Sin categoría

El chocolatito… o “crónica de otra derrota anunciada” ( Luis Semprún Jurado)

29 6 2011 8.6.49 11 El chocolatito… o “crónica de otra derrota anunciada” ( Luis Semprún Jurado)

Luis Semprún Jurado

“Tu más alto nivel de ignorancia es
cuando rechazas algo de lo cual
no sabes nada.”
Wayne Dyer

Se acerca una nueva batalla electoral. Otra más como las tantas ya libradas, dirán algunos de los que han participado en ellas, pero la ausencia física del Comandante Hugo R. Chávez F. hace de ésta algo distinta. Sí, sabemos que se trata del enfrentamiento entre un paquetazo neoliberal, propuesto por el candidaro de la derecha retrógrada, Henrique Capriles, y la continuidad del proceso de construcción del Socialismo del Siglo XXI, encarnada por el candidato Nicolás Maduro, representando el legado y último deseo de nuestro gran líder, amigo, hermano, padre, Hugo Rafael Chávez Frías, a quién para admirarlo como el gran hombre que era, no hacía falta quererlo, porque el mundo entero estaba pendiente de su vida o de su muerte.

El “chocolatito rico”, como él mismo se llamó, el “lechuguino, petimetre, filipichín y mariposón”, como lo llamó Henry Ramos Allup, o al que “no se le conoce novia” como aseveró Teochoro Petkoff, arrancó su campaña electoral con visitas a los estados Táchira, Mérida, Falcón y Zulia, a pesar de que oficialmente ésta no debe comenzar sino el 02 de abril y durar diez días (¿qué dirá a esto el rector Vicente Díaz?), presentándose como una mala copia del Comandante. Chávez montaba bicicleta, él ahora monta bicicleta; Chávez usaba una chaqueta tricolor como la de los deportistas venezolanos, porque fue un gran impulsor del deporte, y el chocolatico usa una igual; Chávez usaba una gorra tricolor con ocho estrellas, él se ha querido apropiar del uso de la gorra; Chávez golpeaba su mano derecha abierta con el puño de la izquierda, él ahora hace lo mismo. El pueblo le grita que para una mala copia es mejor el original.

Lo que más llama la atención de esta actitud es que él, quien formaba parte del grupo de la derecha carroña que se opuso a la redacción de la Constitución Bolivariana, que luego aprobó el pueblo; que cuando el golpe de estado de 2.002 apoyó la eliminación de la palabra “Bolivariana” del nombre de la República; que se opuso a la creación de las Misiones Sociales “Bolivarianas” (porque a los pobres no hay que estar regalándoles nada, que trabajen); que se opuso al ideario Bolivariano, ahora le ponga el nombre de Simón Bolívar a su comando de campaña. Todos recuerdan dónde escondieron el cuadro del Libertador luego del golpe de estado: en un baño. Ese es su amor y su reconocimiento a Bolívar, el Padre de la Patria!

Este es el mismo personaje que al asumir su mandato como Gobernador del Estado Miranda, lo primero que hizo fue desalojar de las edificaciones del gobierno regional, todo lo que tuviera que ver con la Misión Barrio Adentro (ahora adora las Misiones) para desaparecerla; el mismo que, para que los excluidos de siempre “mejorarán” sus viviendas, les entregaba unos “vouchers” para que retiraran en las ferreterías de sus amigotes, 10 láminas de zinc, unos 100 bloques y unas pacas de cemento (más ranchos), mientras el gobierno nacional construía viviendas dignas para la clase más necesitada. Y últimamente, este mismo personaje sugirió, ante los medios de comunicación, que la familia del Gigante (como lo llamó su hija) estaba implicada en un fraude para hacerle creer al país que nuestro amado, hoy difunto guía, no había muerto en La Habana en el mes de diciembre. ¡Que falta de respeto para con toda una digna y honorable familia!

Su discurso, hoy más agresivo que nunca por instrucciones del Departamento de Estado de USA y su asesor JJ Rondón, habla de la “unión” de todos los venezolanos, pero apunta incoherentemente hacia una confrontación radical del pueblo, que hasta sus mismos aliados más cercanos han criticado vehementemente. El sabe que sus posibilidades de victoria son escasas y que sus enemigos internos en la MUGRE (trad. de MUD del inglés), como Aveledo, Ledezma, López, García, y hasta la misma Maricori, lo llevan al matadero, lo llevan a su entierro político. Ellos mismos le han tendido una emboscada política de la cual ya no tiene salida.

Opositores acérrimos como Henry Ramos Allup, Leocenis García, Luis Vicente León (Datanálisis), El Nuevo Herald, Diego Arria, Miguel E. Otero y pare de contar, vaticinan su derrota, y hasta voceros del Departamento de Estado como Roberta Jacobson, junto a personajes siniestros como Roger Noriega y Otto Reich, sindicados de tener un plan para asesinarlo y así crear zozobra en la población venezolana, saben que no tiene el más mínimo chance. Pero según ellos, “hay que estimular el voto antichavista” para que la minoría no se vea tan abrumadora.

Por otro lado, Nicolás hereda, por instrucciones precisas de nuestro querido Comandante, el trabajo de continuar construyendo el “Socialismo del Siglo XXI”, tarea nada fácil de acuerdo al mismo Hugo; el apoyo popular que éste tenía; el seguir el intento de abrir camino a un poco de justicia en un continente escandalosamente injusto. Chávez lo fue formando, preparando y capacitando porque vio en él la calidad humana, la humildad y la solidaridad necesarias para tan ardua tarea. No por eso Nicolás ha dejado de generar su propio liderazgo. Ya lo demostró con logros en su época de sindicalista; cuando era Coordinador Nacional del aguerrido Frente de Trabajadores del MVR; en su paso por la Asamblea Nacional, la Cancillería y la Vicepresidencia. Ahora es el Presidente encargado. Su verbo es tan encendido como el de los mejores oradores mundiales y su discurso es escuchado con atención por este pueblo, al que Hugo despertó de su letargo. Sí, la batalla es: la verdad, representada por tantos años de lucha de clases, leal para con el pueblo, versus la infamia, representada por la derecha carroña y retrógrada que habla de una cosa y hace otra.

Hugo Rafael Chávez Frías nos dijo el 8 de diciembre pasado en su última alocución presidencial: “Afortunadamente, esta Revolución no depende de un hombre, hemos pasado etapas nosotros y hoy tenemos un liderazgo colectivo que se ha desplegado por todas partes” y continuó:
“¿Cuántos años tienes tú de canciller, Nicolás?” – Nicolás Maduro: “Seis años y tres meses”. – Presidente Chávez: “Seis años y tres meses… ¡Cuánto, cuánto…! En cuántas situaciones, en cuántas circunstancias hemos visto, y yo en lo personal, a Nicolás, acompañarme en esta difícil tarea, allí y en distintos frentes de batalla… (sic) si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que —en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales— ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido, Es uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad para continuar, si es que yo no pudiera —Dios sabe lo que hace—, si es que yo no pudiera, continuar con su mano firme, con su mirada, con su corazón de hombre del pueblo, con su don de gente, con su inteligencia, con el reconocimiento internacional que se ha ganado, con su liderazgo, al frente de la Presidencia de la República, dirigiendo, junto al pueblo siempre y subordinado a los intereses del pueblo, los destino de esta Patria.”.

Decía Alí: “Que se callen los redobles en todos los campanarios, vamos, pues, pal carajo, que para amanecer no hacen falta gallinas, sino cantar de gallos”

Parió la patria y su fruto son millones Chávez regados por doquier. La majunchería ¡¡¡no volverá!!!

Nos escuchamos por:
Primo, hablame de Maracaibo,
Aventura 91.3 FM, Fortuna 97.5 FM, Portal Caribe 98.9 FM y Altagracia Stéreo 103.3 FM, de lunes a viernes, de 6:00 a 7:00 am
El Ojo de la Ciudad,
Mararitmo 900 AM y Fortuna 97.5 FM, de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com
Facebook: El Ojo de la Ciudad
Twitter: @luissemp

pinit fg en rect gray 20 El chocolatito… o “crónica de otra derrota anunciada” ( Luis Semprún Jurado)