Sin categoría

Violencia en estadios suramericanos causa preocupación a un año del Mundial

barrabravas21 Violencia en estadios suramericanos causa preocupación a un año del Mundial La muerte de un adolescente en Bolivia en un partido de la Copa Libertadores 2013 y los destrozos causados al estadio Centenario de Montevideo en otro juego, dispararon las alertas por los reiterados hechos violentos en el fútbol sudamericano a solo 15 meses del Mundial-2014.

El incidente más grave sucedió el pasado 20 de febrero en el estadio Jesús Bermúdez de la ciudad boliviana de Oruro (sur), en donde murió el joven Kevin Beltrán, de 14 años, al ser impactado en la cabeza por una bengala cuando presenciaba el partido entre el local San José y el Corinthians de Brasil.

El deceso del menor se produjo de forma inmediata cuando transcurrían los primeros minutos del encuentro por el Grupo 5 de la Libertadores, y por el hecho fueron detenidos 12 hinchas del Corinthians bajo cargos de homicidio agravado y complicidad tras comprobarse su responsabilidad en los hechos.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) reaccionó de manera contundente frente al episodio al sancionar al Corinthians, campeón defensor del torneo continental y actual monarca mundial de clubes, a disputar sus partidos de la Libertadores en Sao Paulo con las graderías vacías y prohibir la venta de entradas a su hinchada cuando juegue de visitante.

“Una joven vida quedó segada a raíz de una extrema sin razón, causando luto y dolor entre los miembros de una familia, que no comprenderá jamás un hecho indigno y que carece de vínculo alguno con lo que pretende el fútbol como deporte de nuestros pueblos”, lamentó el presidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz.

El gobierno brasileño, a través del ministro de Deportes, Aldo Rebelo, pidió a su par boliviano “castigar a los responsables” al condenar la muerte de Beltrán.

“Es lamentable que en una fiesta del fútbol un aficionado, sea brasileño o boliviano, sea víctima de violencia. Es inaceptable”, dijo Rebelo a la prensa brasileña.

El Corinthians, que en principio calificó de “injusta” la medida y días después anunció que acataba la decisión, jugó la noche del miércoles sin público en el estadio Pacaembú de Sao Paulo ante el colombiano Millonarios, al que derrotó 2-0.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, había llamado la atención a las autoridades deportivas de la región a finales del año pasado para que se mejorara la seguridad en los estadios, luego de evaluar los incidentes en la final de la Copa Sudamericana-2012 entre el local Sao Paulo y Tigre de Argentina, que denunció ataques en el vestuario en el entretiempo por agentes de seguridad del club brasileño.

“Estos incidentes deben ser una advertencia, para los organizadores del Mundial (2014) y para todos los organizadores, de lo que pueda pasar”, señaló.

Para el mandamás de la FIFA la violencia en los estadios trasciende lo deportivo y tiene sus orígenes en la misma sociedad.

“Nosotros no somos el origen de la violencia, el origen está en la sociedad. En la historia de la humanidad vemos que había violencia antes de que el fútbol existiera (…) Obviamente siempre estamos pendientes de los incidentes que hay en el fútbol, pero no tenemos potestad en temas de seguridad”, remarcó.

Este martes en Montevideo, también por la Libertadores, barrabravas del argentino Vélez Sarsfield ocasionaron cuantiosos destrozos en dos palcos del estadio Centenario tras el partido que su equipo ganó 1-0 al uruguayo Peñarol.

“Rompieron todos los vidrios y forzaron las puertas. Arrojaron un televisor. Se atacó además la parte de los concesionarios: rompieron mesas, mostradores, estanterías. También hubo muchas roturas de butacas, se lanzaban de un lugar a otro”, dijo a la AFP el director general de la comisión administradora del estadio (CAFO), Mario Romano.

La Conmebol, atenta a las denuncias de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), aseguró que el tema será abordado por la unidad disciplinaria de la entidad en los próximos días y se encuentra a la espera de los informes del veedor del compromiso y del árbitro brasileño Heber Lopes.

En Argentina, un barrabrava herido en un choque armado el fin de semana murió el miércoles en un hospital de la provincia de Buenos Aires donde se encontraba ingresado.

El enfrentamiento a balazos entre facciones del club Tigre tuvo lugar el domingo en inmediaciones del estadio de este equipo en Victoria, al norte de la capital, antes del partido con River, que ganó 3-2 por la tercera fecha del Torneo Final de primera división.

El fallecido era uno de los tres hinchas que permanecían internados en grave estado en un hospital.

La pelea entre los barrabravas de Tigre se produjo por el control de las fuentes económicas que los financian, según fuentes policiales citadas por la prensa.

Tras la muerte del hincha, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció este jueves que el partido Tigre-All Boys, por la cuarta fecha del torneo local y previsto el próximo domingo, se jugará a puertas cerradas.

AFP

pinit fg en rect gray 20 Violencia en estadios suramericanos causa preocupación a un año del Mundial