Sin categoría

EL BISNIETO TAMBIEN ES BRILLANTE (Ramón Alberto Escalante)

big ramon escalante organismos internacionales nunca sancionaran a eeuu  EL BISNIETO TAMBIEN ES BRILLANTE  (Ramón Alberto Escalante)

Ramón Alberto Escalante
Ramón Alberto Escalante

El Ejecutivo Regional ha rendido tributo a la memoria del prócer Rafael Urdaneta condecorando a su bisnieto, el ingeniero Alberto Urdaneta Domínguez, un zuliano residenciado en Caracas desde hace muchos años pero quien en su edad productiva hizo grandes aportes al desarrollo urbanístico de la Región.

Por intermedio de mis maestros Jesús Gómez López e Ignacio De La Cruz tuve la oportunidad de tratar al doctor Alberto Urdaneta (tal es el trato que siempre le dimos), en los años ochenta. Era el tiempo luminoso de Fernando Chumaceiro en la presidencia de Corpozulia y el doctor Urdaneta estuvo entre los venezolanos eminentes que revisaron y respaldaron el proyecto Sidero-Carbonífero del Zulia.

En los años cincuenta, recién graduado, Alberto Urdaneta prestó sus servicios al Concejo Municipal y al Ejecutivo del Estado Zulia. En pleno perezjimenismo llegó a ser Director Regional de Urbanismo del Estado Zulia, y desde tal posición promovió, diseñó e inspeccionó obras fundamentales para el estado como la Avenida El Milagro, el Instituto Zuliano de la Cultura, el Edificio del Concejo Municipal, el Hospital Universitario, el cual, pasado medio siglo de su inauguración sigue siendo insuperable en su capacidad e infraestructura, la avenida Cecilio Acosta que cruzó a Maracaibo de costado, numerosos planteles educativos, plazas, parques y jardines.

La dictadura perezjimenista que fue oprobiosa en lo policíaco, militar y represiva, paradójicamente resultó brillante, eficiente, productiva, en la construcción de obras civiles y viales de avanzada. Maracaibo era un pueblo y en el gobierno de Pérez Jiménez se convirtió en ciudad. Buena parte del desarrollo urbano de la ciudad se logró en el escaso decenio de la dictadura. El crédito no es sólo de Pérez Jiménez (un notable planificador y supervisor). También se le debe al ingeniero Carlos Delgado Chalbaud, su antecesor y quien comenzó todo. Localmente al gobernador Nestor Prato (otro eficiente funcionario a quien no se le ha hecho justicia), y al ingeniero Urdaneta, sobre quien corren estas líneas.

Alberto Urdaneta es uno de los padres del Puente sobre el Lago de Maracaibo. En gran parte a su visión de avanzada se debe el trazado maestro de la obra. Entiendo que el propio Presidente Pérez Jiménez abordó sobre su escritorio las decisiones clave sobre el proyecto, y a Urdaneta le habría correspondido justificar la naturaleza del mismo. Buscaron asesoría internacional, participaron otros brillantes técnicos y el resultado fue un proyecto impresionante, el Puente arrancó de Palmarejo a Maracaibo con seis canales, tres de ida y tres de regreso, comprendía caminerías e incluso una fuente de soda en el área central, todo lo cual se redimensionó y redujo cuando cayó la dictadura.

Llegada la Democracia, los demócratas cayeron en excesos incalificables. A Nestor Prato lo vejaron, lo humillaron, aunque sólo fue un militar activo en el cumplimiento de sus deberes. Otros como el doctor Darío Parra, exministro de salud, pasaron a un discreto segundo plano intelectual. Alberto Urdaneta se refugió en la docencia y pienso que al mudarse del Zulia, quiso sustraerse a las pasiones exacerbadas de aquellos años contradictorios.

La esposa, doña Josefina de Urdaneta, es otro personaje interesantísimo. Educadora, precursora de la educación integral para niños de la primera edad, su preescolar “Monte-Carmelo” fue el pionero de los jardines venezolanos de infancia. Ella formó desde temprano a muchos zulianos en el amor por la lectura y aún en la ancianidad se le recuerda como una de las grandes psicopedagogas del Zulia.

La inalterable modestia del doctor Urdaneta, quizás sea herencia de su distinguido ancestro, porque el General Urdaneta aunque fue el segundo y último presidente de la Gran Colombia, precandidato presidencial ya en Venezuela separada, nunca abandonó su dramática humildad. Desgarradora fue la confesión de su inmensa pobreza al morir, dejando sólo su viuda y los huérfanos. De aquella simiente de modestia y talento deviene este contemporáneo, también brillante el bisnieto de “El Brillante”.

(*) Abogado y Politólogo [email protected]

pinit fg en rect gray 20  EL BISNIETO TAMBIEN ES BRILLANTE  (Ramón Alberto Escalante)