Prostitutas de Zúrich abandonan la calle para trabajar en ‘garajes del sexo’

prostitutas en la calle 1 297x300 Prostitutas de Zúrich abandonan la calle para trabajar en garajes del sexoLas prostitutas de Zúrich trabajarán a partir del próximo lunes en “garajes del sexo” situados en la periferia de la ciudad, con el objetivo de eliminar la prostitución callejera en el centro de la ciudad, poder protegerlas y controlarlas mejor.

Los conocidos como “sexbox” tienen la apariencia de garajes y se instalarán en una zona industrial que estará señalizada con un paraguas rojo, un símbolo conocido especialmente en la Europa del este para señalizar las zonas de prostitución.

Los clientes, que sólo podrán acceder en vehículos y solos, aparcarán en ellos sus vehículos y contratarán sus servicios entre las siete de la tarde y las cinco de la mañana.

Esta medida forma parte de la revisión de la Ley sobre la Prostitución, ratificada en referéndum por la ciudadanía de Zúrich en marzo de 2012 y que entró en vigor a principios de este año.

El área es una especie de avenida en forma de bucle rodeada de vegetación y adornada con guirnaldas luminosas, y la velocidad máxima será de diez kilómetros por hora.

Tras entrar en el lugar, los clientes podrán negociar con unas 30 o 40 prostitutas prestaciones y tarifas, para pasar posteriormente a uno de los nueve garajes o a uno de los dos cubículos más pequeños que se han instalado para los clientes que prefieran salir de su vehículo.

Estas once cabinas, con un aspecto similar a los lavaderos de coches, están equipadas con duchas y sanitarios, y también con un botón de alarma para el caso de que la prostituta se sienta amenazada.

Además, las prostitutas, que deberán ser mayores de 18 años y solicitar una autorización especial del ayuntamiento, contarán con un pabellón donde podrán descansar, ducharse o recibir asistencia de forma permanente de un ginecólogo o psicólogo.

La policía municipal vigilará que no haya altercados y controlará a los clientes agresivos.

Sin embargo, con la finalidad de preservar la intimidad y la discreción de los clientes, no habrá vigilancia por vídeo ni presencia policial permanente, sólo controles esporádicos.

A partir de la apertura de estos lugares de encuentro, sólo quedarán autorizadas dos zonas dentro de la ciudad para ofrecer servicios sexuales en las calles, una en el sureste, cerca de una autovía principal, y la segunda en el barrio de Niederdorf, en el casco antiguo.

Uno de los objetivos de la iniciativa, que las prostitutas han visto con buenos ojos al considerar que estarán más protegidas que en la calle, era eliminar la prostitución de la céntrica avenida Sihlquai, junto al río Sihl, una zona residencial y de negocios por el día y que por la noche se transformaba en una especie de “barrio rojo”, donde incluso había atascos de madrugada.

La prostitución es legal en Suiza y lo habitual en sus grandes ciudades es que haya zonas acotadas donde las profesionales del sexo, previamente registradas, pueden ejercer su trabajo.

EFE

pinit fg en rect gray 20 Prostitutas de Zúrich abandonan la calle para trabajar en garajes del sexo