Ya es hora… (Néstor González)

DSC00117B reasonably small 220x1601 Ya es hora… (Néstor González)

Néstor González

En realidad espero, que lo que quiero decir sea entendido e interpretado desde la verdadera percepción y la óptica de un periodista común.

Nosotros los comunicadores sociales, al igual que otros profesionales, desarrollamos en función de lo que hacemos, una percepción particular ante los eventos que se originan en cualquier escenario, sin embargo, en la comunicación social no escapamos a la posibilidad de no acertar, pero con toda responsabilidad y respeto por todos, me atrevo a asegurar, que el oficio que los periodistas realizamos, proviene de la misma raíz originaria y de la necesidad de vivir tan  vital como saber lo que pasa a nuestro alrededor desde que nacemos, por lo tanto, como dice el refrán, en todo caso, sino la ganamos la empatamos.

En tal sentido, la intención no es juzgar nada ni decir que descubrimos el agua tibia, solo que, ante una situación como la que nos esta  afectado a todos y todo en nuestra ciudad, como lo es el bendito bachaqueo, que hasta solo de nombrarlo choca, vemos como pasan y pasan los días y sigue ocurriendo lo mismo con el mayor descaro por quienes realizan este delito.

Lo peor aún es, que ya ha tomado dimensiones que sobrepasan el concepto de la salud pública, el ornato de nuestro estado y el desagrado visual de ver, como en nuestra ciudad ocurren cosas, como permitir que estos sujetos,  cuelguen sus chinchorros a la vista de todos como si se tratara de una gran aldea, donde no existen sanciones ni el respeto por nadie y que además, el “desconocimiento” por parte de quien comete el delito, sea el factor que permite que éstos sigan cometiéndolo,  porque, aparentemente, y que no saben lo que hacen.

He visto como reuniones van y reuniones vienen y la situación se mantiene; recientemente escribí en relación a este tema, donde a demás de sostener que no es nada sencillo, me pareció que la comunidad organizada debiera formar parte junto a las autoridades que manejan la situación y se integren al equipo de respuesta ejerciendo la inteligencia social y la contraloría social.

Resolver los problemas desde una perspectiva socialista, y por demás aplicar justicia, indudablemente que marca la gran brecha de diferencia entre el capitalismo y una sociedad socialista frente a un  asunto como este, sin embargo, la presencia de la autoridad del Estado quien debe ejercerla con justicia, sin que me quede la menor duda, debe formar parte del conjunto de fórmulas que hasta ahora se han implementado.

Existen mecanismos, y esto lo sabemos y lo hemos visto todos, donde la coerción persuasiva, planificada, indudablemente  envía un mensaje de mayor peso a quienes comenten el delito, porque se trata de un delito, y a su vez impediría, que sean ciudadanos contra ciudadanos quienes se vean en la necesidad de medirse ante una calamidad que perturba la tranquilidad de la mayoría.

Sabemos de innumerables pruebas de cómo el gobierno y la comunidad organizada, han dado muestras de logros que han sido producto de la organización y planificación honesta y firme.

Finalmente pues, ante todo esto confieso que todo este gran experimento socialista que ya casi camina solo, se ha visto frente a pruebas de mucha mayor envergadura y que ante lo inevitable de haber tenido que enfrentarlas, los catorce años de abrirse paso en medio de tantas vicisitudes, son el aval que nos dice que el sacrificio igualmente esta en ese conjunto de normas que establece el derecho, por lo tanto, lamentablemente para quien comete un delito aún desconociendo la ley, es decir! Hay, pero yo no sabía!   Pues, no está exento de su sanción.

Néstor González

pinit fg en rect gray 20 Ya es hora… (Néstor González)