Sin categoría

Un Presidente desfiló borracho y unas “Negritas” desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo

carnavales 1950 3 Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo

Carnavales Maracaibo 1.950 (Foto: Hender Barrios)

Entre el sol radiante y el calor marabino, los habitantes citadinos de siglos pasados disfrutaban de los jocosos carnavales, donde la creatividad era demostrada con juegos, carrozas y comparsas que perduraban los tres días anteriores al inicio de la Cuaresma.

 Cada época en la que  se celebraba esta tradición estuvo marcada por los diversos gobiernos que dirigieron el país, como, por ejemplo, el régimen del General Juan Vicente Gómez, en el que se consideraron unas fiestas alegres y, en algunos casos, caracterizadas por los “juegos rudos” y el “desenfreno”. Posteriormente, en la gerencia de Antonio Guzmán Blanco estos festejos fueron reestructurados y algunas tradiciones fueron prohibidas, como los juegos con agua y las populares jeringas cargadas de algunos líquidos que arrojaban a la gente en las calles.

El carnaval de los tiempos de Guzmán Blanco abrió las puertas a los desfiles con carrozas, comparsas y disfraces, que hoy en día se siguen presentando en algunas zonas de Venezuela. Próximamente vino el régimen dictatorial de Marco Pérez Jiménez, quien acentuó estas celebraciones y alzó la popularidad de las denominadas “negritas”.

Los carnavales del régimen de Pérez Jiménez son  considerados por historiadores y personajes quienes vivieron durante esos años como  las mejores celebraciones que se han tenido  en la historia de Venezuela y Maracaibo.

Coordinador del Acervo1 380x300 Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo

José Gregorio González, coordinador del Acervo Histórico del Zulia

Según el coordinador del Acervo Histórico del Zulia, José Gregorio González, en  la historia de la ciudad fueron  famosos los carnavales de Alejandro Rivas Vásquez,  presidente del estado Zulia a principios del siglo XX. “Él fue quien, de una forma u otra, regularizó de manera estricta la celebración del carnaval al establecer los días y pautar las temáticas para las fiestas”, detalló.

González comentó que Maracaibo, en la primera mitad del siglo XX, celebraba los carnavales de manera muy pomposa, para lo que existieron sitios predilectos como el ya desaparecido Club Alianza, y el aún existente Club Comercio, donde se realizaban reconocidas fiestas de disfraces. Aparte de esos lugares, que eran para la clase alta de la sociedad, también existieron sitios en el centro de Maracaibo, cerca de la Plaza Baralt, donde el “populacho”, personas no adineradas, se reunía para festejar carnaval.

González indicó que según el cronista Régulo Díaz, uno de los lugares favoritos para celebrar carnaval a comienzos del siglo XX era la Plaza Baralt, que era el punto focal de concentración de las fiestas y donde incluso se libraban guerras de harina, maizina o confeti, que significaban un derroche de alegría y festividad. “En los clubes privados celebraba la burguesía zuliana, y en las plazas lo hacía la clase popular”, agregó.

El cronista -apuntó González- refirió que en los carnavales de antaño era típico que Maracaibo fuese visitada por las grandes orquestas bailables de los años ’40 y ’50, como Billo’s Caracas Boys y  Los Melódicos, que se reunían en fiestas que la alta sociedad realizaba en clubes privados, donde elegían a sus reinas infantiles y adultas.

González manifestó que otras costumbres  existentes eran  las de elegir la reina de carnaval en clubes y barrios, y  escoger a un rey Momo, que debía ser un hombre muy obeso quien representaba el derrape de las fiestas carnestolendas.

“Aquellos carnavales eran fiestas sanas con gran atractivo, y significaban la celebración más importante luego de la Navidad y Fin de Año”, destacó González.

El Presidente del Zulia que desfiló borracho con una vasenilla en la cabeza

González, al citar al cronista Díaz, contó como anécdota que el general Vicencio Pérez Soto, presidente del Zulia entre los años 1926-1935, pasado de tragos y en medio de su desenfreno, participó en un desfile de carnaval en las plazas Baralt y Bolívar, en el que se colocó una vasenilla sobre su cabeza,  y con unos palitos de tambores empezó a tocar una y otra vez el utensilio encima de sí mismo, mientras se reía a carcajadas, por lo que los presentes lo miraban con asombro.

“Ese acto fue algo emblemático en aquella época, ya que Pérez Soto era un hombre muy serio, estricto y allegado al presidente de Venezuela, Juan Vicente Gómez, por lo que observar esa actitud sorprendía a todo el mundo”, comentó.

Las populares “Negritas”

negritas1 Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en MaracaiboUn elemento fundamental en los carnavales de antaño era el de las famosas “Negritas”, mujeres que se ocultaban bajo un disfraz que consistía en una malla o mono enterizo negro y otra malla negra que tapaba su rostro, a la cual le dejaban sólo agujeros para los ojos, los orificios nasales y la boca.

“Se pintaban la boca de rojo y se colocaban collares o prendas exageradas y por lo general se ponían ropa interior sobre el mono, es decir, sostenes y pantaletas”, comentó Antonio Romero, escritor y miembro del Comité de Feria de Maracaibo, quien a sus 72 años recuerda con entusiasmo las fiestas carnestolendas de antaño.

“Los muchachos nos íbamos a festejar en los clubes y dejábamos a nuestras novias en sus casas. Al llegar, cada ‘Negrita’ corría y agarraba al compañero con el que quería bailar toda la noche. Ellas nos podían besar y tocar donde quisieran, pero nosotros no y al que se intentara propasar lo pinchaban con un palito de madera que tenía la punta afilada”, evocó Romero.

Según el escritor, la representación de las “Negritas” proviene de las manifestaciones carnestolendas de islas como Trinidad y Tobago, donde se realizan exuberantes festividades de carnaval donde las mujeres afrodescendientes son las más llamativas y utilizan accesorios muy vistosos y coloridos.

“Las ‘Negritas’ eran casi siempre muchachas recatadas y tímidas que al disfrazarse podían realizar cosas que no hacían en su vida cotidiana. Siempre te decían entre juegos y  con una voz muy fina y peculiar: ‘¿A qué no sabes quién soy?’”, expresó entre risas.

Las novias celosas y los “Negritos”

Antonio Romero1 400x300 Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo

Antonio Romero, miembro del Comité de Ferias de Maracaibo

Entre anécdotas, Romero explicó que “de pronto” las novias de los asistentes a los clubes y eventos donde estaban las “Negritas”, comenzaron a ponerse celosas, por lo que también empezaron a utilizar el peculiar traje y a asistir a las fiestas sin que ellos lo supieran.

“Unos cuantos se llevaron un susto al enterarse de que la “Negrita” con la que había compartido toda la noche era su novia o su esposa. Era muy gracioso”, recordó.

Romero precisó que hubo un momento en el que tenían que andar con precaución, y los asistentes a los clubes de Maracaibo comenzaron a molestarse. Esto se debía a una noticia que causó revuelo y por la cual las “Negritas” tenían que identificarse  antes de ingresar al evento. “Había que tener cuidado de saber con qué ‘Negrita’ se estaba tratando, porque sucedió que a veces no eran ‘Negritas’ sino ‘Negritos’. Esto causó conmoción en los hombres, por lo que se tomaron medidas en lo salones de fiesta y cada disfrazada tenía que mostrar su rostro al entrar, lo que hizo que ya la tradición fuera perdiendo sentido”, aseveró.

Con la llegada de la televisión a Venezuela en los ’60, muchas de estas tradiciones comenzaron a perderse, por lo que las “Negritas” fueron desapareciendo de los carnavales. Debido a ello, ahora, en la única celebración carnestolenda pública que se realiza en Maracaibo el día domingo se observan, por lo general, disfraces de superhéroes y princesas de cuentos de hadas, que era lo que se transmitía en la pantalla chica en aquel entonces y que terminó por adoptarse con el transcurrir de los años.

Atrás quedó el carnaval de los barrios, clubes, las parrandas de las plazas y del popular Naiguatá, impregnado en el recuerdo de nuestros antecesores que al contar su anécdotas hacen revivir y ansiar ese pasado que difícilmente volverá.

 Carmen Martorelli/cvmartorelli

Fotos: José D. Carrillo/Blog Hender Barrios

Noticia al Día

 

facebook Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo9twitter Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo6google Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo0pinterest Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo0linkedin Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo0stumbleupon Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo0print Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaiboemail Un Presidente desfiló borracho y unas Negritas desataron su picardía: Origen del carnaval en Maracaibo