Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte

cañada 319x300 Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte

Eliasib Dareliz Ocampo Vilchez tenía 18 años y fue asesinada la tarde de ayer junto a su pareja en la Cañada de Urdaneta

Eliasib Dareliz Ocampo Vilchez recién cumplió en mayo 18 años y tenía un mundo por delante que quería vivir a plenitud. El amor la atrapó hace un mes luego de conocer a Antonio Parra (24), pero la muerte los sorprendió ayer a las 4.00 de la tarde en el sector El Rosado del municipio La Cañada de Urdaneta, la tierra de su pareja. Un pistolero bajó de una moto y los acribilló.

La tragedia sorprendió a familiares de los novios, pero más aún, a los de Antonio Parra, a quien le mataron a su padre, Antonio José Parra Rincón (53), el pasado 6 de enero por la noche en el sector La Guajira de esa misma población y bajo la misma modalidad del sicariato. Uno de sus amigos, de nombre Santiago Enrique Hernández Urdaneta (27), también murió en esa balacera. Ambos iban a bordo de una camioneta F-150.

Los investigadores del CICPC presumen que el doble crimen ocurrido ayer fue producto de una venganza protagonizada por una banda criminal que opera en La Cañada de Urdaneta. Sin embargo no descartan un posible desenlace pasional.

Esta mañana familiares de Eliasib Ocampo, a quien la llamaban cariñosamente “La China”, explicaron que la joven vivía en casa de un tío en el sector Los Robles de Maracaibo y salió de allí a la 1.00 de la madrugada del domingo. Su novio Antonio fue a buscarla, lo que le produjo un disgusto a Ronald Vilchez, tío de Eliasib.

La hermosa chica gozaba de mucha libertad y no residía con su madre en el barrio Rafael Urdaneta del municipio San Francisco. Era una muchacha muy alegre, tranquila, a quien le gustaban las fiestas pero también estudiar. Uno de sus parientes comentó frente a la morgue forense de Maracaibo que Eliasib entraría el próximo mes a la extensión de la Unefa ubicada en San Francisco. Tenía planificado estudiar Administración de Aduana, aseguró el informante.

“Ella llamó por teléfono el domingo en el día y dijo que estaba bien, con su novio Antonio, que no se preocuparan”, explicó su pariente.

Entrando la noche recibieron la funesta noticia de su muerte. Antonio Parra murió dentro del auto Ford Fusion que conducía y ella minutos después de ingresar al Hospital General del Sur de Maracaibo. Testigos aseguraron que cuando llegaron los asesinos el joven escogía un CD de música. El vendedor, al parecer, resultó herido, pero las autoridades no lo han confirmado.

La muerte de esta pareja en este nuevo sicariato ha estremecido a la población de La Cañada de Urdaneta. No menos de 15 personas han sido asesinadas por pistoleros que se desplazaban libremente en motos sin que hasta la fecha se haya producido alguna detención. Se espera que el Eje contra Homicidios del CICPC esclarezca de una vez por toda todos esos homicidios.

cañada2 161x300 Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte

Antonio Parra (24), novio de Eliasib Dareliz Ocampo Vílchez, y a quien iba dirigido el atentado

Noticia al Día

 

 

facebook Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte9twitter Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte4google Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte0pinterest Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte0linkedin Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte0stumbleupon Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte0print Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerteemail Quería ser una profesional y pagó con su vida amar a un joven sentenciado a muerte