Sin categoría

VENEZUELA ANTE EL RETO DE MERCOSUR (Alfonso Hernández Ortíz)

Alfonso Hernndez3 VENEZUELA ANTE EL RETO DE MERCOSUR (Alfonso Hernández Ortíz)

Mientras en el país se discute sobre quien nos gobierna, la tierra sigue girando y las instituciones siguen creciendo, con el reciente ingreso de Venezuela al MERCOSUR, se presentan varias interrogantes sobre la participación activa de del nuevo miembro en este mercado, interactuando directamente con Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, aunque este último se encuentre suspendido de manera temporal.
Ahora tendrá Venezuela que comenzar a realizar las reformas políticas, económicas y comerciales necesarias si pretende mantenerse como miembro activo de este bloque de integración regional, ajustándose a la matriz normativa del Derecho Internacional General, de Derecho de la Integración y del Derecho Supranacional, considerando que su participación debe estar enmarcada dentro de las normas jurídicas y principios que forman un derecho de asociación, originados en la costumbre internacional, bajo tratados que son sancionados por organismos internacionales de carácter intergubernamental, regulando las relaciones entre los estados, muy distantes a las decisiones de carácter folklórico o intermitentes según la voluntad de quien gobierne, es decir el país debe seguir normas jurídicas y principio que forman un derecho de subordinación propio del Derecho Supranacional.
El Mercado común del Sur (MERCOSUR) es creado en la década de los noventa, mediante la firma del Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991, entre los países antes nombrados, con el objeto de alcanzar la integración económica y alcanzar la satisfacción de necesidades mutuas y competitivas, aspirando más que una zona de libre comercio, una unión aduanera, es decir constituirse en una de las formas más acabada de integración.
Ahora, para los países fundadores constituirse en MERCOSUR permitió consolidar, mercados comunes y ampliar sus espacios económicos que vienen compartiendo durante décadas, bien sea por su posición geográfica, política y cultural, con la incorporación de Venezuela no solo cambia la dinámica comercial del bloque, también se presentan diferencias desde el ámbito político, presentando una asimetría en los países miembros.
Venezuela inicia su proceso de integración con MERCOSUR en 1996, luego de aprobarse el Protocolo de Adhesión, por los cuatro países fundadores, asumiendo la normativa establecida en el Tratado de la Asunción, Protocolo de Ouro Preto y el Protocolo de Olivos para la solución de controversias de MERCOSUR, herramientas que le permitían a Venezuela poseer un mayor grado de participación en esta integración, contribuyendo con la ampliación del volumen comercial de los producto venezolanos por productos de los países de MERCOSUR, y facilitando su adaptación a las normas de manera gradual y progresiva excediendo de cuatro años contados a partir de la aprobación y en entrada en vigencia de dicho Protocolo.
Este proceso de adhesión de Venezuela para incorporarse a como miembro activo de MERCOSUR fue frustrado por el Parlamento paraguayo, miembro pleno de la organización, negándose como un estado aliado a la organización, pero luego de de la destitución de Fernando Lugo, como presidente de Paraguay, el 22 de junio de 2012; el Mercosur decide suspender la participación de Paraguay como un miembro pleno del Mercosur, generándose tras esta decisión los países miembros deciden reunirse en una cumbre celebrada en la ciudad de Mendoza, en Argentina para ratificar la decisión de la suspensión de Paraguay de la organización y realizar la inclusión plena de Venezuela al sistema de comercio, admitido por los miembros plenos del bloque (Uruguay, Argentina y Brasil).
Ciertamente el juego político de la mayoría de los países miembros privo sobre el criterio jurídico de la entrada de Venezuela al MERCOSUR, quizás no ingreso de la mejor manera, ya que requería la aprobación de Paraguay, significando al contrario la suspensión de este para el ingreso venezolano, quizás esto no sea lo más importante hacia el futuro, lo que realmente tendrá que poner en el tapete Venezuela para su desempeño activo como miembro de este bloque, es el cumplimiento de las normativas y principios postulados por los países que lo conforman, enmarcado en la promoción y defensa de la democracia, la libertad y la paz; impulsar el desarrollo sustentable; la formación colectiva de valores ciudadanos y comunitarios para la integración, promover la solidadaridad y cooperación regional e internacional y lo más importante la transparencia de la información y de las decisiones para crear confianza y facilitar la participación de los ciudadanos.
S. H. Alfonso Hernández Ortíz
Politólogo- Abogado
@ Alfonsozulia / [email protected]

pinit fg en rect gray 20 VENEZUELA ANTE EL RETO DE MERCOSUR (Alfonso Hernández Ortíz)