderse del espectáculo el cual, por lo menos en Macuto, va acompañado de música en vivo y karaoke.

“Aquí cuando no hay hotel, hay quienes alquilan carpas y hasta las venden. La gente la pasa muy bien y mucha gente se viene para acá para huir del estrés caraqueño”, comentó Alexander Suárez, vigilante de uno de los hostales.

Para Tamaira Salazar, habitante del 23 de Enero, en Caracas, es primera vez que pasa la noche frente al mar. “Quise salir de la rutina de la ciudad y agarrar el año nuevo en la playa para quitarme las malas vibras que pudiera haberme dejado el año pasado”, sonríe.

También de Caracas, Belkys Niazoa cuenta: “el año pasado la pasé aquí y esto fue espectacular. Esa vez me traje a mi esposo y este año nos trajimos a toda la familia para que compartamos esto que algo fuera de serie”.

Proveniente de Guatire, estado Miranda, Alix Niño dijo: “no pensé jamás recibir el año frente al mar hasta que mi hija se entusiasmó y nos vinimos para acá, para Macuto. La pasamos tan bien que este año repetimos”.

“Estoy desde ayer en la playa y ya hemos hecho amistad con gente que viene de los Altos Mirandinos, de Guarenas, de los Valles del Tuy, de Los Teques. Esto es de verdad divertido y algo que nadie debería perderse. Este tipo de infraestructura turística que combina pequeños hoteles y servicios frente al mar debería repetirse en todo el estado Vargas”, dijo José Pereira, habitante de Charallave.

Eustaquio Rojas, proveniente de Petare, estado Miranda, dice tener 10 años consecutivos recibiendo el Año Nuevo en Vargas. “Me gusta mucho venir para acá porque hay paz y tranquilidad. Me traje a mi esposa y aquí la pasamos muy bien”.

Finalmente, Karina Ibarra, destacó que le ha parecido todo “muy tranquilo; esto es definitivamente un escape de la rutina de pasar el 24 y 31 metidos en casa. Me costó conseguir hospedaje, pero vale la pena. Desde ayer estuvimos hasta tarde en la playa y observamos seguridad policial, vigilancia y todo muy organizado”.

AVN

No olvides compartir en >>


á