Sin categoría

A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958

manifestantes A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958

Manifestantes se concentran en Caracas tras el derrocamiento del General Marcos Pérez Jiménez (Foto: 6to Poder)

Desde la madrugada del 23 de enero de 1958 un viento libertario resoplaba en Venezuela, la aurora ya no sería perseguida por la rutina de hace 10 años y los fantasmas que operaban tras la clandestinidad saldrían a dar la cara, sin buscar protagonismo, jugándose todo, y seguros de que el fracaso de un golpe de Estado en contra del presidente Marcos Pérez Jiménez no formaría parte del titular principal del periódico El Heraldo, el cual respaldaba el régimen del dictador.El gobierno de Pérez Jiménez venía pendiendo de un hilo desde el 1 de enero 1958, cuando funcionarios del Alto Mando Militar se revelaron en su contra y efectuaron un Golpe, que a pesar de fracasar puso a temblar al entonces Mandatario, tanto así que como medida desesperada, por miedo a perder el Gobierno, destituyó de su gabinete a sus máximos hombres de confianza, Pedro Estrada, director de la policía política, conocida como Seguridad Nacional, y Laureano Vallenilla Lanza, quien fuera ministro de Interior. Ambos hombres eran temidos por la ciudadanía, ya que se conocía la represión que existía en contra de los opositores al gobierno, quienes tras sus órdenes, eran torturados brutalmente por efectivos policiales.

La rebelión del 23 de enero se esparciría por todo el país, pero su epicentro sería la capital, Caracas, donde miles de protestantes saldrían a las calles a luchar por la democracia, tras conocer la noticia de la huída del general Pérez Jiménez del país, dirigidos por los partidos Acción Democrática (AD) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), que desde tiempo atrás venían planeando, a escondidas, el levantamiento cívico-militar.

Así se vio el 23 de Enero de 1958 en Maracaibo

A pesar de que en Caracas se produjeran las manifestaciones más intensas, los zulianos recuerdan que en la Tierra del Sol Amada también ocurrieron, ese día, manifestaciones sobresalientes.

1 encuestado A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958

Roberto Jiménez Maggiolo

A sus 83 años y con una gran lucidez mental y espíritu de un quinceañero, Roberto Jiménez Maggiolo, reconocido constituyentista y cronista del estado Zulia, mencionó algunos acontecimientos resaltantes ese día en la entidad. “Recuerdo que estaba durmiendo y me despertó un vecino, muy valioso para mí, que es el doctor David Chumaceiro, y me dijo: ‘Roberto, cayó Pérez Jiménez’. Esa madrugada también se nos acercó a nosotros Abigael Romero Medina y con él anduvimos para arriba y para abajo durante ese día”, relató.

Jiménez manifestó que días anteriores al derrocamiento del Gobierno, se encontraba en la Policlínica Dr. Adolfo D’ Empaire, ya que también es médico, y recibió una llamada misteriosa en la cual le dijeron: “Estamos firmando un manifiesto de los médicos en contra de Pérez Jiménez”. Según lo relatado por el cronista, él aceptó y firmó en el quinto lugar y, en medio de risas, comentó que cuando publicaron el comunicado apareció de número 35 en la lista. “Supe, además, que mucha gente que firmó después llamó asustada suplicando que los sacaran de esa lista por miedo a que el Golpe fuera un fracaso”, dijo.

El cronista detalló que su esposa le dijo llorando que tenía miedo de que fuera preso, y lo que él le respondió fue: “Si uno firma un acuerdo, sabe a qué consecuencias se debe atener”.

Con referencia a los sucesos ocurridos en Maracaibo el día del derrocamiento, señaló que hubo un solo hecho funesto, que él recuerde, ocurrido frente al retén, que en ese entonces era la cárcel de Maracaibo, donde alguien realizó unos disparos que impactaron contra un joven de 15 años, quien era vendedor de café y se encontraba en la esquina de la  calle Soledad, que se localizaba en los alrededores de la plaza de La Libertad, conocida como plaza de La Muñeca. A pesar de ello, aquí no hubo mayores disturbios, recalcó.

 “Recuerdo que luego fuimos al Hotel del Lago, donde se encontraba Rómulo Betancourt, y me decepcioné al verlo porque era el típico petulante. Andaba vestido de lino con mocasines sin medias -la única manera de que yo haga eso es que esté en la playa-, fumando la pipa, no se le podía acercar nadie. Él fue el primer dictador de la cuarta República porque gobernó con las garantías constitucionales suspendidas”, sentenció al despedirse amablemente Roberto Jiménez.

señor José 637x480 A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958

Roberto Soto

Caminando por la plaza Bolívar de Maracaibo, conversamos amenamente con Roberto Soto, uno de los “fantasmas clandestinos” que participó, “bajo cuerda”, cuidándose de la policía política,  en el golpe cívico-militar de 1958.

“Era militante del PCV, me mantenía infiltrado en mi trabajo repartiendo volantes y comunicados en contra de Pérez Jiménez, así como otros compañeros. Todos organizábamos reuniones a escondidas”, rememoró.

55 años han pasado desde ese momento y hoy, a sus 82 años, Soto recuerda cada detalle del evento como si hubiese sucedido ayer. “Se conformó una junta patriótica con Fabricio Ojeda, quien la lideraba en alianza con otros partidos como AD, pero con los adecos de pueblo, no sus principales líderes que se encontraban en New York dándose vida. Esa junta patriótica fue la encargada de dar el Golpe en conjunto con algunos militares”, aseguró.

“Para los comunistas no fue una sorpresa, ya desde el 21 sabíamos que Peréz Jiménez estaba haciendo las maletas, y el 23 salimos a la sede de la Seguridad Nacional en Maracaibo y vimos cómo los que durante 10 años nos torturaron por pensar distinto, ahora salían huyendo despavoridos de la ciudad”, detalló.

“El derrocamiento de Pérez Jiménez se debió a un movimiento del pueblo, de los trabajadores y de los patas en el suelo, como nos decían. Lamentablemente, la mayoría de miembros de AD, Copei y parte de URD traicionaron ese proceso al apoyar a Rómulo Betancourt para la presidencia, luego de la huída de Pérez Jiménez. Ellos habían hecho un pacto en New York, en conjunto con Jóvito Villalba y Rafael Caldera, para excluir al PCV de la lucha”, apuntó.

Con Betancourt en el poder comenzó la “dictadura democrática”, manifestó Soto. “Era una democracia porque fue electo por el pueblo, al que traicionó por no cumplir lo que había ofrecido en la campaña electoral, por lo que luego hubo protestas y descontentos por parte de los desempleados, a quienes reprimió con tiros, igual que como lo hacía el dictador saliente”, recalcó.

En otra esquina de la plaza Bolívar, conversando con sus compañeros de tertulia, se encontraba Luis Manuel Galván, el más joven de los entrevistados, con 77 años, quien con mucha seguridad comentó sobre una frase poco conocida de Carlos Larrazabal. “Él era hermano de Wolfgang Larrazábal, compadre de Pérez Jiménez y quién lo ayudó a escapar del país, y quien dijo textualmente: ‘Si me tocan a mi hermano, bombardeo Caracas’. Eso muy pocos lo saben”, expuso.

3er encuestado A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958

Luis Manuel Galván

Galván manifestó que no militaba en ningún partido porque era muy joven para algunas cosas, pero no para tener novia, aseveró reflejando una sonrisa pícara en su rostro. “Esa madrugada estaba en casa de mi novia, junto con ella y mi suegra viendo el Golpe, y supimos que Pérez Jiménez escapó a República Dominicana”, declaró.

 A pesar de creer en la democracia, Galván consideró al gobierno del dictador como “el más progresista que ha tenido Venezuela”, debido a las obras de “gran envergadura” que el Mandatario ejecutó, como la construcción del Puente Rafael Urdaneta, conocido como el “Puente sobre el Lago”.

“A Pérez Jiménez lo jodió Pedro Estrada, quién era un torturador y asesino, de no ser por él, éste hubiese seguido en el poder, porque realizó muchas obras buenas. Eso no se puede negar”, enfatizó, muy seguro de sus argumentos, Galván.

Y así fue como estos tres zulianos percibieron el 23 de enero de 1958,  el inicio de la era democrática en Venezuela.

Carmen Martorelli/ @cvmartorelli

Fotos: Xiomara Solano

Noticia al Día 

facebook A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 19586twitter A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 195815google A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 19580pinterest A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 19580linkedin A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 19580stumbleupon A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 19580print A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958email A Pérez Jiménez lo hundió Pedro Estrada: Vivencias zulianas del 23 de enero de 1958