Fue noticia en mayo de 2012: La muerte los sorprendió en el nidito de amor: Una habitación de motel, media botella de ron, cuerpos que se amaron… y la desgracia

Humberto Gascón y Aisneidy Fermenal fueron encontrados muertos en una habitación del Hotel La Cascada. Al parecer los gases del vehículo asfixiaron a la pareja. “Se hicieron los tres llamados para que abandonaran la habitación y no respondieron… al entrar los encontramos muertos”, contó un encargado de mantenimiento del hotel.

El hallazgo se realizó a las 10:00 de la mañana de este miércoles en la habitación 20

Un hombre y una mujer fueron encontrados muertos -ayer a las 10:00 de la mañana- dentro de la habitación 20 del Hotel La Cascada, en San Félix. En la pieza no había elementos que evidenciaran que la pareja sufriera una muerte violenta.

El hallazgo fue realizado por el personal de La Cascada, luego que a los usuarios de la habitación se les agotaran las horas de uso reglamentario y no respondieron a los llamados para desalojar la pieza. Según el registro del hotel, la pareja ingresó a las 7:19 de la noche del martes.

“Son seis horas de uso, pero como era de madrugada no se les pidió que desocuparan. A las 7:00 de la mañana se les hizo el primer llamado, a las 8:00 el segundo y a las 9:00 el tercero. A las 10:00 se entró a la habitación”, explicó Javier Izquierdo, encargado de mantenimiento.

Al entrar se encontraron con un hombre de piel oscura y desnudo acostado sobre su costado derecho en el borde izquierdo de la cama. En el suelo -cerca del hombre- estaba una mujer. “Parecía como que estuviera saliendo del baño. Sólo tenía puesto el sostén”, comentó el trabajador.

Tras intentar “despertar” a la pareja, el personal del hotel procedió a alertar al Servicio Autónomo de Emergencias Bolívar (1-7-1). En cuestión de minutos paramédicos y funcionarios policiales llegaron al sitio. Los primeros confirmaron que ambos estaban muertos.

El Cicpc practicará pruebas toxicológicas a los cuerpos de Humberto Gascón y Aisneidy Fermenal

“Se intoxicaron”
Izquierdo contó a la Policía estadal que el carro de la pareja, un Chevrolet Corsa vinotinto, matrículas FAK-04R, estuvo toda la noche encendido y con el equipo de sonido prendido. “Al entrar a la habitación se sentía el olor a humo”, comentó uno de los paramédicos que atendió el caso.

Acotó que en la mañana el vehículo estaba apagado y el aceite desparramado en el piso, “como si se hubiera recalentado o fundido”. En el interior de la habitación, además de los dos cadáveres, había una botella de ron Cacique consumida a la mitad.

“En ambas puertas del Corsa tenía rotulado: Humberto Gascón 01. Dentro del carro, colgando en el retrovisor, había fichas de Sidor que identificaban al hombre como Humberto Gascón… tiene unos 35 años como mucho”, manifestó uno de los PEB que custodiaba la habitación 20.

La Policía científica (Cicpc) se trasladó hasta el hotel y practicó el levantamiento de los cuerpos. “Lo más seguro es que se intoxicaron con los gases provenientes de la combustión de la gasolina. Inhalaron toda la noche monóxido de carbono y murieron”, comentó un funcionario.

Explicaron que ambos cadáveres serán sometidos a exámenes toxicológicos para comprobar la hipótesis. Creen que como pararon el carro de retro y el escape daba hacia la puerta del cuarto, los gases -que son más pesados que el aire- entraron por el resquicio de la puerta y los intoxicó.

Identificada

Al final de la tarde fue identificada la joven que falleció junto a Humberto Gascón. La víctima respondía al nombre de Aisneidy Fermenal y vivía en la calle Ezequiel Zamora de Luis Hurtado Higuera, en San Félix, junto a su hijo de 5 años de edad.

Conocidos de la joven comentaron que Humberto vivía a unas 10 casas de donde vivía Aisneidy y que era padre de 2 niños, y pronto nacería su tercer hijo. “Se buscaban de vez en cuando”, contó un allegado de la pareja muerta.

Textos y fotos de Correo del Caroní
Germán Dam V.
Fotos José Leal

pinit fg en rect gray 20 Fue noticia en mayo de 2012: La muerte los sorprendió en el nidito de amor: Una habitación de motel,  media botella de ron, cuerpos que se amaron... y la desgracia