Sin categoría

El papa Benedicto XVI dice adiós

 El papa Benedicto XVI dice adiósCuando el sol decline hoy y sus rayos de luz se hagan más tenues sobre la fachada de la imponente Basílica de San Pedro, el papa Benedicto XVI abandonará el Palacio Pontificio del Vaticano, será despedido en el Patio de San Dámaso y subirá a un helicóptero para trasladarse a la residencia veraniega de Castel Gandolfo donde hará su último acto público como Vicario de Cristo. Durante el viaje de unos 15 minutos sonarán a voleo todas las campanas de Roma como tributo.

A las 8 p.m. hora de Italia, la Guardia Suiza que presta protección en la puerta del palacio papal abrirá paso a la Gendarmería Vaticana y Joseph Ratzinger pasará a ser “Papa Emérito”, convirtiéndose en el primer líder supremo de la Iglesia Católica que abdica a la silla de Pedro en más de seis siglos.

En sus aposentos rodeados por amplios jardines y bosques, Benedicto XVI dejará a un lado la esclavina que cubren los hombros de los Pontífices, y cambiará los zapatos rojos por un par marrón que le obsequiaron artesanos zapateros mexicanos en la ciudad de León, cuando el Santo Padre visitó la nación azteca el año pasado.

“Dejaré de llevar la potestad de gobierno, pero permanezco en el entorno de San Pedro con el servicio de la plegaria”, anunció el miércoles Benedicto XVI a su grey sereno y sonriente durante su despedida pública en la Plaza de San Pedro. A lo largo de su papado de ocho años, subrayó rodeado por decenas de miles, “he tenido momentos de gloria y luz”, al igual que otros “de aguas agitadas y viento contrario”.

Agregó que nunca se sintió solo y agradeció a sus cardinales y colegas por su guía y por “comprender y respetar esta importante decisión”.

A sus 85 años, el teólogo alemán Ratzinger se despide de su papado dejando un importante legado a la Iglesia al haber convocado a cinco asambleas del Sínodo de los Obispos, y servido como un gran predicador que ha hecho accesibles a todo tipo de personas los contenidos de la fe. También deja tras de sí escándalos y controversias sobre la protección a los curas pederastas y la corrupción de algunos miembros de la curia romana que han salpicado su pontificado.

“No abandono la Cruz”, expresó al compás de una sinfonía de aplausos y llanto. “La Iglesia está viva”.

En días recientes, Benedicto XVI publicó un documento papal en el que otorgó a los cardenales electores la facultad de anticipar el inicio del cónclave para elegir a su sucesor, el Pontífice número 266 de la Iglesia Católica.

El portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, ha manifestado que el nuevo líder será electo a tiempo para presidir los actos litúrgicos de la Semana Santa.

“Para Pascua tendremos un nuevo Santo Padre”, aseguró Lombardi el pasado 11 de febrero al darse a conocer la dimisión de Benedicto XVI.

Hoy, después de las 8 p.m, la Iglesia entra en la Sede Vacante, el interregno que va desde que fallece o renuncia un Papa hasta que es elegido el sucesor. Se espera que el viernes el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano, convoque a los purpurados, “o sea que probablemente las congregaciones se inicien el lunes 4 de marzo”, precisó el sacerdote jesuita.

El Nuevo Herald
pinit fg en rect gray 20 El papa Benedicto XVI dice adiós